Así son las juntas de Amazon, Google, Tesla y otras grandes empresas

Las reuniones son un componente fundamental de la vida de una empresa porque le ofrecen a tus empleados, tus activos más importantes, la oportunidad de saber lo que están haciendo todos y hacer estrategias en un contexto de colaboración.

Sin embargo, si tus juntas no te están dando resultados fuertes, o si terminan siendo una pérdida de tiempo, esto podría tener un efecto catastrófico en tu negocio y en la moral de tus empleados. ¡Las juntas tienen que mantenerse a raya! Aquí te dejamos 5 formas para mejorarlas y hacerlas más eficientes:

1. Tesla & Space: preparación minuciosa

Puede que Elon Musk sea el emprendedor más conocido del planeta, y sus entrevistas relajadas pueden disfrazar su actitud totalmente enfocada a los negocios. Según lo que un ex-empleado de Tesla dijo a Quora, Musk exige que todos sus empleados tengan una preparación minuciosa antes de que inicien las juntas. “Cuando nos reuníamos con Elon, íbamos preparados, porque si no lo hacías, te lo hacía saber. Si te hacía preguntas y no sabías la respuesta por falta de preparación bueno… buena suerte” escribió.

2. Amazon y Apple: cambia el tamaño de la reunión

¿Sabías que Jeff Bezos tiene una regla de las dos pizzas? Una de sus obsesiones es el pensamiento grupal, así que siempre se asegura de que las reuniones sean lo suficientemente pequeñas como para que todos puedan aportar. ¿Dos pizzas no son suficientes para alimentar a todos? Invitaste demasiada gente.

Steve Jobs tenía una actitud similar en Apple. Intentaba invitar únicamente a la gente necesaria, y era conocido por pedirle a la gente que se fuera cuando no sabía para qué estaban ahí. El libro Insanely Simple: The Obsession That Drives Apple’s Success, de Ken Segall, lo detalla así:

“Sus ojos se fijaron en la única cosa que había en la habitación que no encajaba. Señalando a Lorrie, le dijo: ‘¿Y tú quién eres?’

“Lorrie se intimidó un poco por el señalamiento, pero tranquilamente explicó que la habían invitado porque estaba involucrada en algunos proyectos de marketing que se discutirían en la junta. Steve la escuchó. Lo procesó. Y luego, en un gesto sumamente simple, le dijo ‘No creo que te necesitemos en esta junta Lorrie. Gracias”. Luego, como si esa interrupción no hubiera pasado -y como si Lorrie no existiera- continuó con su reunión”.

3. Apple y Facebook: Intenta con agendas rígidas o relajadas

Steve Jobs solía entrar a una junta, platicar un poco si andaba de buenas y llevar la reunión como un flujo libre de actualizaciones y pendientes. Él decía lo que consideraba relevante y sus empleados iban señalando cuestiones relevantes. Esto, en completo contraste con las juntas que lleva Sheryl Sandberg en Facebook.

Sandberg establece una agenda rígida para cada una de sus juntas y va tachando cada punto de su lista conforme avanzan. Si la lista se termina antes que el tiempo que había establecido para la reunión, ahí terminan. Aunque algunas empresas se benefician más de un formato libre en el que puedan fluir nuevas ideas, Facebook parece sobrevivir sin la plática extra.

4. Microsoft y Yahoo: cambia la longitud de las juntas

Al CEO de MicrosoftSatya Nadella, le gusta tener reuniones de cuatro horas con su equipo líder, porque cree que el hecho de tenerlos a todos en la misma página es vital para la salud de la empresa. Esto es lo opuesto a lo que hace Marissa Mayer, CEO de Yahoo! y ex-empleada de Google, a la que le gusta tener 70 reuniones cortas a la semana, juntas que duran 5 o 10 minutos.

