Preparar el aguinaldo

Preparar el aguinaldo

Llega el mes de diciembre y con él llegan también responsabilidades laborales. Una de estas obligaciones que se tiene hacia los trabajadores es la entrega del aguinaldo, una prestación laboral independiente al resto de las prestaciones legales.

El aguinaldo corresponde a una bonificación monetaria que se hace entrega a los trabajadores antes del día 20 de diciembre. El monto total de acuerdo con el artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo debe corresponder a al menos 15 días de salario. Para aquellos trabajadores que comenzaron a laborar ya empezado el año, su aguinaldo debe corresponder al proporcional de días laborados.

¿Cómo surge?

El origen de esta prestación se dice que proviene de una tradición romana. En honor a los dioses y como señal de feliz augurio se intercambiaban regalos. Estos regalos eran denominados strenae, y la tradición era realizada el primero de enero. Como se puede notar esta tradición se refleja ahora en nuestro aguinaldo como una forma de cerrar el ciclo que termina o arrancar el nuevo con un “regalo de buen augurio”.

La prestación como tal surge en 1970 para apoyar a los trabajadores en los gastos y compromisos que las celebraciones decembrinas y de inicio de año implican. De esta forma se evita que se vean apretados con el salario que reciben mes con mes.

Prepararlo

Como empleador es importante por tanto preparar este gasto adicional que el aguinaldo implica, ya que como hemos explicado es una obligación laboral penada en caso de su incumplimiento. La sanción por incumplimiento corresponde a una multa de entre 3 y 315 salarios mínimos; esto ya sea que no se pague a tiempo (antes del día 20 de diciembre) o realice el pago menor a 15 días de salario.

Para evitar esto, es necesario un proceso de planeación para todo el año, de forma que al llegar estas fechas las cuentas no se vean ajustadas y se pueda cumplir correctamente, ya que básicamente implica una nómina más.

Dar buen ejemplo como jefe

Sin duda, dar ejemplo como jefe debe de ser un ideal básico de cualquier líder dentro de una empresa. Y es que, un jefe no puede pedir algo que no es capaz de dar y ofrecer. Sencillamente, porque muchos trabajadores aprenden por imitación, es decir, se dejan llevar por el ambiente general. De este modo, en una empresa en la que existe un clima de descontento general, la motivación también muere de una forma casi mayoritaria.

Por el contrario, en una empresa en la que el jefe genera buena energía, tiene capacidad de transmitir un mensaje de fondo a sus empleados, entonces, toda la plantilla tiene más capacidad a la hora de sacrificarse y arrimar el hombro. Y es que, si siempre es importante dar lo mejor de uno mismo en una empresa todavía lo es más hacerlo en plena crisis económica. No existe otra forma de hacer frente a la dificultad que la de generar esperanza y dar optimismo.

El jefe debe dar ejemplo de puntualidad en la empresa, ser una persona cercana y accesible que saluda a todos los trabajadores, se interesa por ellos, sabe premiar el talento, y corregir con amabilidad ante un error. Un jefe debe de ser especialmente humano para ponerse en el lugar de un trabajador en ciertos momentos. Sólo así, por ejemplo, se produce un aumento de sueldo.

En el fondo, en una empresa, el jefe debe de ser quien más trabaje para poder liderar con éxito a todo un grupo que camina hacia una misma dirección. No es nada fácil ser jefe pese a que se trata de una posición poco valorada desde fuera. Por ello, no cualquier persona tiene las habilidades directivas como para poder dirigir con éxito un proyecto.

Preparando cierre de año

El 2016 está casi por concluir y esto representa cierta presión para las empresas. Teniendo en cuenta que en general diciembre es considerado un mes muerto debido a las vacaciones tanto de empleados como clientes, festejos y otras actividades que merman la actividad productiva, es momento justo para comenzar a trabajar en todos los detalles de cierre de año.

Lo obligado

Una parte fundamental a realizar en estas fechas es la parte legal y administrativa, entre la que se incluye el cierre fiscal y contable. Para esto es necesario organizar y preparar una serie de documentos que prueben la situación financiera de la empresa. En ocasiones esto puede resultar demandante para la empresa y más si hablamos de pequeñas y medianas que no pueden contar con un departamento especializado para llevar a cabo esta actividad. Sin embargo, por este motivo existen despachos que asesoran en los trámites frente a las autoridades, de forma que se libere el trabajo para la empresa sin dejar de lado estas responsabilidades laborales.

Adicional a esto, es importante dar cierre a los proyectos en los cuales se está trabajando. Más allá de si continuará el trabajo con determinado cliente el próximo año, es importante para la empresa dar un seguimiento de los proyectos y dejar todo listo en caso de que tengan un receso laboral. Además, puedes ver esto como una forma ideal de medir el avance hasta el momento y en caso necesario prepararte para cambios necesarios a implementar el próximo año (a final de cuentas de eso se trata también un cambio de año, ¡de cambiar cosas!).

