5 Básicos que debes saber para entender el reparto de utilidades

Entre mayo y junio los trabajadores deben recibir una parte de las ganancias que obtiene la empresa donde laboran, pero no en todos los casos aplica este derecho.

 

Entre mayo y junio los empleados deben recibir una parte de las ganancias que obtiene la empresa donde laboran, pero no en todos los casos aplica este derecho.

Antes de preguntarte en qué gastar ese dinero extra, seguramente tendrás algunas dudas, desde si te tocan utilidades hasta qué hacer en caso de no recibirlas.

Entre los primeros requisitos para recibir ese recurso es necesario que el empleado haya laborado al menos 60 días en su centro de trabajo, y que las utilidades netas de éste sean de 300,000 pesos o más, según su declaración anual. Además, el centro de trabajo debe tener más de un año en funcionamiento.

No todos los trabajadores las reciben durante el mismo período, pues dependerá del tipo de empleador por el que estés contratado:

  • Si es una empresa o persona moral, se deberán pagar antes del 30 de mayo.
  • Si se trata de patrones o personas físicas, se deberán pagar antes del 29 de junio.
  1. ¿DE A CUÁNTO NOS TOCA?

La Comisión Nacional para la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de las Empresas establece que las firmas o patrones deben distribuir el 10% de sus utilidades entre sus trabajadores y para calcular el monto que le corresponde a cada uno se debe tomar en cuenta:

  • Los días trabajados: contando incapacidades, periodos de maternidad, vacaciones, permisos y feriados. No se considera el tiempo extra, gratificaciones, primas o cualquier otro derivado de su trabajo.
  • El nivel de ingresos: en caso de ser variable se tomará como cuota diaria el promedio correspondiente al total percibido durante el año.
  • Para empleados de confianza: se tomará como salario tope la base del reparto de utilidades y el resultante de sumar 20% al salario del trabajador sindicalizado o de base de más alto salario.
  1. NO TODOS LAS RECIBEN

Desafortunadamente, si eres uno de estos trabajadores, no gozarás de este derecho:

  • Trabajadoras y trabajadores domésticos.
  • Directoras y directores de empresas.
  • Administradoras y administradores.
  • Gerentes generales.
  • Profesionistas, artesanos, técnicos y otros que presten sus servicios mediante el pago de honorarios.

Además, estas empresas e instituciones quedan exentas de repartir utilidades:

  • Empresas de nueva creación durante su primer año de funcionamiento.
  • El Instituto Mexicano del Seguro Social.
  • Instituciones públicas descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia.
  1. PARA LOS DE OUTSOURCING

Si estás contratado por subcontratación u outsourcing, la Junta Conciliación y Arbitraje estipula que el pago está a cargo de la firma de que te subcontrata.

  1. PARA LOS EMPLEADORES

Dado que es una obligación de ley del patrón pagar utilidades a sus trabajadores, salvo las excepciones mencionadas, de no cumplir pueden ser acreedores a una multa que va de los 50 a los 5,000 salarios mínimos vigentes, según lo señalado por la Ley Federal de Trabajo.

Si los trabajadores no reciben su pago o lo obtienen de forma incompleta tienen un año a partir del día siguiente de la fecha límite establecida para reclamarlo ante la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo, la cual ofrece asesoría gratuita para lograr una conciliación entre la compañía y el trabajador.

En caso de que la firma se niegue a hacer el reparto, la Profedet proporciona al empleado un abogado que llevará de manera gratuita el caso.

  1. ¿RECIBÍ LO JUSTO?

Los trabajadores tienen derecho a obtener una copia de la declaración del ejercicio fiscal que presentó la empresa, de acuerdo con el artículo 121 de la Ley Federal del Trabajo.

Además, la empresa convocará a la integración de una comisión mixta para elaborar el proyecto que determine el reparto individual de cada trabajador, las bases bajo las que se repartirán las ganancias, y para que fije dicho proyecto en todos y cada uno de los establecimientos que formen parte de la empresa.

La comisión será designada por la firma y no hay un límite de miembros.

 

(Fuente: Expansión)

4 consejos para proteger a tu Pyme

Ante los diversos retos que representa tener una empresa, estos 4 consejos podrían ser de gran utilidad.

 

En México, las pequeñas y medianas empresas (Pymes) son el motor de la economía nacional, pues generan el 72 por ciento del empleo y 52 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Sin embargo, estas empresas son también las más vulnerables.

Del universo de empresas que existen en nuestro país, 10 mil 917 son grandes empresas. En contraste, hay 3 millones 952 mil 422 microempresas, 79 mil 367 empresas pequeñas y 16 mil 754 empresas medianas, de acuerdo con la última Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (ENAPROCE)

Todas las empresas son susceptibles de riesgos, ya sea internos o externos, que pueden afectar su estabilidad financiera. Por esta razón, cada vez más emprendedores mexicanos buscan contar con instrumentos o estrategias que los ayuden a resguardar el futuro de sus negocios.

Las Pymes pueden verse más afectadas, al tener menos capital o acceso a financiamiento. Es por eso que estos son cuatro consejos te podrán ayudar a dar el primer paso en la protección de tu negocio:

  1. La preparación es muy importante

Tómate un tiempo para analizar qué conocimientos te podrían ayudar a iniciar o a mejorar tu empresa, ya sean aspectos financieros, de administración o habilidades específicas del giro de tu negocio. Siempre podrás encontrar libros o cursos en línea gratuitos para hacer crecer tu negocio o diversificarte.

