5 trucos para tener dinero

Te compartimos algunos secretos que probablemente no estés aplicando ahora. Pero que sin duda te ayudarán a ahorrar tu dinero de una manera útil y fácil.

Leer más

16 cambios mentales para tener una vida más feliz, rica y exitosa

Los optimistas ven oportunidades que son invisibles a los pesimistas.

 

Todos estamos buscando ese elixir exclusivo que nos ayudará a incrementar nuestra riqueza, tener éxito y vivir una vida de felicidad y paz. ¿Quién no quisiera encontrar la forma de tenerlo todo?

Parte de la razón por la que todas esas cosas son difíciles de lograr es que nunca definimos realmente cuál es nuestro propósito en la vida. No nos conocemos realmente, así que no terminamos de entender lo que nos hace felices. Y realmente no queremos hacer el trabajo duro para llegar ahí.

No hay una fórmula mágica para hacer que todas estas cosas sucedan, pero si estás dispuesto a abrir tu mente y a dedicarle tiempo y esfuerzo puedes lograr casi cualquier cosa. Aquí hay 16 formas en las que puedes obtener éxito, riqueza y felicidad para vivir tu mejor vida.

  1. Visualiza la vida que quieres

Pregúntate a ti mismo si estás construyendo tu vida de forma que te haga feliz. Y si no lo estás haciendo, ¿a qué se debe? ¿Qué te está deteniendo? Es momento de hacerte responsable de tu vida. Todo lo que logres o no logres es resultado de tu actitud, comportamiento y hábitos. Piensa en cómo se vería tu vida ideal con lujo de detalles. Deja de poner pretextos y empieza a visualizar lo que quieres.

  1. Deja fuera lo que no es importante

Deja de intentarlo todo. Mejor empieza a recortar las cosas que no son importantes, las cosas que te distraen y que te agobian de manera innecesaria y te roban tiempo. Estas cosas están evitando que logres tus objetivos.

No permitas que tu mente se enlode con proyectos o cosas por hacer que no te importan realmente. Pregúntate a ti mismo por lo que te preocupa. ¿Qué te hace sentir mal? ¿En qué estás desperdiciando tu tiempo? Deja fuera las cosas que estén dañando tu cuerpo, mente o corazón.

  1. Enfócate en lo importante

Para ser feliz y exitoso en la vida primero tienes que decidir lo que quieres y luego, ir por ello. Elige un puñado de cosas que valores y que quieras que sean el punto focal de tu vida.

¿Qué es lo que realmente te importa? ¿Qué compromisos son los más importantes? Necesitas desarrollar una visión clara de cuáles son los objetivos más importantes de tu vida, lo que quieres lograr y luego enfocarte en esas cosas hasta que las obtengas.

  1. Da rienda suelta a tu fuerza interior

Para darte cuenta de cuál es tu verdadero potencial, debes entender todo lo que eres, todos tus talentos y habilidades, todas tus fallas y vulnerabilidades. Debes dar rienda suelta a tu fuerza interior. Es momento de abrir las cortinas y ver qué es lo que te ha estado deteniendo. Necesitas reconocer tu temple interno.

Tienes más fortaleza, coraje y resistencia de la que crees. Date cuenta de que eres capaz de muchas más cosas. Deja de permitir que el miedo tome las decisiones y siéntete cómodo en tu propia piel.

  1. Ponte en acción y construye tu autoestima

Cuando se trata de ser exitoso y construir riqueza, la auto confianza puede estar más relacionada con tu habilidad para prosperar que cualquier otra cosa, incluso más que tus capacidades. Y una de las mejores formas de construir tu autoestima es poniéndote en acción.

Deja de intentar ser perfecto, sólo sigue avanzando. Incluso si fracasas, eventualmente tendrás éxito si sigues avanzando. La clave es hacer ajustes y ponerte en acción de manera consistente. Todo ese trabajo duro crea autoestima que te ayuda a mantener tu impulso.

  1. Despégate de las malas situaciones

Demasiadas veces nos permitimos engancharnos en malas situaciones o nos ahogamos en negatividad. Nos atoramos en la vida y no sabemos cómo liberarnos para perseguir nuestros sueños.

