¿Tienes fatiga mental? 5 pasos para relajarte y cambiar el chip

¿Son las 11:00 de la mañana y ya te sientes como si hubieras corrido un maratón? Lo preocupante es que solo te paraste por un café y esa ha sido tu mayor actividad física del día… Lo tuyo es fatiga mental, bueno también lo mío y lo de todos.

Muchas veces nuestra fatiga está más relacionada con nuestra mente que con nuestro cuerpo. Te lo digo yo que soy mamá de tiempo completo y también trabajo de forma independiente. Estudios han demostrado que el cuerpo puede soportar jornadas exhaustivas y aún así mantenerse con energía, pero si se trata de la mente la historia es muy diferente.

Una vez que somos presas de la fatiga mental, corremos el riesgo de perder claridad, motivación, llegar a nuestro límite y tirar la toalla. Es por eso que es tan importante prestar atención a las señales de cansancio que nos manda la mente.

Falta de objetividad y creatividad, irritabilidad, sensibilidad excesiva, ansiedad, tristeza profunda, pesimismo: son solo algunos de los posibles síntomas, pero el fondo va mucho más allá.

Empecemos por entender ¿qué puede causarnos fatiga mental?

1. La ansiedad por el futuro

Vivir en el futuro resulta muy desgastante y aunque muchos lo ven como un acto inofensivo la realidad es que puede hacernos mucho daño. Especular sobre todo lo malo que puede pasarnos: ¿y si me quedo sin trabajo?, ¿y si ya no me quiere?, ¿y si me enfermo?, ¿y si fracaso?, ¿y si nada de eso pasa y tú ya lo sufriste como si hubiera sucedido?

2. Rencores y resentimientos del pasado

Por tu propio bien, perdona lo que tengas que perdonar y a quien tengas que perdonar (incluyéndote a ti mismo), suelta las cargas que no son necesarias, ya sea porque no son tuyas o porque de nada te servirá llevarlas contigo. Lo único que consigues con eso es mermar tu energía y vivir esclavizado de situaciones que ya no forman parte de tu presente y que te orillan a la autodestrucción que implica el rencor.

3. La falta de aceptación de la realidad, de los demás y de uno mismo

Si eres de los que se resiste a la realidad, pretendes cambiar a las personas que están a tu alrededor y nunca terminas por sentirte pleno con la persona que eres en la actualidad, seguramente vives muy cansado, pues en todo momento estás luchando con las exigencias de tu ego que no para de decirte lo que “tienes” que hacer,  cómo deben de ser las cosas, cómo tienen que actuar los demás para mantenerte contento, amedrentándote para que no bajes la guardia y le demuestres a todo el mundo cuanto vales y nunca te quedes atrás. Agotador de sólo leerlo ¿no crees?

4. No tener metas y un rumbo claro

Decía Nietzsche, “Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a cualquier cómo”. No importan las horas de desvelo, los sacrificios, los errores y fracasos en el camino, siempre y cuando nuestro sentido de vida esté bien claro, de lo contrario todos nuestros esfuerzos serán desperdiciados y sólo nos desgastaremos. Las metas claras y bien definidas nos inyectan energía.

5. Postergar

Uno de los temas que más agota a nuestra mente es la conciencia de que tenemospendientes importantes y urgentes que hemos postergado y que las consecuencias de este retraso serán muy perjudiciales para nosotros. Seguramente has experimentado el placer de tachar actividades en tu lista de pendientes, es como cuando te quitas un zapato muy apretado, tu alma descansa y te sientes liberado.

Las causas anteriores pueden provocarnos una “diarrea de pensamientos”, a través de los cuales estamos merodeando constantemente por todo aquello que hasta el momento no hemos hecho bien, instalados en el papel de víctima por lo que otros nos han hecho, quejándonos de todo y de todos, además de alimentar una visión fatalista del futuro. Se crea un círculo vicioso del que difícilmente podremos salir si mantenemos ese mismo patrón de pensamientos.

