Grandes empresas sin jefes: ¿funciona este modelo? ¿cómo se organizan sus empleados?

Un mundo sin jefes es posible

O al menos eso creen empresas como Zappos, la firma de venta de zapatos en línea que eliminó en abril todos los puestos gerenciales y entregó las riendas del negocio a sus empleados. Zappos forma parte de una corriente corporativa minoritaria, pero en auge, que sostiene que la ausencia de una estructura jerárquica impulsa el espíritu emprendedor de los empleados y facilita el flujo de ideas, la colaboración y la innovación. Los defensores de esa corriente abogan por filosofías de gestión como la holocracia, un sistema en el que la toma de decisiones se divide en equipos autoorganizados en lugar de estar en manos de los niveles más altos de la estructura empresarial.

Esta fórmula ha provocado que multitud de medios especializados se pregunten si la fórmula puede funcionar. Forbes, Time o Fortune han puesto en duda esta holocracia, especialmente cuando se ha sabido que un 14% de la plantilla ha decidido abandonar la empresa. La compañía ha puesto en marcha ‘círculos’ a los que se suman los empleados en función del tipo de trabajo que realizanZappos comenzó a probar la holocracia con un pequeño grupo de empleados en 2013 y, poco después, su consejero delegado, Tony Hsieh, anunció su intención de eliminar los puestos gerenciales y entregar el timón a los alrededor de 1.500 trabajadores. Empleados organizados por ‘círculos’ Desde entonces, la compañía ha puesto en marcha ‘círculos’ a los que se suman los empleados en función del tipo de trabajo que realizan y en los que los papeles y responsabilidades de cada uno, así como los logros alcanzados, se establecen en reuniones. Doscientos empleados ha decidido dejar la empresa El proceso ha tenido sus altibajos (este mes Zappos anunció que un 14 % de su plantilla, algo más de 200 empleados, había decidido dejar la empresa) pero aun así la firma considera que las ventajas superan a los inconvenientes. Se trata de un concepto que empieza a ganar peso a nivel global. Fórmulas parecidas en otras empresas Mark Young, cofundador de la consultora británica Future Considerations, afirmó en declaraciones recientes a la BBC que grandes clientes corporativos han comenzado a probar el método de las decisiones descentralizadas en parte de sus divisiones.

Entre las grandes empresas que han optado por una estructura gerencial plana está la cadena de tiendas británica John Lewis, propiedad de sus más de 80.000 empleados y que establece las políticas en cada división de forma individual y en función de la opinión del consenso de empleados. Alrededor de 300 empresas han probado el sistema de la holocracia desde su invención hace alrededor de una décadaUn consejo con representantes de cada división establece la estrategia general de la empresa. La firma Morning Star, que procesa alrededor del 25% de los tomates que se venden en Estados Unidos, considera que todos sus empleados son iguales, los sueldos se fijan en función de evaluaciones entre los trabajadores y cada empleado tiene autorización para gastar el dinero de la empresa. Por su parte, DaVita, una empresa estadounidense que ofrece servicios relacionados con la salud y con ingresos anuales de 6.000 millones de dólares (5.445 millones de euros), logró evitar la bancarrota al optar por una estructura colectiva. Y la firma de productos deportivos W.L. Gore, fabricante de Gore-Tex, con más de 10.000 empleados y ventas anuales de más de 3.000 millones de dólares (2.722 millones de euros), asegura carecer de una estructura de mando u organizativa tradicional. Expertos en gestión como Gary Hamel, autor de “Antes que nada despidamos a todos los jefes”, publicado en la revista Harvard Business Review en 2011, sostienen que las capas gerenciales son “costosas e ineficientes”.

“Creo que cada vez habrá más organizaciones en las que si quieres lograr que algo se haga, si quieres convertirte en un líder, necesitarás saber convencer, persuadir, establecer coaliciones, argumentos convincentes”, afirmó Hamel en una entrevista con Harvard Business Review tras la publicación de su artículo. Según el diario The Wall Street Journal, alrededor de 300 empresas han probado el sistema de la holocracia desde su invención hace alrededor de una década. Brian Robertson, un emprendedor de 36 años e inventor del método de gestión, aseguró en declaraciones recientes al Journal que alrededor del 80% de las compañías que prueban el sistema lo mantienen durante al menos un año. El sistema cuenta también con sus detractores. La firma de transporte Shift abandonó la holocracia antes del año al considerar que el sistema obligaba a mantener demasiadas reuniones y el proceso de decisiones era ambiguo y carente de autoridad.

