13 maneras de combatir el síndrome del “burnout”

El desgaste profesional (mejor conocido como síndrome del burnout) puede afectar a cualquiera.

Ya sea que dirijas un negocio, tengas un trabajo empresarial estresante o simplemente, te esté costando cumplir con las demandas de los amigos, familiares y la vida laboral, estás expuesto a padecer burnout.

Te dejo 13 métodos poco convencionales que me ayudaron a superar el desgaste.

1. Ve caricaturas
Ya sé que parece tonto porque precisamente el problema es que ya no tenemos 10 años, pero créeme, ver caricaturas fue una parte importante en mi camino para superar el cansancio y el hartazgo. Cuando prendía la televisión, me permitía regresar a la niñez y olvidarme del estrés para tener una mejor perspectiva de la vida. Tal vez las caricaturas no son lo tuyo, pero la esencia del consejo es que busques algo que de niño te emocionaba. Verás cuánto te ayuda.

2. Pregúntate cómo
Otra manera maravillosa de superar el burnout es dejar de decir “No puedo” y empezar a preguntar “¿Cómo?”. No digas “No puedo manejar esto”, mejor di “¿Cómo puedo manejar esto?”. Este pequeño cambio te pone en un mucho mejor lugar mental para desarrollar la creatividad, resolver problemas y a seguir adelante, sin importar que tan estancado te sientas.

3. Usa hábitos
Los hábitos son una gran herramienta para combatir el hartazgo porque te ayudan a reducir el proceso consciente de tomar decisiones. Cosas como comer sanamente y hacer ejercicio suelen ser las primeras que desaparecen cuando te sientes muy estresado, a menos que sean hábitos tan incrustados en tu vida diaria que ya los hagas sin pensar.

4. Divide tus metas grandes en pequeños objetivos
A veces, el burnout surge cuando la meta a la que queremos llegar es demasiado grande. En lugar de dejar que esto te estrese, tómate el tiempo para fragmentar tus grandes planes en objetivos más manejables. De esta manera, verás que es mucho más fácil empezar a trabajar porque el tamaño de tus pendientes es menos atemorizante.

Tip extra: celebra estas pequeñas victorias cuando las termines. Date un pequeño premio, como una visita al cine o una cerveza con los amigos, y verás que acabarás tu gran meta antes de lo que creías.

5. Modifica tu ambiente de trabajo
No sé tú, pero para mí es imposible sentarme a trabajar en mi escritorio cuando me llega el síndrome de desgaste laboral. En lugar de perder el tiempo esperando a que te llegue la inspiración en un lugar que claramente no te está ayudando, sal y busca algo nuevo.

Si puedes, trata de trabajar desde otra parte. Si el clima lo permite, labora al aire libre o en una cafetería. A veces, el simple cambio de escenario puede ser refrescante y suficiente para combatir el cansancio.

6. Redefine el éxito
Muchas ideas para combatir el burnout buscan ayudarte a lograr a hacer más y más cosas, pero también puedes tratar otra perspectiva. ¿Qué tal si redefines el éxito? ¿Qué tal si empiezas a ver el proceso de completar el trabajo como algo tan disfrutable como llegar a la meta?

Tal vez te des cuenta de que ya tienes lo que quieres y que es momento de bajar un poco el ritmo de trabajo para disfrutar los frutos de tu esfuerzo, sin el desgaste que conlleva.

7. Solo haz tres cosas
Una de las mayores causas del hartazgo laboral es tener una lista de pendientes que esté permanentemente llena. Para combatir esto, primero debes forzarte a planear hacer solo tres cosas importantes cada día de trabajo. Puedes hacer más sí así lo deseas, pero tampoco se trata de presionarte. Esto te ayuda a priorizar mejor tus pendientes y te empuja a decir “no” cuando sea necesario. También te ayudará a no sentirte tan presionado, asumiendo que los puntos en tu lista de pendientes no sean cosas como “escribir un libro” o “abrir una nueva empresa”.

8. Busca una opinión externa
Muchas veces estamos tan adentro de nuestros problemas que no podemos encontrar una salida. Una perspectiva nueva – ya sea la de un amigo, consejero o familiar- puede ser definitoria al momento de desarrollar un plan saludable para salir de la situación que te agobia.

9. Encuentra desfogues creativos
Otra gran herramienta que me ayudó a vencer el cansancio laboral fue desarrollar nuevas aficiones. Sin importar cuál desfogue elijas, debes dedicarle tiempo. Si no tienes un pasatiempo, este es el momento perfecto para tratar de hacer algo que siempre habías querido probar pero que asegurabas no podías hacer.