¿Cómo cambiar el chip?

1. Sé consciente de que tú no eres tus pensamientos, sino la persona que es capaz de observarlos, siendo así date cuenta de éstos pero no continúes rumiándolos.

2. Regresa a tu aquí y a tu ahora. Suelta las ataduras del pasado y la ansiedad por el futuro. Analiza cuáles de esos pensamientos son irracionales y cuáles sólo existen en tu imaginación. Piensa que nadie tiene la vida comprada y ese futuro que tanto te agobia es incierto. Planea, actúa y prevé, pero nunca olvides que lo único que está en tus manos es el momento presente.

3. Conéctate con tu corporalidad: respirar, meditar, practicar mindfulness o alguna actividad física que te permita adentrarte en las sensaciones de tu cuerpo, tan profundamente que te vuelves uno con lo que estás haciendo y dejas de pensar compulsivamente.

4. Elige tus pensamientos: aunque a veces pareciera que tienen vida propia la realidad es que nosotros somos los únicos capaces y responsables de manejar nuestros pensamientos, nosotros decidimos evocar las experiencias que nos generan dolor o ansiedad y así también decidimos alimentarlas para darles más fuerza o dejarlos pasar para debilitarlos y cambiarlos por otros más funcionales.

5. Ten un proyecto en tu aquí y en tu ahora, objetivos breves a corto plazo que te vayan dando un sentido de logro y te motiven a ir avanzando día con día, paso a paso. Los proyectos demasiado complejos e inmensurables son fuente de ansiedad y frustración, te puedes sentir agotado en la lucha por conseguir lo inalcanzable.

Para finalizar y a modo de resumen me gustaría compartirte algunas máximas que me han ayudado a superar mi propia fatiga mental:

  • El mundo no te debe nada, tu eres responsable de cómo te sientes y actúas.
  • Todo pasará, tanto lo bueno como lo malo
  • En dónde está tu atención están tus resultados
  • Muchos de nuestros problemas solo existen en nuestra imaginación
  • La calidad de tu experiencia es directamente proporcional a la calidad de tus pensamientos
  • Sólo por hoy
  • Exceso de análisis produce parálisis

¿Te sientes identificado con alguna de estas causas? ¿Qué consecuencias crees que te traerá continuar pensando así?

(Fuente: Alto Nivel)

En Querétaro prevén recorte de 11 mil plazas de trabajo a fin de año

El secretario de Desarrollo Sustentable, Marco Antonio del Prete, comentó que la pérdida de las plazas es parte del ajuste que realiza el sector productivo en diciembre.

QUERÉTARO, Qro.- La Secretaría de Desarrollo Sustentable estatal (Sedesu) estima la pérdida de entre 10 mil y 11 mil plazas de trabajo en diciembre próximo en la entidad, como parte del ajuste que realiza el sector productivo hacia final de año, comentó el titular de la dependencia Marco Antonio del Prete Tercero.

Indicó, no obstante, que aún con la reducción que se presenta en el mercado laboral al cierre anual, la dependencia proyecta una creación de 45 mil empleos en total para 2017 en el estado. Lo anterior, por arriba del objetivo que se había planteado la administración estatal, de 30 mil nuevos puestos de trabajo en este año.

En septiembre pasado, el número de plazas de trabajo aseguradas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) aumentó 8.2 por ciento anual en Querétaro. En total, el estado registra 552 mil 207 asegurados ante el IMSS al mes de referencia.

De esta forma, el resultado para la entidad sería positivo, de acuerdo con el titular de la Sedesu, considerando que faltan los empleos que se incorporen en octubre y noviembre.

“Faltan dos meses de ascenso en la creación de plazas de trabajo, y en diciembre históricamente viene el declive, en ese mes se estarían perdiendo entre 10 mil y 11 mil plazas laborales”, comentó.