12 recomendaciones para fidelizar un cliente

La estrategia de fidelización, es una de las más importantes dentro de un negocio (aunque también una de las más descuidadas).

Entre ellas, la que dice que venderle a un cliente nuevo es 6 veces más costoso que venderle a un cliente actual; el pareto que plantea que el 20% de los clientes genera el 80% de las compras; y aquella no menos importante, que se refiere al hecho de que son los clientes satisfechos la principal fuente de referidos y voz a voz.

Y es que si bien conseguir nuevos clientes siempre será importante y atractivo para un negocio, este tema puede pasar fácilmente a un segundo plano.

El hecho de que a menudo las empresas trabajen más en atraer nuevos clientes, es un claro indicio de que no están construyendo relaciones de largo plazo. Están fallando en aportar experiencias significativas y relevantes que enamoren a los clientes.

Las estrategias de fidelización y de generación de referidos, son aspectos en los que se debe trabajar para lograr que el ciclo de ventas no se cierre una vez las personas compren, sino hacer que éste se repita y se prolongue tanto como sea posible. La idea con esto es poder fidelizar a cada cliente que llegue a su negocio durante el tiempo que dure la relación, para maximizar su rentabilidad.

A continuación, mostramos 12 útiles ideas para fidelizar un cliente y hacerlo más que un cliente, un amigo y un entusiasta promotor de usted y su negocio.

1. Construya relaciones en lugar de enfocarse en vender

Una de las razones por las cuales hacemos referencia a construir relaciones, es porque denota un interés por el cliente que va más allá de la necesidad de vender o de obtener un beneficio económico. Muchas empresas no consiguen fidelizar a sus clientes, porque confunden el interés en el cliente con el interés en la venta.

Si bien las ventas no dejan de ser un tema importante y vital para el negocio, la verdadera rentabilidad de un cliente se consigue cuando se construyen relaciones de largo plazo y se le moviliza a la compra, haciéndole ver que detrás de todo hay un interés en la persona y no sólo en el dinero.

Si bien el proceso de compra tomará más tiempo, al final valdrá la pena y le permitirá construir verdaderos vínculos que lleven la relación con los clientes a otro nivel.

2. Exceda las expectativas

Nada causa mayor agrado y sorpresa que recibir más de lo que a uno le prometieron. Más cuando la costumbre o lo normal que ocurra, es que en el mejor de los casos apenas se reciba lo que se esperaba. Así, en lugar de usar palabras adornadas en su comunicación en las que la gente no cree, trate de usar un lenguaje escueto y sencillo, y más bien haga que sea la experiencia que brinda aquella que hable por usted. Tenga en cuenta que cuando se trata de enamorar al cliente, debe hacer lo que más pueda para que éste se sienta especial.

3. Cree una cultura verdaderamente centrada en el cliente

Los clientes no son responsabilidad exclusiva del área de ventas. Una cultura centrada en el cliente no desconoce el impacto que tiene cada una de las áreas en su experiencia total. Sólo en la medida que cada una reconozca en qué medida puede afectar la experiencia del cliente por acción u omisión, es que se puede lograr conjuntamente su satisfacción y hacer de la experiencia total algo agradable y que dé de qué hablar.

4. Haga que cada punto de contacto envíe un buen mensaje

Aunque posiblemente haya algunos puntos de contacto más críticos que otros, al final todos esos touchpoints de su empresa con el cliente juegan un papel fundamental en su percepción del negocio y le sirven para validar en cada momento si una empresa es la indicada. Los puntos de contacto aparentemente más pequeños e insignificantes, pueden ser aquellos que más negativamente afecten una marca, en caso de ser descuidados.