Para encontrar la felicidad en la vida tienes que aprender a enfrentar tus miedos y empezar a hacer cambios. Puedes empezar con un pequeño paso en la dirección correcta. Si puedes sacar tu fuerza interior, logras impulsarte y lograr hasta lo imposible.

  1. Recibe las gratificaciones tardías

Instintivamente queremos evitar el dolor y buscar el placer, pero para tener éxito, crear riqueza y ser felices necesitamos aceptar la incomodidad a corto plazo para trabajar en nuestros objetivos a largo plazo. Debemos entrenarnos a nosotros mismos para recibir las gratificaciones tardías para lograr las cosas que realmente queremos en la vida.

Todos los objetivos importantes en la vida como ahorrar dinero, crear relaciones, construir una carrera y mantener nuestra salud requieren una gratificación tardía. Aprende a ver el cuadro completo antes de hacer algo de lo que después puedas arrepentirte.

  1. Crece más allá de ti mismo

Nunca vas a ser exitoso, rico y feliz si vives una vida aburrida, simple y carente de inspiración. Si quieres vivir una vida extraordinaria tienes que aprender a ponerte a ti mismo en situaciones incómodas y raras.

Necesitas salir de tu zona de confort y abrirle la puerta a lo desconocido. Las nuevas experiencias y el hecho de exponerte a ti mismo de formas inesperadas te darán información valiosa. Tendrás que aprender a confiar en ti mismo, esto te permitirá crecer más allá de tus limitaciones auto impuestas.

  1. Sé compasivo con los demás (y contigo mismo)

Mostrar compasión a otros significa mostrar que te importa y ser amable con los que son menos afortunados que tú. Significa ser sensible, tolerante, amable y generoso con los que te rodean.

Los estudios demuestran que los que dan a los demás tienen niveles de felicidad más altos y tienden a tener una mejor salud. Esto también puede ayudarte a crear vínculos y a construir relaciones con los demás, aumentando tu autoestima. Cuando practicas la compasión y la generosidad con otros, también te estás recordando ser amable contigo mismo y esto crea la expectativa de que los demás lo serán también.

  1. Construye habilidades sociales

La habilidad para conectar e influir en otros es básica para el éxito, incluso para encontrar trabajos bien pagados y para construir relaciones significativas. Las habilidades sociales, incluyendo ser capaz de comunicarte claramente y de relacionarte con otros, son extremadamente valiosas en el campo laboral.

Los puestos competitivos y bien pagados, todos ponen las habilidades interpersonales al inicio de la lista… Es una de esas cosas que requiere que un humano se involucre y que no pueden ser automatizadas. Si tienes problemas con las habilidades interpersonales, hay formas de mejorar esas destrezas y de desarrollar tu inteligencia emocional.

  1. Enfócate en el viaje

El viaje hacia lograr tus objetivos puede ser tan importante como el hecho de lograrlos. Sí, tus objetivos son cruciales, pero no subestimes la importancia del viaje en sí mismo y de todo lo que aprenderás en el camino. Puede ser que tus objetivos cambien, porque puede ser que tú cambies.

Y eso está bien, de hecho, puede esperarse. Pero la vida no trata sólo de llegar al final, si no nos perderíamos todo lo bueno que hay en medio. La felicidad y la satisfacción vienen de vivir una vida que tenga significado para ti, en cada paso del camino. Recuerda disfrutar el momento y valorar los recuerdos que vas haciendo.

  1. Invierte en ti mismo

Esto no sólo significa gastar dinero mejorando tu educación o aumentando tus habilidades profesionales, aunque todo eso es importante también. Invertir en ti mismo también significa darte el tiempo de mejorar y de permitirte crecer como persona.

Date tiempo para soñar despierto, para crear hábitos saludables y cuidarte. Aprende algo nuevo, algo loco o interesante que siempre hayas querido aprender pero que nunca te diste el tiempo. Date la oportunidad de ser bueno contigo mismo.

  1. Deja de compararte con los demás

Está en nuestra naturaleza humana evaluarnos, para ver cómo somos en relación con los demás. Pero usar a los otros como medida nos llevará a tener una baja autoestima, sentimientos de envidia y a no valorarnos.