“Hoy ya tenemos 45 mil 500 plazas nuevas, faltan dos meses todavía, así que esperaría que cerráramos el año con alrededor de 45 mil plazas generadas como base”.

Del Prete agregó que la generación de empleo en Querétaro se ubica principalmente en el sector terciario –comercio y servicios-, seguido por la industria y posteriormente en la actividad agropecuaria.

De acuerdo con los datos del IMSS, del total de empleos que se registran en Querétaro, 444 mil 020 plazas -80 por ciento- corresponden a puestos permanentes; 105 mil 069 -19.5 por ciento- a puestos eventuales urbanos, y 3 mil 118 -0.5 por ciento- a empleos eventuales del campo.

SECTOR INDUSTRIAL
Por su parte, el presidente de la delegación en Querétaro de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) Esaú Magallanes Alonso, consideró que la dinámica del mercado laboral se mantendrá favorable en el sector hacia los últimos meses del año.

Esto, ya que continúan los pedidos tanto de exportación como de importación en la industria local.

Mencionó que si bien no se tiene una proyección por parte del organismo empresarial sobre la generación de empleo en la industria, la Cámara considera un crecimiento de entre 10 a 12 por ciento en términos generales para el sector.

(Fuente: El Financiero)

¿Te imaginas tener vacaciones ilimitadas?

Algunas empresas pueden ofrecer vacaciones sin fin con seguridad, al saber que la mayoría de los empleados nunca las tomarán porque temen regresar a una montaña de trabajo y se sentirían presionadas al justificar el tiempo libre tomado.

Cuando recibo un correo electrónico de LinkedIn anunciando todos los nuevos empleos que yo podría solicitar, generalmente hago clic en borrar. Pero la semana pasada, desesperada por postergar un largo formulario de impuestos que tenía que llenar, comencé a rastrear las últimas ofertas de empleo del sitio web y descubrí algo perturbador.

Una de las modas más irritantes que han salido de Silicon Valley en los últimos años -la política de vacaciones ilimitadas– se ha propagado.
En el pasado, el tiempo libre sin límites era una novedad prometida por entidades como Netflix, el propio LinkedIn y Richard Brandon de Virgin, quien dijo que había tomado la idea de Netflix.

Ahora lo ofrecen bufetes de abogados en Londres, compañías de préstamos en Letonia, reclutadores en Berlín y equipos de electrónica en Taipéi. “Trabaje duro y tómese tiempo libre cuando lo necesite”, proclamaba alegremente un típico anuncio que llegué a ver, de Tomofun de Taiwán, una empresa que fabrica una cámara para observar desde el escritorio a las mascotas que se quedan en casa.

Que tantas empresas se hayan contagiado no es ninguna sorpresa. Es difícil imaginar otro beneficio laboral que prometa tanto y cumpla con tan poco para los trabajadores. Una gran empresa que abandona la licencia pagada por las vacaciones abiertas puede eliminar de sus libros millones de dólares de pasivo de tiempo de vacaciones sin usar que hubiera sido pagado a empleados salientes.

A la misma vez, puede ofrecer vacaciones sin fin con seguridad, sabiendo que la mayoría de los empleados nunca las tomarán, especialmente en EU, la única gran economía avanzada del mundo que no garantiza vacaciones pagadas a sus empleados.

Los empleados estadounidenses tomaron un promedio de 18.6 días de vacaciones el año pasado, según un informe que leí recientemente, y con frecuencia no aprovechan todos sus días libres porque “temen regresar a una montaña de trabajo”. En Europa, donde a los trabajadores se les garantiza por lo menos cuatro semanas de vacaciones pagadas, la posibilidad de que esta importación estadounidense se introduzca en cada vez más oficinas es atemorizante.

Puedo pensar en una o dos personas que saldrían disparadas a pasar seis semanas en Goa (India) si pudieran. Pero conozco más que se sentirían demasiado presionadas para probarlo, especialmente si tuvieran que justificar el tiempo libre que antes era obligatorio.