5. Brinde atención personalizada

Llamar a los clientes por su nombre, el que la comunicación fluya de una forma espontánea y no con discursos preestablecidos, así como el que haya una estructura organizacional en el que las personas están empoderadas para tomar decisiones, es una de las ventajas más grandes y valoradas con que cuentan las Pymes. Si su empresa es fría e impersonal en el trato con los clientes, puede estar perdiendo esta gran ventaja.

6. Preocúpese por tener un equipo de trabajo motivado

El grado de motivación de los empleados influye directamente sobre el trato que dan a los mismos. Si bien no es algo que se tenga 100% bajo control, hay formas en las que es posible contribuir al buen estado de ánimo de las personas no sólo brindando incentivos económicos, sino también haciéndolos sentir importantes y valorados. Todo lo que pueda hacer en pro de sus empleados y de crear un buen ambiente redundará en una mayor satisfacción de los clientes.

7. Implemente planes de fidelización

Los planes de fidelización son una buena forma de generar lealtad hacia la marca. Bien sea que pueda implementar un programa de acumulación de compras por puntos, de trato preferencial, u otro con el que pueda premiar la fidelidad de sus clientes, esto siempre será una buen alternativa para recompensar a sus clientes más leales.

8. Sorprenda con detalles emocionales

Desde una carta escrita a mano hasta un regalo de cumpleaños, un detalle con componente emocional es una excusa para que el cliente se sienta especial y valorado. Incluso puede tomar información de su CRM o seguir a sus clientes en redes sociales para conocer mejor sobre sus intereses, de modo que pueda dar en el clavo a la hora de tener una cortesía con él, cualquiera sea el motivo.

9. Conceda precios especiales

Dar a sus clientes precios especiales o hacerlos parte de un club en el que puedan disfrutar de este beneficio, también puede ser una buena forma de fidelizarlos. Incluso puede hacer de la ocasión algo mucho más especial, dándoles una tarjeta o certificado y hacer que esta iniciativa sea mucho más significativa.

10. Diseñe un boletín exclusivo para clientes

Crear boletines electrónicos exclusivos para clientes con información, descuentos o eventos, puede ser una gran manera de utilizar el email marketing para generar lealtad entre sus clientes. Si sus clientes tienen un negocio o son profesionales independientes, puede promocionarlos en su boletín y/o página web. Aproveche para contar algo de su historia y de cómo llegaron a su negocio, e incluya al final una breve nota o reseña en la que describa el negocio de su cliente y ponga un enlace hacia la página de su empresa.

La importancia de tener un CRM o de seguir a los clientes en los diferentes frentes digitales, es la posibilidad de conocer más sobre ellos y saber en qué andan y qué cosas le pueden llegar a interesar. De esta manera mientras más los conozca, más serán las posibilidades de que pueda entablar diálogos más profundos y relevantes. Ayudarles con información relevante siempre generará valor.

11. Aproveche los errores para reconquistar al cliente

Por más que se traten de hacer las cosas de la mejor forma posible, siempre existe la posibilidad de que se cometan errores. Aún cuando se le genere una mala experiencia a un cliente, existe una forma de resarcirnos. Incluso un error puede ser una gran oportunidad para demostrar nuestro compromiso y recuperar una relación previamente afectada.

12. Pida sugerencias y retroalimentación

Los clientes tienen consejos y sugerencias que pueden ayudarnos a mejorar. El problema es que no siempre estamos verdaderamente dispuestos a escucharlos. El pedir que nos den sus propios consejos y sugerencias e implementarlas, demuestran que nos importan y que queremos satisfacer sus necesidades y problemas de una mejor manera.

Conclusión

Siempre será mucho más rentable y gratificante contar con clientes que nos acompañan durante largo tiempo. Es la permanencia y constancia de compra, la que hace que los negocios sean viables y las relaciones significativas. Con pequeñas acciones podemos lograr grandes cosas. La fidelidad se gana día a día siendo relevantes para las personas que nos importan.

 

(Fuente: bienpensado.com)

6 técnicas para motivar a tu equipo de trabajo

Un empleado motivado es mucho más productivo, asiste a su trabajo más contento y aprovecha mejor el tiempo, pero el secreto está en la motivación que le das.

Para las empresas contemporáneas es prioritario contar con colaboradores competitivos y motivados que contribuyan al logro de los objetivos de la organización, lo cual no es tarea sencilla.