Marissa cree que esas micro juntas hacen que las cosas siempre estén enfocadas y orientadas hacia encontrar soluciones. Si esto no te convence de hacer reuniones más cortas, piensa en que Hugo, la empresa de software de notas de reuniones, hace que el tiempo total de sus juntas no exceda las cuatro horas a la semana

La longitud de las juntas termina siendo la que los directivos consideren más efectiva para mantenerse al tanto de lo que está sucediendo en sus empresas. Algunas empresas podrán responder mejor a periodos extremos de reuniones.

5. Google: elige a un tomador de decisiones

Cuando en 2011 Larry Page se convirtió en CEO de Google por segunda vez, envió un correo a toda la empresa explicando cómo planeaba tener juntas más efectivas. Una de sus reglas clave fue asignar a una persona que sería el tomador de decisiones. Esta persona sería responsable de llegar a una conclusión en la junta y de decidir el camino que se seguiría. Si la reunión no requiere de una decisión, entonces no había punto de tenerla.

Esta puede ser una regla sorprendente, porque no deja espacio para las típicas juntas de pendientes. Pero, ¿será que las empresas pueden sobrevivir sin este tipo de juntas? Después de todo, hay tanto software disponible para administrar tareas (Asana o Monday) que estar supervisando los procesos ya no es una necesidad.

Conclusión

Tus empleados son tu valor más importante, así que asegúrate de que las juntas laborales no desperdicien su tiempo. Ofréceles un objetivo claro y compárteles la agenda días antes para que puedan prepararse. No te distraigas durante la junta y termínala diciendo lo que necesitas y lo que ya se decidió. También recuerda compartir tus notas con los demás a través de un correo o una herramienta colaborativa.

No tengas miedo de experimentar con nuevos estilos: la cultura laboral de tu empresa puede requerir un estilo único y original.

Fuente: Entrepreneur

13 maneras de combatir el síndrome del “burnout”

El desgaste profesional (mejor conocido como síndrome del burnout) puede afectar a cualquiera.

Ya sea que dirijas un negocio, tengas un trabajo empresarial estresante o simplemente, te esté costando cumplir con las demandas de los amigos, familiares y la vida laboral, estás expuesto a padecer burnout.

Te dejo 13 métodos poco convencionales que me ayudaron a superar el desgaste.

1. Ve caricaturas
Ya sé que parece tonto porque precisamente el problema es que ya no tenemos 10 años, pero créeme, ver caricaturas fue una parte importante en mi camino para superar el cansancio y el hartazgo. Cuando prendía la televisión, me permitía regresar a la niñez y olvidarme del estrés para tener una mejor perspectiva de la vida. Tal vez las caricaturas no son lo tuyo, pero la esencia del consejo es que busques algo que de niño te emocionaba. Verás cuánto te ayuda.

2. Pregúntate cómo
Otra manera maravillosa de superar el burnout es dejar de decir “No puedo” y empezar a preguntar “¿Cómo?”. No digas “No puedo manejar esto”, mejor di “¿Cómo puedo manejar esto?”. Este pequeño cambio te pone en un mucho mejor lugar mental para desarrollar la creatividad, resolver problemas y a seguir adelante, sin importar que tan estancado te sientas.

3. Usa hábitos
Los hábitos son una gran herramienta para combatir el hartazgo porque te ayudan a reducir el proceso consciente de tomar decisiones. Cosas como comer sanamente y hacer ejercicio suelen ser las primeras que desaparecen cuando te sientes muy estresado, a menos que sean hábitos tan incrustados en tu vida diaria que ya los hagas sin pensar.

4. Divide tus metas grandes en pequeños objetivos
A veces, el burnout surge cuando la meta a la que queremos llegar es demasiado grande. En lugar de dejar que esto te estrese, tómate el tiempo para fragmentar tus grandes planes en objetivos más manejables. De esta manera, verás que es mucho más fácil empezar a trabajar porque el tamaño de tus pendientes es menos atemorizante.

Tip extra: celebra estas pequeñas victorias cuando las termines. Date un pequeño premio, como una visita al cine o una cerveza con los amigos, y verás que acabarás tu gran meta antes de lo que creías.