Y claro, ya está surgiendo evidencia que demuestra que la gente termina tomándose menos días libres en las empresas que han abandonado reglas estrictas sobre las vacaciones a favor de esquemas abiertos.

Después de hablar la semana pasada con personas que trabajan para empresas estadounidenses con vacaciones ilimitadas, puedo ver por qué. La mayoría trabajaba para nuevas compañías tecnológicas y estaban suficientemente felices con esa política. Pero la historia que se me grabó en la mente fue la de una mujer que al principio estaba encantada con tomarse dos semanas libres este año para su luna de miel.

El problema era que había sido invitada a una boda en el extranjero el año siguiente y no creía que iba a poder ir porque le causaba “demasiado nerviosismo” pedir otra semana libre. Ella es una víctima de las vacaciones ilimitadas.

Lo interesante es que ella estaba pensando en cambiar de empleo y no quería volver a un trabajo con las tradicionales dos semanas de vacaciones pagadas.

Esto destaca algo que no se me había ocurrido antes: algunas empresas tienen más éxito en el uso de esquemas abiertos de vacaciones para lograr que sus empleados estén menos cansados, más felices y potencialmente más productivos.

Pero estas compañías probablemente tienen que estar bajo la dirección de alguien como Aron Ain, jefe ejecutivo del grupo de software de gestión Kronos. Él decidió introducir las vacaciones abiertas a principios del 2016, después de batallar por reclutar empleados.

Pero no lo hizo a lo loco, como explica en el Harvard Business Review de este mes.

Ain decidió devolverle cualquier ahorro que resultara a los empleados, aumentando la licencia de maternidad y otros beneficios. Contrató a un asesor para prever ciertas dificultades, como que la gente tuviera miedo de pedir demasiado tiempo libre. También, trató de prevenir tales dificultades al insistir en monitorear las licencias de los empleados para asegurar que los administradores estuvieran concediendo ese tiempo equitativamente.

El resultado: los empleados se tomaron un promedio de 2.6 días más el año pasado que en el 2015. Se redujo la rotación voluntaria del personal. Los empleados dijeron que se sentían más felices, y Ain cree que no es coincidencia que 2016 fue el mejor año financiero en la historia de Kronos.

No estoy segura de esa conexión, pero he revisado mi opinión. Puedo ver que las vacaciones ilimitadas tienen sus ventajas. Pero sólo en empresas con compromiso ilimitado en asegurar que en realidad funcionen.

(Fuente: El Financiero)

El salario mínimo, la eterna maldición de los mexicanos

La voz es unánime: el salario mínimo debe subir, sin embargo, ¿Qué efectos tendría esto en la economía?

En México, los 7.57 millones de trabajadores que ganan hasta un salario mínimo, 2,441pesos mensuales, están a la expectativa de recibir un incremento en las próximas semanas, lo cual no solo es un tema de justicia social, sino que también cobra relevancia en el contexto de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer la educación obligatoria de los hijos”, dice el artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

No obstante, el actual mínimo ni si quiera cubre la línea de bienestar de 2,899.60 pesos mensuales que calcula el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y lo cual implica un salario de 95.07 pesos diarios. Actualmente es de 80.04 pesos.

Esta línea de bienestar mínimo contempla los gastos de la canasta alimentaria y no alimentaria, esta última incluye educación, salud, transporte, vestido, esparcimiento, entre otros y solo cubre las necesidades de una persona. La línea de bienestar mínimo cambia cada mes conforme se mueven los precios de las mercancías y servicios que contempla.

Un bajo salario mínimo, además genera un efecto gravitacional al resto de los salarios, ya que los empleadores pueden usarlo como justificación para no pagar una mayor remuneración.

Pero ahora ha sido parte del sector privado quien pide un ajuste al salario mínimo. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) ha pedido elevarlo a 95.24 pesos diarios, mientras que el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) ha dicho que primero se debe contar con los estudios de las entidades gubernamentales correspondientes, para determinar si el incremento se hace en un solo paso o paulatinamente.