Está comprobado que un empleado motivado es mucho más productivo, asiste a su trabajo más contento, aprovecha mejor el tiempo, así como los recursos que se le asignan e invierte todo el esfuerzo para alcanzar las metas y objetivos de su puesto de trabajo.

Es común encontrar que para muchas organizaciones la motivación de sus empleados está centrada en la parte económica y, por tanto, las estrategias para motivar a sus empleados se refieren al incremento en los sueldos, las prestaciones, incentivos económicos o pagos extras.

Sin embargo, es importante reconocer a las personas que buscan otro tipo de satisfactores para asegurar la eficiencia y eficacia de los empleados, mejorar el clima laboral, incrementar el compromiso y lealtad de sus colaboradores.

Para ello se puede recurrir a sencillas técnicas motivacionales. Aquí algunas sugerencias que te pueden ayudar:

1. Cada quien en su lugar

Vigila que cada empleado se encuentre desempeñando el puesto que más se ajuste a sus habilidades y competencias profesionales.

Se ha comprobado que una persona que no está capacitada para realizar las actividades de cierto puesto, pronto se va a desmotivar.

Esto puede deberse a que se sienta aburrida porque está sobrecalificada y sus capacidades superan lo que se le pide;  o por inseguridad  y estrés debido a la falta de preparación para poder cumplir con los requisitos del puesto.

2. Tómalas en cuenta

Es decir, periódicamente reúne a tu personal para que puedas establecer conjuntamente las metas y objetivos que se espera que logren. Es muy importante que las personas sean tomadas en cuenta en este proceso, ya que participar activamente genera mayor compromiso, motivación y esfuerzo.

Asimismo, cada empleado debe tener objetivos personales y de equipo, que les anime a superarse y colaborar todavía más por el bien común.

3. Reconócelos

Brinda retroalimentación constante y reconoce el trabajo que está bien hecho o cuando se logran las metas establecidas. Recuerda que este reconocimiento no cuesta nada y puede significar mucho, ya que consigue que el empleado sienta que sus esfuerzos valen la pena.

Esto lo hará sentirse importante para el grupo de trabajo y para la organización, lo que contribuirá a que continúe trabajando para ayudar al éxito de la compañía.

4. Diles que esperas de ellos

Planea  a futuro haciendo del conocimiento de tus colaboradores las expectativas que tienes de su trabajo para un período.

En época de crisis, incentivar a los trabajadores con planes a largo plazo dentro de la compañía se ha convertido en una de las mayores motivaciones. Esto es estimulante  para las personas ya que satisface su necesidad de seguridad y estabilidad.

Por esta razón, saber que la empresa cuenta con ellos a futuro y que además pueden escalar posiciones dentro del organigrama les sirve como incentivo para poner todo su esfuerzo.

Ésta es  una de las formas más directas de reconocer su trabajo.

5. Implementa políticas flexibles

Se ha comprobado que el trabajo flexible contribuye a que se tenga mayor productividad, se reduzcan costos por absentismo, rotación o descuidos, además genera colaboradores felices y comprometidos.

Ayuda mucho conocer personalmente a tus empleados y su situación individual, este acercamiento te permitirá tener información valiosa para motivar a tu equipo de trabajo, brindándoles flexibilidad dónde más lo aprecian y adaptarla a sus necesidades personales, ya sea en su horario trabajo, días de descanso, actividades, jornada reducida, etc.

Es importante que seas creativo para encontrar las políticas que mejor funcionan para tu equipo.

6. Cuida su lugar de trabajo

Busca la mejora continua en las instalaciones físicas del lugar de trabajo. Básicamente se refiere a que tus empleados se sientan cómodos desempeñando su trabajo.

En este punto se debe considerar el material, el equipo y las herramientas adecuadas y necesarias para realizar sus funciones, desde una pluma, goma, calculadora, una computadora personal, la maquinaria de producción, hasta el buen funcionamiento del aire acondicionado, la iluminación o los sanitarios.

Motivar implica implementar mecanismos para satisfacer las aspiraciones y los intereses particulares con el fin de dirigir a las personas hacia un objetivo.