5. Modifica tu ambiente de trabajo
No sé tú, pero para mí es imposible sentarme a trabajar en mi escritorio cuando me llega el síndrome de desgaste laboral. En lugar de perder el tiempo esperando a que te llegue la inspiración en un lugar que claramente no te está ayudando, sal y busca algo nuevo.

Si puedes, trata de trabajar desde otra parte. Si el clima lo permite, labora al aire libre o en una cafetería. A veces, el simple cambio de escenario puede ser refrescante y suficiente para combatir el cansancio.

6. Redefine el éxito
Muchas ideas para combatir el burnout buscan ayudarte a lograr a hacer más y más cosas, pero también puedes tratar otra perspectiva. ¿Qué tal si redefines el éxito? ¿Qué tal si empiezas a ver el proceso de completar el trabajo como algo tan disfrutable como llegar a la meta?

Tal vez te des cuenta de que ya tienes lo que quieres y que es momento de bajar un poco el ritmo de trabajo para disfrutar los frutos de tu esfuerzo, sin el desgaste que conlleva.

7. Solo haz tres cosas
Una de las mayores causas del hartazgo laboral es tener una lista de pendientes que esté permanentemente llena. Para combatir esto, primero debes forzarte a planear hacer solo tres cosas importantes cada día de trabajo. Puedes hacer más sí así lo deseas, pero tampoco se trata de presionarte. Esto te ayuda a priorizar mejor tus pendientes y te empuja a decir “no” cuando sea necesario. También te ayudará a no sentirte tan presionado, asumiendo que los puntos en tu lista de pendientes no sean cosas como “escribir un libro” o “abrir una nueva empresa”.

8. Busca una opinión externa
Muchas veces estamos tan adentro de nuestros problemas que no podemos encontrar una salida. Una perspectiva nueva – ya sea la de un amigo, consejero o familiar- puede ser definitoria al momento de desarrollar un plan saludable para salir de la situación que te agobia.

9. Encuentra desfogues creativos
Otra gran herramienta que me ayudó a vencer el cansancio laboral fue desarrollar nuevas aficiones. Sin importar cuál desfogue elijas, debes dedicarle tiempo. Si no tienes un pasatiempo, este es el momento perfecto para tratar de hacer algo que siempre habías querido probar pero que asegurabas no podías hacer.

10. Considera cambiar de empleo
Muchas veces, la misma compañía para la que trabajas puede ser el origen del burnout. Tal vez es momento de cambiar de empleo si crees que tu labor diaria se ha convertido en algo que simplemente ya no te gusta o que tu jefe o compañeros de área generan un ambiente tóxico.

11. Tómate un periodo para trabajar “menos”
Si puedes, reduce tus horas de trabajo o simplemente tómate unas vacaciones. Estas pausas te ayudan a reagruparte y enfocarte en lo verdaderamente importante.

12. Conoce cuándo es momento de presionarte

Conocer tus propias debilidades es fundamental cuando combates el cansancio. De hecho, no hay nada mejor para acabar con el burnout que presionarte para vencer una debilidad. Esto te ayudará a dejar de postergar.

13. No te rindas
El problema con el síndrome del burnout es que es diferente para todos. Lo que funcionó para algunos puede no ser la clave para ti, pero el secreto es nunca darse por vencido. Hay una versión sana, manejable y productiva de tu vida, solo toma algo de tiempo encontrarla. Así que sigue buscando e intenta nuevos cambios hasta que encuentres lo que te funcione. Nunca se sabe dónde o cuándo podrías encontrar la solución a tus problemas de productividad.

Fuente: Entrepreneur

5 formas para agradecer a tu equipo de trabajo

Es importante estar agradecido, pero también es necesario demostrarlo.

Estamos entrando en una etapa en la cual las retribuciones económicas comienzan a perder protagonismo (aunque no importancia) debido a la popularización del salario emocional. Por ello, una de las claves para retener a tu mejor talento es encontrar sus motivadores y explotarlos.