El Consejo de representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) concluyó la semana pasada que existen las circunstancias económicas que justifican un aumento del salario mínimo, aunque no dijo el monto en que se incrementará.

En este escenario, el secretario del trabajo, Alfonso Navarrete, dijo en una entrevista al diario Reforma que, lo recomendable sería llevar el mínimo a 90 pesos, ya que los 95 no generan consensos entre los actores involucrados.

“La propuesta de la Coparmex viene de un análisis técnico, desde ese punto de vista es viable para los empresarios subir el salario a los 95 pesos, pero ahora el gobierno dice que no, sin argumentos técnicos”, comentó en entrevista el responsable de incidencia de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, Héctor Rubio.

El llamado de la Coparmex a elevar el salario mínimo resuena en medio del proceso de renegociación del TLCAN, en el que los gobiernos de Estados Unidos y Canadá, han señalado a México por usar sus bajos salarios como una ventaja competitiva.

México paga los salarios más bajos de los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), según sus estimaciones. Al año, el salario mínimo real, es decir, descontando los efectos de la inflación, es de 1,896 dólares; en Colombia es de 6,950, en Estados Unidos de 14,892 y en Canadá de16,792 dólares.

¿Qué genera el aumento?

A finales de 2016, el anuncio para aumentar el salario mínimo de 73.04 a 80.04 pesos diarios provocó temores de que esto causara efectos adversos en la economía, como mayores tasas de inflación. Hasta ese entonces el mínimo solo aumentaba por debajo de la inflación.

La evidencia empírica en México ha demostrado que estos aumentos no afectan los precios. En 2012, cuando el gobierno de Felipe Calderón unificó las zonas económicas en las que se dividía el país para el pago de los salarios, el mercado laboral se vio beneficiado y además, no se registraron aumentos de inflación.

El salario mensual real creció en 4.2% para los trabajadores de la zona B. Mientras que el aumento para los trabajadores de menores ingresos fue de 6.6%, según el estudio ‘El impacto del salario mínimo en los ingresos y el empleo en México’ de la CEPAL.

No obstante, el aumento a los 80 pesos que entró en vigor en 2017, fue devorado por la inflación generada por la depreciación acumulada del peso frente al dólar de 2015 a 2016 y el alza en los precios de las gasolinas y el diesel, lo que hasta ahora se ha comido cerca de 40 pesos de un salario mínimo.

“Con el aumento de la inflación no vimos los efectos del salario mínimo. Lo que nos dice la experiencia internacional es que hay efectos positivos, aumenta el consumo, hay una activación económica. Lo que veríamos son beneficios a las ventas de los empresarios y tendrían una compensación”, dice Rubio.

Untema de justicia social y distributiva

La discusión por la recuperación del salario mínimo comenzó desde hace cuatro años, impulsada por el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera y el secretario de Desarrollo Económico, Salomón Chertorivsky.

El origen del bajo nivel del mínimo es el resultado de la manipulación salarial para contener las presiones inflacionarias en la década de 1980. La inflación causaba la necesidad de ajustar el tipo de cambio para evitar la sobrevaluación de la moneda, pero el ajuste al tipo de cambio causaba más inflación.

“La inflación hacía necesario incrementar los salarios para evitar una merma en el poder adquisitivo, pero el aumento en el costo laboral unitario causaba inflación. Con el afán de eliminar esta “inercia” y reducir la inflación, se decidió que era vital romper estos círculos, por lo que se determinó aumentar el salario mínimo por debajo de la inflación con el fin de lograr una mayor estabilidad de precios”, explican los economistas Jonathan Heath y Sergio Martín en el artículo ‘El salario mínimo. Un recuento del debate público’.