Por esta razón, la motivación del personal dentro de las organizaciones es algo mucho más complejo que requiere creatividad, innovación y disposición para hacer los cambios organizacionales que sean necesarios para lograrlo.

Cómo conocer y mejorar el ambiente laboral en tu empresa

¿Tus colaboradores son felices de trabajar contigo? Aunque no lo creas, este es uno de los factores más importantes del éxito de tu negocio.

El ambiente laboral debe ser cuidado y siempre monitoreado para poder ser una empresa exitosa ya que se dice que “empleados felices hacen empresas exitosas”. En la realidad, este factor no solo hace que las empresas sean exitosas, sino que también duren por muchos años. ¿Cuántos ejemplos podemos tener de empresas que nacieron, se desarrollaron y por una mala decisión que afecto alguna condición laboral, rápidamente se vinieron a pique y en poco tiempo desaparecieron?

Normalmente, esto pasa con las micro y pequeñas empresas, – en otros casos si las empresas son grandes probablemente por su poderío económico no desaparecen-, pero el costo de volver a levantarse es enorme.

Muchos empresarios o gerentes a veces olvidan que el mayor porcentaje de valor de su empresa es la gente que la integra, por lo que deben tratar a su negocio como un ser viviente, y como tal, cualquier factor externo e interno pueden hacer que se modifiquen los comportamientos (ya sean para mejorar o para dañar la salud laboral).

Richard Branson dice que “los clientes no llegaron primero, los empleados sí. Cuida de tus empleados y ellos cuidarán de tus clientes”.

En ocasiones como líderes no nos damos cuenta de cuan impactantes son hacia nuestros colaboradores las decisiones que tomamos. Lo que para mí o mis lideres puede ser una gran idea, quizás para los asociados o colaboradores no lo sea. No digo que todo tiene que ser consultado con ellos o debe ser pospuesto si no es una acción que vaya a ser aceptada de inmediato. A lo que me refiero es que siempre debes saber las maneras en que debes hacer llegar todos los comunicados a tus asociados.

Te recomiendo sigas estos sencillos pasos cuando creas que hay un problema en el ambiente laboral de la empresa. Normalmente, esto es notorio debido a que todo afecta a los resultados de la compañía. Ojo: estos pueden no ser las señales obvias que podrías esperar como una baja en la cuota de ventas, si no de la manera que se atiende al cliente o se le solucionan sus problemas o el número de quejas que se registran.

Si eres cliente, es muy fácil identificar que existe un problema de clima laboral. ¿No te ha pasado que al entrar a una zapatería o a una tienda de ropa de inmediato se siente la tensión que hay en ella porque los empleados se comportan de una manera muy a disgusto? Puedes observar en sus rostros que no tienen ese amor por atenderte y que solo buscan terminar el día y ya.

¿Cómo te sientes como cliente en un lugar donde puedes respirar esa tensión? Yo que he estado en esa situación y por mi mente pasa el pensamiento “Necesito salir de aquí”, porque ya con mis problemas es más que suficiente como para cargar la de otros.

Sin temor a equivocarme, los negocios exitosos de todo tipo son aquellos donde sus empleados se ven y lucen; si no son totalmente felices, por lo menos tienen ganas de atenderte y de que pases una experiencia de compra agradable para que regreses pronto.

La forma en que te atendien te hace pensar “En este establecimiento todo está muy bien”, y eso se debe a que los colaboradores han aprendido la frase que las abuelitas decían:  “La ropa sucia se lava en casa”. Esto quiere decir que el cliente no tiene que enterarse de lo que pasa en la tienda.

Así que si deseas tener una empresa exitosa comienza con estos sencillos pasos.

1. Realiza una encuesta sobre el ambiente laboral de tu empresa

El mejor dinero que se invierte es el que nos ayuda a mejorar y nunca es un gasto innecesario. Hay empresas o personas independientes que se dedican a realizar estas encuestas, la información que te proveerán será valiosa. Te aconsejo que solicites medir la eficacia de tus acciones como líder, el grado de satisfacción de los colaboradores, la retención del personal e incentivos. Ya que tengas todos esos datos, crea un plan de mejora y realízalo. Vuélvete a medir el próximo año, revisa si mejoró o no.

