6 cosas que todo gran jefe debe hacer

El éxito de una empresa depende de la productividad de sus empleados. Y esta actuación depende en gran parte de compromiso con el que realice estas siguientes 6 cosas.

Las modas de gerencia van y vienen, pero algunas cosas no cambian. Los valores fundamentales como el buen liderazgo y gerencia determinan tu grado de efectividad como jefe. Los grandes jefes constantemente inspiran a sus empleados a cumplir y mantenerse leales, sin mencionar  que esas virtudes son las que definen el éxito a largo plazo del negocio. Por ello, asegúrate de poner en práctica las siguientes 6 cosas:

1.    RECONOCE LOS ÉXITOS DE TUS SUBALTERNOS

Cuando las cosas funcionan correctamente en tu organización, deja que los demás lo sepan de forma seguida y cuando las cosas ocurren. Reconocer públicamente las contribuciones de los empleados es fundamental, asegúrate de resaltarlo. Incentiva la comprensión y el rendimiento constante mostrando a los empleados lo mucho que se aprecian sus esfuerzos.

2.    MOTIVA A LOS EMPLEADOS

Establece altos estándares de comunicación, productividad y profesionalismo a través de tu organización. Hay períodos en que esos estándares puedan no ser cumplidos, por lo que en esos momentos intenta no culpar o indicar a quienes han tenido el peor rendimiento, ya que esto solo genera problemas. No bajes las expectativas, en lugar de eso únete a tus empleados y enfrenta los desafíos como un equipo.

3.    ASEGURA LA COMUNICACIÓN EN LA EMPRESA

La comunicación clara, profesional y constante es necesaria. Los empleados esperan que la gerencia sea honesta a la hora de asesorar su rendimiento. Para poder dar un comentario útil, los mejores jefes deben comprender su empresa y el proceso de evaluación. Cuando las cosas funcionan bien asegúrate de resaltarlo y comunicar el éxito. Cuando surjan los problemas, considera el potencial impacto que puedes tener al comunicar tus preocupaciones de manera constructiva.

4.    APRENDE A CONFIAR EN TUS EMPLEADOS

Los jefes que creen que sus empleados no son lo suficientemente capaces o responsables para ejercer autonomía mientras crean un fuerte sentido de comunidad a través de la organización. Para establecer confianza y una entorno positivo y seguro con una comunicación abierta y honesta.

5.    DIRIGE A LOS EMPLEADOS

Asegúrate de que tus empleados se sientan motivados en sus empleos sin agobiarlos.Crea un espacio de trabajo limpio, organizado y bien mantenido. Delega tareas de forma apropiada y hazlos sentir cómodos, incentivando la búsqueda de oportunidades para fortalecerlos.

6.    FOMENTA EL SENTIDO DE PERTENENCIA

Haz que tus empleados se sientan parte de algo especial y que sus esfuerzos son verdaderamente apreciados. Involúcralos directamente en el éxito de la organización. Crea y cultiva una sensación de camaradería, donde los demás piensen que es divertido venir a trabajar y ser parte de una eficiente, habilidosa y altamente exitosa comunidad.

6 consejos para romper o crear hábitos

Siempre se ha buscado tener una receta mágica para lograr metas sin esfuerzo, algunos dicen que la victoria llega a los 66 días.

Cuando era niña imaginaba que tenía poderes que me ayudaban en momentos clave, por ejemplo, podía hacerme invisible y jugarle bromas a mi hermana, o escuchar “las pláticas de grandes” pasando totalmente desapercibida. También podía volar (uno de mis poderes preferidos), pero entre todos, había uno que era mi favorito porque con él podía disfrutar y hacer muchas cosas: detener el tiempo.

Ahora que los poderes desaparecieron (no del todo, ¡jaja!) no saben cómo añoro la posibilidad de detener el tiempo y regresarlo cuando me arrepiento de no haber hecho algo que me había propuesto simplemente por cansancio o por estar “atorada” con más cosas.

Sin embargo, todas podemos tener la posibilidad, si bien no de regresar el tiempo para evitar arrepentimientos, sí de ejercitar la técnica de convertir hábitos en rutina.

¿Cuántas veces te prometes que harás ejercicio y simplemente no lo logras? Esta es una situación común y los estudiosos dicen que un hábito repetido cierto número de veces llega a convertirse en una rutina y por ende en un estilo de vida en donde cierta actividad la haces de modo “automático”, sin pensar, olvidándote del arrepentimiento posterior a la omisión.

No existe un número mágico que te diga “después de determinado tiempo lo lograrás”, hay estudiosos que dicen que puede ser 21, 66 u 84 días, todo depende de la motivación que te impulse a repetir la acción. Mucho depende también de los resultados que obtienes, pues siempre queremos todo de manera inmediata, no sabemos esperar (me parece que la tolerancia y la paciencia es un hábito que muchos deberían de practicar) y al ver que no estamos teniendo el resultado hace que queremos, nos autoengañamos y justificamos el abandono del hábito.

Jeremy Dean, autor del libro “Haciendo hábitos, rompiendo hábitos”  explica que en promedio un hábito toma 66 días en formarse, pero como mencioné en el párrafo anterior, depende de la tarea. Por ejemplo, si son sencillas puede tomar 20 o 21 días, pero si es algo que requiere mayor esfuerzo, como hacer ejercicio diario, puede tomar hasta 84 días.

Tomando en cuenta la teoría de Dean, él propone una serie de pasos para crear / romper hábitos:

1.Poco es mucho. Enfócate en cambios modestos, no quieras modificar algo grande porque al final te autosabotearás. Que el cambio sea algo manejable.

2.Sé objetivo. Sé firme con lo que decidiste cambiar, pero a la vez sé realista; entiende las dificultades que pueden venir y cómo harás para no renunciar.

3.Repite. Nada es tan “mágico” como el repetir aquello que quieres formar en nuevo hábito.

4.No te reprimas. Muchas veces tratamos de suprimir pensamientos para “olvidarlos” pero evidentemente siempre ocurre lo contrario. Por ejemplo, si deseas dejar de fumar y te evitas el pensar en el cigarro, de pronto verás cigarros por todas partes.

5.Sustituye. En lugar de suprimir, reemplaza por otra cosa ese hábito que deseas romper; por ejemplo si eres de las que acostumbra mover el pie sin control, en lugar de pensar en no moverlo, mejor cuando sientas esa necesidad, ponte de pie y camina un minuto.

6.Reafirma. Crear un hábito tiene que ver con el autocontrol y compromiso que tengas. Piensa que siempre que logres alcanzarlo estarás haciendo algo benéfico para ti.