Lo no tan obligado

El título de esta sección es algo engañoso. Si bien se llama “no tan obligado”, a veces esto es lo que más se olvida cuando debería ser a lo cual prestarle más atención. Me refiero al bienestar de los empleados.

Ya hemos hablado en otros artículos de los beneficios de contar con empleados felices, y precisamente las celebraciones de fin de año ofrecen una oportunidad excelente para hacerles ver el valor que tienen para tu empresa. Más allá de aquello que la ley obliga a dar como el aguinaldo, pequeños detalles como una cena de navidad, un intercambio u otras iniciativas que pexels-photo-196648aporten al clima laboral harán de tu empresa más productiva.

Cena Navideña

Un pequeño detalle, ya sea una cena o simplemente una convivencia entre todos los colaboradores de tu lugar de trabajo ayudará a incrementar el espíritu de unidad y lealtad hacia la empresa. Aunque por supuesto esto no es obligatorio, es importante considerar que a veces esto no funciona igual en la mente de los empleados. El tener que trabajar en días que usualmente son feriados (aunque no sea por ley) o hasta altas horas hace que su descontento surja; por ello, una buena iniciativa es organizar al menos una pequeña convivencia en la que puedan despejarse un poco de sus actividades y además crearán vínculos con sus compañeros, lo cual es de suma relevancia en cualquier organización.

Intercambio

Otro detalle interesante a considerar es realizar un intercambio entre colaboradores. Esta es una forma más profunda de incentivar a que se conozcan entre compañeros de trabajo. Puede ser desde algo muy complejo hasta algo simple como un chocolate. Únicamente hay que cuidar el cómo se propone esta iniciativa, pues si el colaborador se siente obligado a participar en algo probablemente el efecto será contraproducente y en lugar de generar un impacto positivo en la persona y el trabajo probablemente causará descontento.

Concurso de escritorios

Bien dicen que el ambiente físico donde uno está influye ampliamente en el desempeño de la persona. El escritorio o lugar de trabajo de cada uno es el espacio donde se pasa por largas horas al día… ¿por qué no proponer un concurso de escritorios? La Navidad ofrece esta ventaja de hacer cosas diferentes y se podría incentivar a que el ambiente mejore sin que implique un alto costo para la empresa. Motivando a los colaboradores a reflejar su espíritu en su espacio elevará el ánimo de todos y en general la productividad.

No hay tiempo que perder

pexels-photoEl tiempo avanza rápido y falta poco más de mes y medio para terminar el año. Como parte del mundo laboral es importante estar preparados y contar con una visión a corto y largo plazo de forma que podamos implementar acciones antes que sea muy tarde. Aquí te hemos explicado algunas acciones obligatorias como el cierre financiero y de actividades laborales que debes comenzar a trabajar; sin embargo, no hay que dejar de lado otras acciones que tienen que ver con tu recurso más valioso, el humano.

 

Después de Trump…

Después de Trump…

Apenas terminadas las elecciones de Estados Unidos sólo hay un tema del cual hablar, y éste es la, no tan sorprendente, victoria de Donald Trump. Desde el punto de vista laboral es importante también tocarlo ya que las implicaciones de esta victoria tocan todos los sectores de nuestro país, ya que aunque no es nuestro gobierno el que se modificó es indudable que la relación México-Estados Unidos es simbiótica.

Temas a considerar

Las propuestas y mayormente ataques que Trump realizó durante su campaña son muchos; sin embargo, para nuestro tema tocaremos tan sólo algunos como son la economía y la probable (según el ahora presidente electo de Estados Unidos) cancelación del TLC.

Economía

Es un hecho que la economía mexicana en este momento tiembla. Si de por sí el rumbo que estaba tomando previo a las elecciones lucía peligroso, ahora con la victoria de Trump es imposible no mirar hacia el sector económico. Esto es tan claro como que en la noche de las elecciones, mientras Donald Trump tomaba la ventaja por largo tiempo, el peso cayó hasta en dos unidades completas.

En este sentido, durante los próximos días y sobre todo los primeros meses de gestión de Trump será importante estar al pendiente de los movimientos en la economía pues definitivamente este cambio de gobierno en nuestro país vecino tiene grandes repercusiones en nosotros, lo cual por supuesto afecta directamente también a las empresas y su forma de hacer negocios.