Si no hay recurso para una encuesta así, puedes tener una sesión uno a uno con tus empleados y revisar con ellos su sentir laboral. Para esta acción debes estar preparado para recibir todo tipo de comentarios. Yo le llamaría tener la madurez empresarial.

2. Motiva a tus colaboradores; recuerda, no todo debe basarse en dinero

Los estudios sobre ambiente laboral indican que la motivación a un colaborador no siempre debe ser monetaria, por lo que debes trabajar en darles responsabilidad, autonomía, objetivos claros y bien entendidos, hacer que se sientan valorados (que su actividad aporta para el logro de los objetivos colectivos) y otorgarles capacitación constante.

En la mayoría de los casos podemos dar por hecho que todo está siendo cubierto al 100%, sin embargo, en muchas ocasiones cuando se hace un estudio más a detalle, te darás cuenta de que algunas cosas tienen sus áreas de mejora.

En ejercicios con ejecutivos de ventas, durante los cursos de habilidades de ventas, se ha realizado la pregunta “¿Cuáles son tus objetivos dentro de la empresa?” y cuando se compara con lo que sus gerentes dicen, hay gran discrepancia en lo que se cree y lo que en realidad es.

3. Evita el “micromanagement’ o mejor dicho el querer controlar todo

Cuando debes estar vigilando todo el tiempo a las personas para que realicen su trabajo, debes preguntarte “¿Tengo el liderazgo correcto?, ¿Es la persona adecuada para el puesto?”

El control excesivo puede llevar a que nada se mueva si no es autorizado por el jefe, por lo que posibles problemas que podrían solucionarse de una manera rápida, con esta forma de gerenciamiento, podrían llevarse días en ser solucionado.

He podido observar como gerentes o dueños pueden gastar demasiado tiempo controlando las actividades de cada uno de los empleados y nada se mueve sin su autorización. Recuerden no es lo mismo control total que solo hacer asesoramiento o coaching. Como lo mencioné en el punto anterior, debemos dar la confianza a nuestra gente, hacer procesos que fluyan y den responsabilidad a las personas. Si se desconfía de alguien, lo mejor es terminar la relación de una forma amigable.

4. Mantén una comunicación clara, directa y asertiva

Usa los medios para mantenerte en comunicación con cada una de las personas a tu cargo, asegúrate que entendieron la información que has compartido con ellos. El pegar un comunicado en la oficina o en la puerta del reloj checador no garantiza que las personas están plenamente informadas. Da tiempo para que los cambios se den. Los comunicados mal realizados pueden verse como agresivos y de inmediato poner en riesgo el ambiente laboral. Si por alguna razón cambiaras algo, coloca las fechas de inicio y dale tiempo para ser aceptadas.

Recuerdo que hace unos años, trabajé para una empresa alemana y en la crisis de los años 1994 y 1995 en Mexico, radio pasillo (la forma más eficaz de comunicarnos entre los empleados) decía que iban a cerrar y a todos nos liquidarían. La dirección general se enteró de esto y de inmediato realizó una junta general con mandos desde los altos gerentes hasta nivel supervisión.  Dieron a conocer la situación de la compañía y las acciones que llevarían a cabo; con eso, cortó cualquier chisme que pudiera sembrar incertidumbre. No hay mejor bomba de tiempo dentro de una empresa que la incertidumbre.

Por otra parte, si por algún motivo debes retirar algún beneficio, lo mejor es explicar el motivo y dar una fecha de inicio. En pláticas con empleados que se encontraban a disgusto, comentaron que los cambios a sus condiciones contractuales opcionales para la empresa, -como bonos por puntualidad, bonos por productividad, etcétera,- nunca fueron comunicados en tiempo y se dieron de un día para otro. En muchos casos se enteraron hasta que se vieron afectados e hicieron el reclamo.

5. Evita los favoritismos

Ser líder no es tarea fácil, por lo que debes evitar favoritismos en la empresa. La evaluación del personal debe ser objetiva y normalmente a base de resultados. Dar ventajas a algunas personas, solo porque me cae bien o es mi amigo, desbalancea y hace injusto la forma de evaluar.