Decir “gracias” con más que sólo palabras

En el mundo laboral suele pensarse que no es necesario dar las gracias; sin embargo puede influir más de lo que se piensa. Al respecto, la Doctora Margarita Tarragona, Directora General de Positivamente, asegura en su blog que “el 80 % de los trabajadores dicen que ser apreciados los hace trabajar más, pero sólo el 10 % expresa gratitud en su trabajo cotidianamente”.

Y si te lo estabas preguntando, decir la palabra “gracias” es una excelente manera de mostrar tu aprecio por los miembros del equipo de trabajo, de reconocer su esfuerzo e impulsarlos a dar lo mejor de sí… Pero no es la única forma.

1. Haz pequeños cambios para ver grandes efectos

Compra una cafetera nueva, repara o renueva el mobiliario, pinta las paredes… Crea una atmósfera que haga sentir a tus colaboradores que trabajan en el mejor espacio y proporcionales todo lo requerido para aumentar su productividad y que su trabajo sea cada vez mejor.

2. Organiza actividades fuera de la oficina

Un rally, una comida en algún restaurante, la celebración de un proyecto importante en un bar… Selecciona una actividad que vaya de acuerdo con la filosofía de tu empresa y ¡pon manos a la obra! Además de ayudar a la relajación del equipo, les permitirá conocer más de sus compañeros fuera del contexto laboral.

3. Da regalos pequeños pero significativos

¿Qué te parece obsequiar tazas personalizadas para que todos disfruten su café? ¿O qué tal algún original adorno para el escritorio? Aunque si piensas que debe ser algo más serio, puedes optar por una pluma, una corbata o una pañoleta… Todo dependerá de tu presupuesto y la personalidad de tu equipo.

4. Otorga días libres

Después de trabajar arduamente, tu equipo merece un buen descanso. Por eso, bríndales la posibilidad de elegir cuándo tomar sus días libres; verás que volverán despejados y con mucha energía para trabajar.

5. Honor a quien honor merece

Reconoce las aportaciones de cada miembro y felicítalo públicamente. Cuando se abra una nueva vacante, ¡promuévelo! Recuerda que uno de los mejores motivantes es el trabajo bien hecho junto con las oportunidades de crecimiento y desarrollo.

Fuente: OCC Mundial

Así sabrá el gobierno si tu empresa te cuida del estrés (o te lo provoca)

Por ley, las empresas ya no pueden ser sitios que pongan en riesgo la salud mental de los empleados. Se busca evitar factores relacionados, principalmente, con las condiciones de trabajo.

En octubre de 2018, se publicó una nueva norma obligatoria, cuyo objetivo es evitar que los centros de trabajo se conviertan en una causa de padecimientos mentales para los empleados.

La regulación, identificada como Norma Oficial Mexicana (NOM) 035, fue diseñada por la Secretaría del Trabajo (STPS) para identificar, analizar y prevenir riesgos psicosociales en el ambiente laboral.

Los factores de riesgo psicosocial son aquellas situaciones laborales que generan reacciones físicas o mentales que influyen en la toma de decisiones que no favorecen una vida de equilibrio para el trabajador. Éstos pueden provocar (principalmente) trastornos de ansiedad, del ciclo del sueño y de adaptación, y estrés.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) explica que los factores psicosociales están relacionados, principalmente, con las condiciones de trabajo (el ambiente laboral, la asignación de tareas y factores de organización) y las reacciones de los trabajadores, que dependen de sus habilidades, necesidades, expectativas, cultura y vida privada.

La consultora Mercer explica que, para identificar las causas de riesgos psicosociales, se deben considerar tres esferas de riesgo en una empresa:

  1. Organización del trabajo: Se relaciona con lo habitual que es ver una mala distribución de la carga de trabajo, fechas límite no realistas, poca claridad de tareas, roles contrarios u órdenes contradictorias.
  2. Condiciones de trabajo: Las afectaciones se dan porque el trabajo implica condiciones físicas que demandan esfuerzos para adaptarse; por ejemplo: mucho ruido, mucho sol, mucho frío.
  3. Condiciones laborales: Contribuyen a crear riesgos psicosociales las condiciones como el trabajo informal, la inseguridad laboral, el empleo precario, la falta de opciones de crecimiento y los beneficios de seguridad social asimétricos.