“México tiene un verdadero rezago del salario mínimo, siempre sale mal pareado. En términos de justicia el salario mínimo exacerba la desigualdad. Básicamente es un tema de justicia distributiva. Este es justo el momento adecuado para hacerlo porque ningún partido político se lo puede atribuir”, comentó Marcelo de la Jara, director del programa de crecimiento económico y mercado laboral del Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

En este sentido Rubio indicó que los ajustes al salario mínimo deben realzarse de manera periódica, para evitar aumentos agresivos.

(Fuente: Alto Nivel)

4 nuevas obligaciones que ya tienes que cumplir ante el SAT

La factura electrónica 3.3 será obligatoria a partir de diciembre, pero no es el único cambio que del SAT. Estos son los cuatro requerimientos que debes de cumplir para evitar sanciones.

Como ya es costumbre, este año el Servicio de Administración Tributaria (SAT) implementó algunos cambios y obligaciones tanto para personas físicas como morales y, de no cumplirlos, no podrán emitir facturas electrónicas, realizar deducción de impuestos o bien, podrán ser acreedores a sanciones.

Estos son los principales temas con los que ya tienes que estar al corriente ante el fisco para no enfrentar dolores de cabeza en las próximas semanas.

1. Factura 3.3

El fisco actualizó la versión de la factura electrónica 3.2 a la 3.3, la cual convive de manera optativa desde julio pasado y se volverá una obligación a partir del 1 de diciembre.  No obstante, los contribuyentes que utilizan la aplicación gratuita del SAT ‘Mis Cuentas’ se han llevado la sorpresa de que las facturas que emitan tienen que estar en la versión 3.3.

“El SAT ya actualizó su sistema y desde la aplicación gratuita solo se puede emitir facturas en la versión 3.3. El proceso para emitirlas es el mismo que la versión anterior, aunque hay algunos temas que causan dudas como el catálogo de productos”, comentó en entrevista Marco Antonio Erosa, CEO de Facturador.com, un proveedor de facturación.

En el anexo 20 de la miscelánea fiscal, el SAT publicó un catálogo de casi 60,000 productos que tienen que usar las personas morales para llenar las facturas.

Antes, cualquier negocio podía hacer una descripción de los productos que vendiera, pero ahora tiene que relacionar cada uno con alguno de los que contempla el catálogo, aunque en algunos casos, la lista del fisco no tiene el producto específico que vende el contribuyente, por lo que este último debe escoger el que se le

En los primeros nueve meses del año se emitieron 4.76 millones de facturas electrónicas, en todo 2016 la suma fue de 6.14 millones.  Por lo pronto, aquellos que no facturen en la aplicación del SAT o cuenten con los servicios de un proveedor autorizado, podrán seguir con la versión 3.3 por unos días más.

“En el caso de que no se cumpla hay multas, por no expedir, no entregar o expedir las facturas sin los requisitos se va a considerar una multa que puede ir de los 13,570 pesos a 70,580 pesos, para los RIF de 1,330 a 2,560 pesos”, explicó Virginia Ríos, integrante de la Comisión de Investigación Fiscal – Bosques del Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM).

Además de esas multas, si el contribuyente reincide, se puede hacer acreedor a que le clausuren el establecimiento de tres a 15 días.

2. El sello digital SHA-256

Otra de las sorpresas para quienes ingresan al portal del SAT a emitir sus facturas electrónicas, es que les pide el nuevo Certificado de Sello Digital (CDS) ‘SHA-256’, ya que este acompaña a las nuevas facturas 3.3.

El CDS es el sello con el que se firman las facturas electrónicas y tienen varios niveles de inscripción, antes se usaba el ‘SHA-1’ y el SAT migro al SHA-256, que tiene un nivel de seguridad mayor.

 Para evitar cualquier problema, los contribuyentes deben generar un CDS nuevo en la página del SAT, para lo que necesitarán su contraseña o firma electrónica.

3. Complemento de recepción de pagos

Para el caso de las personas morales una de sus nuevas obligaciones es emitir el complemento para la recepción de pagos, el cual se incorpora en la factura electrónica o CFDI (Comprobante Fiscal Digital por Internet.