Nunca serás mejor que los demás en todos los sentidos, y compararte constantemente no te ayudará a lograr tus objetivos, sino que puede desmotivarte. Mejor busca lo que quieres lograr y enfócate en convertirte en la mejor versión de ti mismo.

  1. Trabaja para aprender

La gente rica y feliz hace del aprendizaje una prioridad, por encima de trabajar por dinero. Si siempre estás trabajando para mejorar tus habilidades, aumentar tu conocimiento y profundizar en tu entendimiento, estarás cien por ciento comprometido con lo que estás haciendo.

Serás más productivo y más exitoso y tu mente se mantendrá estimulada y flexible. Asegúrate de enfocarte en aprender por el simple hecho de tener más valor, así tu conocimiento puede aplicarse, y no sólo enfocarte en lo que es entretenido.

  1. Practica la gratitud

Pasar algunos minutos al día practicando la gratitud puede aumentar tus sentimientos de bienestar, felicidad y resiliencia ante el estrés. También ha demostrado ayudarte a ser más eficiente en el trabajo, aumentando tus capacidades para tomar decisiones y tu productividad.

La gratitud nutre la fortaleza mental durante los momentos difíciles y te ayuda a apreciar y a tener relaciones más profundas. Puedes practicar la gratitud tomándote unos minutos para notar y reflexionar sobre las cosas que agradeces en tu vida.

  1. Haz que sea divertido

Encuentra pequeñas formas de hacer que la vida sea divertida todos los días. Usa una camiseta divertida. Habla con gente que no conoces. Come en un lugar diferente. Pero más allá de eso, encuentra formas de sorprenderte, a ti y a los demás. Di sí a las cosas a las que normalmente dirías que no.

Deja de preocuparte por las cosas que no puedes cambiar y deja hacer que todo sea serio o solemne. La vida nunca será perfecta, pero puede ser muy divertida. Aprende a vivir al máximo y date la oportunidad de florecer.

(Fuente: Entrepreneur)

El período de prueba en un trabajo

Las apariencias engañan. ¿Cuántas veces has pensado haber pasado un período de prueba en la empresa que postulas? Y resulta que algo paso y no quedaste. ¿Sabes qué es y si es obligatorio? Leer más

15 estrategias para fomentar el trabajo en equipo

Daniel Colombo

Master Coach especializado en CEOs, alta gerencia, profesionales y equipos de trabajo.

 

Las empresas y organizaciones de todo tipo solamente pueden crecer a través del trabajo en equipo. Esta sinergia bien conducida produje un resultado virtuoso no sólo para la compañía, sino que enriquece desde adentro a cada colaborador, aprendiendo del proceso, entendiendo las diferencias, flexibilizando paradigmas y ayudando a cambiar creencias limitantes.

Cuando el desafío es fomentar el espíritu de equipo es fundamental delinear un plan sólido, consistente y sostenido para que se puedan visualizar los resultados. Los esfuerzos aislados no generan la pregnancia e impacto necesarios, por eso muchas iniciativas fracasan.

Si necesitas desarrollar un equipo cohesionado, con alta motivación, enfocados en los resultados y, a la vez, en el bienestar dentro de la organización y fuera de ella, estas quince estrategias pueden ayudarte. Hay que eslabonarlas, como si fuese una cadena fuerte, íntegra y consistente para que, paso a paso, se construya la transformación que necesitan:

  1. Mejora la comunicación

Se suele dar mucha importancia a la imagen pública de un proyecto o empresa; sin embargo, se descuida la interna, que es la salvia que los nutre. Diseña un plan donde la mejora del diálogo y todas las instancias sea tan potente que nadie diga “yo no me enteré” y todos pasen a expresar “estoy orgulloso de ser parte”.

  1. Sostener instancias de feedback

Esta es una herramienta fundamental para retroalimentar cada momento con devoluciones que permitan la mejora continua. Recuerda que feedback no es sólo hablar, sino que se ratifica mediante los pequeños gestos cotidianos.

  1. Mentoreo interno

Está demostrado que lo que se practica se aprende mejor. Busca aquellas personas con más experiencia en un campo y diseña un programa para inducir a otros, y viceversa. Promueve el intercambio entre generaciones, y verás cómo muchos de los problemas de brechas se van encaminando.