  1. Separa tus finanzas

Tal vez por el entusiasmo de emprender o por una falta de valoración del riesgo, algunos empresarios ponen todos sus bienes personales para capitalizar sus negocios. No obstante, es importante contar con cierta estabilidad económica que te permita tener la tranquilidad de que cuentas con un respaldo. Incluso, es recomendable tener cuentas bancarias separadas, una para tu dinero, ese que te gastas en ti y en tu familia, y otra cuenta para manejar el capital de tu negocio.

  1. Revalora el capital humano

El mayor recurso de cualquier empresa es el talento de sus colaboradores, por lo que cuidarlo y hacerlo crecer debe ser una preocupación clave de cualquier emprendedor. Si los colaboradores no hacen bien su trabajo, la empresa no funcionará por más esfuerzo o dinero que se invierta en ella. Es por esto que los empleados deben sentirse valorados, estar motivados y recibir capacitación apropiada y continua para que la empresa crezca.

  1. Protégete ante imprevistos

El pago de un seguro te ayudará a enfocarte en lo que verdaderamente importa: hacer crecer tu empresa. En este contexto, un seguro de Propiedad y daños patrimoniales puede ser la diferencia entre recuperarse de un evento desafortunado o perderlo todo de un momento a otro.

Por otro lado, un seguro de Accidentes personales de empleados también es una excelente opción para dar una cobertura total a tus trabajadores, protegerlos a ellos y, a la vez, a tu proyecto. Nunca estamos exentos de sufrir un accidente, de la magnitud que sea.

En el caso de los seguros, como de todos los servicios que adquieras, lo más importante es encontrar uno que se adapte a las necesidades de tu negocio.

Las micro, pequeñas y medianas empresas son el motor y corazón de la economía nacional, por lo que es importante blindaras con herramientas que les permitan hacer frente a cualquier imprevisto.

(Fuente: El Financiero)

¿Es posible calcular la prima de antigüedad con la UMA?

El Lic. Hugo Raúl Carrizosa Velázquez da su propia opinión con respecto a usar la UMA para el cálculo de la prima de antigüedad.

  • Antecedentes:

El decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación en enero de 2016, fue parte de una política que se había venido gestando desde tiempo antes, a fin de desindexar al salario mínimo.

Como antecedente, el salario mínimo era utilizado como unidad de referencia para establecer montos para trámites, multas e impuestos, así como para fijar variaciones en los créditos que se otorgaban bajo esta modalidad.

La desindexación consiste en desvincular el salario mínimo como unidad de referencia para ese pago de cuotas y contribuciones, es decir, que el VSM (Veces Salarios Mínimo) ya no es la unidad de medida, sino que estos ahora son determinados de manera independiente del mismo, creándose así la Unidad de Medida y Actualización (UMA), que reemplazó al salario mínimo como la unidad de referencia.

Lo que ocurría antes de la desindexación es que, si el salario mínimo aumentaba, automáticamente aumentaban en forma proporcional las multas, pagos y contribuciones en general, y así se disparaba la inflación, provocando que en realidad se perdiera poder adquisitivo pues, aunque el salario mínimo aumentara en términos nominales, en términos reales se veía disminuido por la inflación.

Así, la última finalidad de la desindexación, del salario mínimo, es evitar una espiral inflacionaria que no tenía fin.

  • Opinión:

Los lineamientos para la regulación y monto del salario mínimo, están fijados por la Ley Federal del Trabajo, debido a que esta Ley es la reglamentaria del artículo 123 Constitucional; es decir, pormenoriza todo el contenido de este artículo.

En la parte o fracción que fue reformado el artículo 123, por efectos del Decreto de enero de 2016, únicamente se hizo referencia a las características del salario mínimo, agregándose que no podrá ser utilizado como índice, unidad, base, medida o referencia para fines ajenos a su naturaleza.

Asimismo, la Ley Federal del Trabajo, no fue ni ha sido modificada con motivo de esa reforma, por lo que actualmente, el cálculo de la prima de antigüedad se sigue calculando con base en la regla de que se paga con salario nominal, siempre y cuando dicho salario no exceda el doble del salario mínimo; en cuyo caso, se paga con el monto del doble del salario mínimo, con fundamento en los artículos 162, 485 y 486 de la Ley Federal del Trabajo.

La explicación es muy sencilla atendiendo a la literalidad expresa de la Ley, en la cual no cabe ninguna interpretación, puesto que es claramente la norma vigente hasta el día de hoy.

El alcance del decreto de 2016 es única y exclusivamente para evitar que, el salario mínimo, se siga utilizando como unidad para formar equivalencias, en cuanto a pago de obligaciones y supuestos previstos en las leyes, tal como lo precisa el artículo transitorio del decreto.

En nuestro caso, tratándose del cálculo de prima de antigüedad, sí es un fin completamente intrínseco a la naturaleza del salario mínimo, no aplica el Decreto referido, máxime que en este caso no se está considerando al salario mínimo como unidad, sino que es el doble del mismo el que sirve para generar un parámetro salarial en el pago de una prestación determinada.

Además, es oportuno mencionar que la UMA no puede aplicarse al pago de la prima de antigüedad, simplemente por el hecho de que, al ser inferior al salario mínimo general ($80.60 vs $88.36 actualmente), generaría un pago inferior al que le corresponde al trabajador, con lo que se estarían violentando varias normas jurídicas laborales elementales, como son, prohibición expresa a aplicar retroactivamente alguna Ley a una persona, disminución de prestaciones, etc.

En conclusión, mientras no se reforme la Ley Federal del Trabajo, la UMA no puede emplearse para el cálculo de la prima de antigüedad.