Oídos abiertos a las quejas

Para evitar que las conductas nocivas en los centros de trabajo generen padecimientos mentales en los empleados, la NOM señala que los patrones tendrán la obligación de detectar a los trabajadores vulnerables a los riesgos psicosociales.

“Lo que busca esta NOM es establecer un piso mínimo de clima laboral, de cuidados de aspectos psicológicos y sociales, cuidar que el trabajador se sienta cuidado y atendido, que tenga [acceso a] un sistema de quejas para comunicar a la empresa que se siente vulnerable”, explica Carlos Ferrán Martínez, socio del área laboral del despacho Cuesta Campos Asociados.

Las firmas que cuentan con menos de 15 empleados deberán detectar a trabajadores vulnerables, disponer de un mecanismo de quejas, realizar acciones que promuevan sentido de pertenencia y generar esquemas de reconocimiento al trabajo.

En las empresas de entre 15 y 50 empleados, se deberá cumplir con lo anterior, pero también se tendrá que contar con un mecanismo de información sobre cómo presentar quejas y recibir capacitación y sensibilización de los directivos, y fomentar actividades culturales, deportivas y de integración familiar, generar políticas y reglamentos al interior del trabajo.

La detección de colaboradores vulnerables se realiza a partir de cuestionarios contenidos en la NOM. Uno de ellos (de carácter no obligatorio) es para saber si los trabajadores han estado expuestos a acontecimientos traumáticos severos fuera del trabajo.

Este primer cuestionario consta de cuatro apartados y 15 preguntas sobre sucesos traumáticos, como: haber atestiguado algún episodio violento (un robo, la detonación de un arma, un choque, etcétera) y, en su caso, si ha experimentado trastornos de sueño o de conducta a partir de ese incidente.

Para identificar si el centro de trabajo implica riesgos psicosociales, la NOM ha establecido otros dos cuestionarios (éstos sí, de aplicación obligatoria): uno de 46 reactivos para empresas de menos de 50 empleados, y otro de 72 preguntas, cuando la empresa cuenta con más de 50 empleados.

Los cuestionamientos están relacionados con las condiciones físicas del lugar de trabajo y el tipo de liderazgo; algunos están asociados al sentir del trabajador sobre sus funciones, por ejemplo: “En mi trabajo, ¿tengo que tomar decisiones difíciles muy rápido?” o “¿Mi trabajo exige que atienda varios asuntos al mismo tiempo?”.

“Las empresas con más de 50 trabajadores tendrán la obligación de realizar exámenes médicos y psicológicos a los grupos identificados como vulnerables. Esto será de observancia obligatoria a partir de octubre de 2019 y, dos años después de 2020, vendrá la parte más compleja, que es la supervisión y sanción al incumplimiento”, señala Carlos Ferrán. El abogado prevé que la supervisión del cumplimiento de esta norma recaiga en las unidades de verificación de la Secretaría del Trabajo.

“El incumplimiento de cualquier disposición pudiera derivar en alguna sanción administrativa, alguna multa. Seguramente, esta NOM será revisada, en algún tipo de inspección, como seguridad e higiene o condiciones de trabajo”.

La sanción por incumplimiento, estima Ferrán, podría ir de 500 a 5,000 unidades de medida y actualización (hoy, cada unidad equivale a 84 pesos), es decir, de 42,000 a 420,000 pesos. La firma de asesoría en salud para el trabajador Orienta PAE estima que los costos de sanciones por incumplimiento de la NOM para las empresas podrían ser de hasta 3.3 millones de pesos, en los casos de empresas grandes.

Fuente: Forbes