  1. Conoce los problemas y encauza soluciones

Los líderes y responsables necesitan sentarse arriba de las dificultades, y ser los facilitadores. En la práctica, muchos suelen ser “complicadores” de las cosas. Este cambio de actitud es decisivo.

  1. Pide opiniones

Otro problema organizacional frecuente es considerar que el pedir opiniones sobre temas cruciales está mal visto, porque algunos pueden pensar que pierden poder o que mostrarán su desconocimiento. Nada más alejado: esta actitud de apertura para entender y aprender refuerza el espíritu del líder, y se transmite capilarmente a toda la empresa.

  1. Cuenta con espacios de reflexión

El hacer en el trabajo es fundamental; sin embargo, es importante incorporar espacios para pensar. Module segmentos por equipos, todos juntos, y por líneas de conducción, dedicados específicamente a desarrollar herramientas de auto análisis organizacional que, una vez aprendidas, pueden ser auto facilitadas. A la vez, ayudarás a cada colaborador para que las incorpore en su vida.

  1. Crea proyectos especiales

Pocas cosas hay tan motivantes como invitar a salir de la rutina. Desarrolla equipos con personas de distintas áreas en pos de un objetivo concreto; establece un tiempo y una meta, y brinda tu apoyo para que lo lleven adelante. Observa cómo aumenta su motivación.

  1. Conecta a las personas con su verdadera pasión

Muchos recursos humanos pueden estar desmotivados por no hallar su lugar dentro del proyecto. Bucea, dialoga y mira profundo para ver qué los entusiasma. Conecta esa pasión con lo que están haciendo en el trabajo, y verás cómo solucionas varios problemas al mismo tiempo.

  1. Programa capacitaciones de habilidades blandas

Dentro del programa de formación, las organizaciones de hoy necesitan reforzar las habilidades que se rigen más por el hemisferio derecho del cerebro (como la comunicación, empatía, propósito, misión, visión, valores). Lo ideal es balancear el entrenamiento entre lo duro y lo blando, para generar una experiencia más completa en cada colaborador.

  1. Realiza un programa de coaching grupal

La formación de líderes internos es decisiva para las empresas que quieren ser sostenibles en el tiempo. Trabaja con un coach profesional y que tenga al menos diez años de experiencia. Hay cientos de dinámicas organizacionales de alta efectividad para implementar.

  1. Desarrolla herramientas de medición

Sin importar el tamaño de tu organización, la medición de resultados es esencial para saber dónde están parados. Además, permite cuantificar incluso lo intangible llevándolo a parámetros claros para saber cómo orientar las inversiones de desarrollo de los equipos.

  1. Reconoce los logros

Algo tan sencillo y dejado de lado es tomarse el tiempo para reconocer el esfuerzo y el mérito. Acércate a los colaboradores, dialoga, felicítalos en público; ten gestos simbólicos, ya que aumentarán sensiblemente la autoestima de las personas.

  1. Afianza los desafíos

Plantearse grandes metas es estratégico como parte de guiar y conducir equipos. Siempre es mejor tener un sueño grande, y bajarlo a pequeños pasos consecutivos para conquistarlos. De paso, enseñas a cada persona cómo puede lograr en su vida lo que se propone aplicando el mismo método.

  1. Establece metas y dales seguimiento

Relacionado con lo anterior, como líder debes dar seguimiento no sólo a lo que delegas, sino a las metas que se han propuesto como equipo. Mantén reuniones cortas y efectivas; evita la dispersión; reconduce la energía cuando se desvía y vuelve al foco una y otra vez.

  1. Detecta los agentes de cambio

En todo equipo hay personas que brillan con luz propia. Son los agentes de cambio que no necesitan de un título en su tarjeta personal para mantenerse motivados. Trabaja con ellos en forma especial; conduce esa energía constructiva y anímalos a proyectarla hacia el resto. Piensa en estas personas en términos de presente y de futuro para formar el cuadro de líderes que pueden surgir desde dentro, y así, generar un círculo virtuoso interno que dará aún más fuerza a tu empresa.

 

(Fuente: Entrepreneur)