Este debe expedirse por la recepción de pagos en parcialidades y en los casos en que se reciba el pago de la contraprestación en una sola exhibición, pero ésta no sea cubierta al momento de la expedición de la misma, incluso cuando se trate de operaciones a crédito y estas se paguen totalmente en fecha posterior a la emisión de la factura correspondiente.​​​

El complemento evita cancelaciones indebidas de facturas, falsas duplicidades de ingresos en facturación de parcialidades ​y además, el contribuyente sabrá si una factura ha sido o no pagada, según el fisco.

“Es un documento fiscal nuevo y también está provocando dudas de en qué momento se genera. Si uno genera una factura que me van a pagar en un solo pago pero en el futuro, el día que me la paguen tendré que generarlo, en donde relaciono con la factura que emití” explicó Erosa.

En el caso de que el pago se haga en varias exhibiciones, se tendrá que generar un CFDI por el valor total de la operación en el momento en que esta se realice, así como un CFDI por cada pago.

4. Ojo con tu outsourcing

En mayo pasado el SAT publicó un oficio en el que delinea su estrategia para fiscalizar las operaciones de subcontratación laboral o outsourcing derivado de la proliferación de este régimen laboral.

La autoridad busca evitar abusos por parte de los contratantes hacia sus empleados, así como prácticas de evasión fiscal y tener un mayor control de obligaciones. Para que estas empresas de subcontratación estuvieran al corriente con sus obligaciones, el SAT publicó a inicios de este año modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal para 2017.

La empresa que contrate los servicios de un outsourcing deberá pedirle la siguiente información:

  • Retención y entero del Impuesto Sobre la Renta (ISR) a cargo de los trabajadores subcontratados.
  • Expedición del CFDI de nomina a dichos trabajadores (a partir de 2014).
  • Haber efectuado el cálculo anual del ISR a dichos trabajadores conforme al artículo 97 de la Ley del ISR a partir de 2014.
  • Entrega a los trabajadores del subsidio para el empleo, en su caso.
  • Inscripción al RFC de dichos trabajadores, así como al IMSS y el pago de cuotas obrero patronales.

El oficio va dirigido a los administradores centrales y desconcentrados de auditoría fiscal, directores generales de fiscalización o de auditoría fiscal de entidades financieras quienes, además, deberán cerciorarse de que el IVA trasladado en dichas operaciones se encuentre efectivamente pagado en la cadena de proveeduría.

Salvo que haya algún decreto presidencial, esto entrará en vigor a partir del 1 de diciembre. El SAT también está diseñando un aplicativo informativo para que ahí se majen el cumplimiento de obligaciones que tienen los contratistas y contratantes, aunque todavía no está vigente, de acuerdo con la especialista del CCPM.

Las empresas que contraten servicios de firmas de outsourcing deberán asegurarse de que éstas cumplan sus obligaciones fiscales, ya que no podrán deducir los gastos que les generen.

“Además, les va a costar 30 por ciento de ISR, 10 por ciento más de PTU e incluso va a disminuir las utilidades para repartir a sus socios. Pero para la empresa de outsourcing no hay sanción que se haya provisto en el Código Fiscal de la Federación”, dijo Ríos.

¿Y que gana el contribuyente?

Los especialistas consultados coincidieron en que estas acciones del SAT van encaminadas a tener una mayor fiscalización sobre los contribuyentes, ya que el fisco se hace de una mayor información que pude cruzar vía electrónica para detectar irregularidades.

“El origen es mejorar la calidad de la información y homologar con los catálogos del SAT y así aumentar la fiscalización vía electrónica”, comentó Erosa.

De enero a septiembre de este año, el SAT recaudó 4,685 millones de pesos por 5.54 millones de acciones para la vigilancia de cumplimiento, que van desde correos electrónicos, mensajes de texto, llamadas, requerimientos, por mencionar algunos, que implican una baja inversión.

(Fuente: Alto Nivel)