TLC

Dentro de la campaña Donald Trump habló del Tratado de Libre Comercio y cómo éste es “el peor acuerdo comercial de la historia”. Ahora que oficialmente fue electo, es momento de analizar las posibilidades de esta declaración. De acuerdo con Expansión, hay 3 posibles escenarios:

  1. Guerra Comercial.- dado que como presidente tendría la posibilidad de abandonar el tratado, esto implicaría que impondría sus propias reglas a productos importados. Esto claramente tiene implicaciones para empresas mexicanas que exportan a Estados Unidos. No obstante, lo lógico sería que nuestro gobierno también responda con mayores impuestos a productos norteamericanos, por lo que se iniciaría una guerra comercial en la que tanto empresas como consumidores se verían afectados.
  2. Nuevo Acuerdo.- la intención real de Trump es la de lograr un mejor acuerdo que beneficie a su país; sin embargo, realmente no habló de estrategia al respecto o intenciones por lo que es difícil prever a qué se refiere con “mejores condiciones”.
  3. No mucho impacto inicial.- un retiro del Tratado podría no afectar significativamente a nuestro país de entrada, ya que únicamente implicaría volver a las tarifas normales con Estados Unidos. No obstante, sí implicaría una reducción en la inversión en nuestro país, por lo que como empresas es importante estar al pendiente de este tema.

El entorno laboral

Es imposible hablar de todas las implicaciones de esta decisión tomada por los norteamericanos y cómo afecta nuestro mundo laboral. Sin embargo, no debemos ser inocentes al respecto y esperar a que sucedan las cosas. La labor diaria empresarial involucra prever escenarios y prepararse para ellos por lo que hoy, con la reciente elección de Donald Trump como el próximo presidente de los Estados Unidos, es momento de comenzar a trabajar en estrategias que eviten un colapso laboral y por el contrario, vislumbrar las oportunidades que se podrían abrir para aprovecharlas y crecer internamente.

 

 

¿DEBERÍAS CONTRATAR LOS SERVICIOS DE UN HEAD HUNTER?

Es usual que las compañías se enfoquen en su Core Business (actividad o negocio principal), y acudan a firmas expertas en la búsqueda de profesionales para seleccionar los candidatos idóneos para ocupar sus vacantes. Sin embargo, ¿es necesario apoyarse siempre en un Head Hunter para los procesos de selección de personal?

Para Luis Camacho, Principal Consultant de Hays Colombia, los Head Hunters son firmas de reclutamiento y selección de personal, que trabajan bajo unas directrices de la empresa y requerimientos específicos del cargo. Y suelen estar segmentadas en tres nichos de mercado:

1. Cargos base: posiciones que ofrecen una remuneración inferior a COP $5MM

2. Gerencia media y alta: desde COP $5MM hasta COP $25MM

3. Gerencias de primer nivel y juntas directivas

Asimismo, Camacho explica que es fundamental tener claro desde el primer momento una metodología de trabajo para comprender las necesidades de la empresa, conocerlas muy bien y entender su cultura organizacional. Entonces, ¿cuándo y por qué una empresa debe acudir a un Head Hunter? De acuerdo con Camacho, las búsquedas de talento deben ser asesoradas por expertos y compañías reconocidas mundialmente, básicamente por las siguientes tres razones:

1. Los tiempos de respuesta son inferiores a los reclutadores internos, gracias a la base de datos y experiencia que tienen alistando perfiles similares.

2. Los procesos tercerizados con Head Hunters cuentan con garantía de “reproceso”, en caso de que el candidato renuncie o sea retirado del cargo en un tiempo estipulado.

3. Los consultores están especializados por sectores de la economía, esto permite entender mejor el perfil y conocer más el mercado, haciendo más asertivo el proceso de selección.

Pero, ¿cómo buscan estos cazatalentos el perfil adecuado para la empresa?Algunos Head Hunters cuentan con bases de datos de miles de candidatos entrevistados en Colombia y además tienen un sistema operativo de primera tecnología.

También, cuentan con enlace a LinkedIn y Google Search, y están conectados con bases de datos de otros países, herramientas que incrementan la posibilidad de encontrar el perfil ideal que está buscando una empresa en particular.

En cuanto a las garantías que un Head Hunter le ofrece a la empresa contratante, de que el nuevo candidato no va a seguir en la rueda de fichajes. Está la cláusula “Off limits” en los contratos, que significa que no se le permite a la firma tener en cuenta al candidato en futuros procesos mientras esté trabajando para esta empresa.

Además de esto, luego de encontrar este empate laboral, para algunos Head Huntersla relación no termina ni con el candidato ni con la empresa. Se realiza un seguimiento continuo (cada tres meses), desde la fecha de ingreso hasta finalizar el primer año laborado. Sin embargo, es importante tener presente que existe un porcentaje de error, donde la búsqueda no se cierra por diferentes motivos. Normalmente, este margen está entre un 18% y un 21%.

Es importante que en el momento de decidir contratar un Head Hunter, no te permitas caer en engaños, contratando compañías sin reconocimiento o reenviadas. Con esto tendrás la certeza de que tu empresa estará lejos de algún riesgo financiero.