Los favoritismos desalientan la competencia sana entre los integrantes de equipos dentro de nuestra organización. En gran porcentaje de las veces, las personas que son favorecidas sin una evaluación adecuada, son las menos comprometidas dentro de la empresa. Así que lo mejor que debemos hacer como líderes es separar amistades y trabajo.

Espero que estos puntos te ayuden a situar cómo se encuentra tu empresa en el aspecto organizacional y a entender lo importante que es en las ventas que las personas que salen diariamente al campo de batalla se sientan soportadas por la empresa y por sus compañeros de trabajo.

Así que vámonos al campo de batalla a ¡vender!

(Fuente: entrepreneur.com)

Psicología Evolutiva Laboral

En medio de ambientes modernos de trabajo, avances tecnológicos y desarrollo constante sobre manejo de personal, por momentos nos olvidamos en el día a día de la propia naturaleza humana que determina ciertos comportamientos en la vida y por ende en el ambiente laboral. En el afán de explicar y retomar estos elementos básicos en la organización un nuevo campo de estudio se ha desarrollado: la psicología evolutiva.

Si bien esta ciencia es independiente por sí misma y no involucra por sí misma el ambiente laboral, la realidad es que los descubrimientos y teorías son ampliamente aplicables al desarrollo organizacional. En este sentido, entender la psicología evolutiva brinda una herramienta adicional para los gerentes al momento de analizar la naturaleza humana. Lo que esto quiere decir es que al momento de reconocer a las personas como producto de una herencia ancestral, es posible entender ciertos comportamientos en el ámbito laboral también y así ajustar las estrategias para que el espacio de trabajo sea más benéfico para todos.

Bagaje Evolutivo y grupos

pexels-photo-10604La premisa básica a entender desde la empresa en cuanto a la psicología evolutiva es sencilla: la mente humana se ha moldeado a través del proceso de evolución durante millones de años; así pues, los seres humanos nacemos con un bagaje hereditario que condiciona ciertas actitudes o tendencias, como es la necesidad de estar en grupo. Si bien actualmente la necesidad del grupo no corresponde directamente con la supervivencia, es un aprendizaje que la mente humana mantiene y por ello se tiende a la colaboración y estar con otros.

Este “condicionamiento evolutivo” en las personas debe ser considerado al momento de diseñar planes de trabajo en la empresa. Debido a este aprendizaje genético podríamos aventurarnos a decir que los empleados alejados del grupo tendrán un mejor desempeño y se sentirán menos satisfechos en sus actividades. Por el contrario, la tendencia a asociación en grupo puede ser aprovechada para crear equipos de trabajo que desempeñen sus actividades de mejor forma.

Emoción sobre razón

Otro elemento relevante que se ha “anidado” en la mente humana y se refleja en el día a día es la importancia de la emoción. En el pasado la emoción (o instinto) resultó fundamental para la supervivencia de la especie. Hoy en día esto sigue como reflejo, privilegiando la emoción sobre la razón.

Nuevamente, llevando este aprendizaje al plano laboral podemos descifrar la importancia de las conexiones interpersonales que se realizan en la empresa. Día a día los empleados conviven ocho horas con sus compañeros de trabajo; esto los convierte en una segunda familia en la cual deben confiar y sentirse seguros. Por ello es indispensable crear lazos que fortalezcan esta confianza y seguridad. Entre los seguidores de la psicología evolutiva algunos mencionan esto como un problema con la dinámica actual de trabajo en la cual la tecnología tiene un rol dominante y actividades como home office evitan la creación de estos lazos afectivos. Si bien no es posible asegurar que tenga una repercusión, si consideramos la naturaleza humana esto podría llevar a problemas en el ámbito laboral.

Una nueva visión laboral

La psicología evolutiva es una ciencia interesante de conocer para comprender el funcionamiento de los colaboradores en el ambiente laboral. Aunque por sí misma no brinde bases laborales, conocer la naturaleza humana y volver a tenerla como centro del desarrollo de la actividad laboral representa un cambio de paradigma en el mundo laboral para intentar mejorar las organizaciones. Pues a final de cuentas como dice en la psicología evolutiva “puedes sacar la persona de la Era de Piedra, pero no puedes sacar la Era de Piedra de la persona.”

pexels-photo-30342