10. Considera cambiar de empleo
Muchas veces, la misma compañía para la que trabajas puede ser el origen del burnout. Tal vez es momento de cambiar de empleo si crees que tu labor diaria se ha convertido en algo que simplemente ya no te gusta o que tu jefe o compañeros de área generan un ambiente tóxico.

11. Tómate un periodo para trabajar “menos”
Si puedes, reduce tus horas de trabajo o simplemente tómate unas vacaciones. Estas pausas te ayudan a reagruparte y enfocarte en lo verdaderamente importante.

12. Conoce cuándo es momento de presionarte

Conocer tus propias debilidades es fundamental cuando combates el cansancio. De hecho, no hay nada mejor para acabar con el burnout que presionarte para vencer una debilidad. Esto te ayudará a dejar de postergar.

13. No te rindas
El problema con el síndrome del burnout es que es diferente para todos. Lo que funcionó para algunos puede no ser la clave para ti, pero el secreto es nunca darse por vencido. Hay una versión sana, manejable y productiva de tu vida, solo toma algo de tiempo encontrarla. Así que sigue buscando e intenta nuevos cambios hasta que encuentres lo que te funcione. Nunca se sabe dónde o cuándo podrías encontrar la solución a tus problemas de productividad.

Fuente: Entrepreneur

5 formas para agradecer a tu equipo de trabajo

Es importante estar agradecido, pero también es necesario demostrarlo.

Estamos entrando en una etapa en la cual las retribuciones económicas comienzan a perder protagonismo (aunque no importancia) debido a la popularización del salario emocional. Por ello, una de las claves para retener a tu mejor talento es encontrar sus motivadores y explotarlos.

Decir “gracias” con más que sólo palabras

En el mundo laboral suele pensarse que no es necesario dar las gracias; sin embargo puede influir más de lo que se piensa. Al respecto, la Doctora Margarita Tarragona, Directora General de Positivamente, asegura en su blog que “el 80 % de los trabajadores dicen que ser apreciados los hace trabajar más, pero sólo el 10 % expresa gratitud en su trabajo cotidianamente”.

Y si te lo estabas preguntando, decir la palabra “gracias” es una excelente manera de mostrar tu aprecio por los miembros del equipo de trabajo, de reconocer su esfuerzo e impulsarlos a dar lo mejor de sí… Pero no es la única forma.

1. Haz pequeños cambios para ver grandes efectos

Compra una cafetera nueva, repara o renueva el mobiliario, pinta las paredes… Crea una atmósfera que haga sentir a tus colaboradores que trabajan en el mejor espacio y proporcionales todo lo requerido para aumentar su productividad y que su trabajo sea cada vez mejor.

2. Organiza actividades fuera de la oficina

Un rally, una comida en algún restaurante, la celebración de un proyecto importante en un bar… Selecciona una actividad que vaya de acuerdo con la filosofía de tu empresa y ¡pon manos a la obra! Además de ayudar a la relajación del equipo, les permitirá conocer más de sus compañeros fuera del contexto laboral.

3. Da regalos pequeños pero significativos

¿Qué te parece obsequiar tazas personalizadas para que todos disfruten su café? ¿O qué tal algún original adorno para el escritorio? Aunque si piensas que debe ser algo más serio, puedes optar por una pluma, una corbata o una pañoleta… Todo dependerá de tu presupuesto y la personalidad de tu equipo.

4. Otorga días libres

Después de trabajar arduamente, tu equipo merece un buen descanso. Por eso, bríndales la posibilidad de elegir cuándo tomar sus días libres; verás que volverán despejados y con mucha energía para trabajar.

5. Honor a quien honor merece

Reconoce las aportaciones de cada miembro y felicítalo públicamente. Cuando se abra una nueva vacante, ¡promuévelo! Recuerda que uno de los mejores motivantes es el trabajo bien hecho junto con las oportunidades de crecimiento y desarrollo.

Fuente: OCC Mundial

Así sabrá el gobierno si tu empresa te cuida del estrés (o te lo provoca)

Por ley, las empresas ya no pueden ser sitios que pongan en riesgo la salud mental de los empleados. Se busca evitar factores relacionados, principalmente, con las condiciones de trabajo.

En octubre de 2018, se publicó una nueva norma obligatoria, cuyo objetivo es evitar que los centros de trabajo se conviertan en una causa de padecimientos mentales para los empleados.

La regulación, identificada como Norma Oficial Mexicana (NOM) 035, fue diseñada por la Secretaría del Trabajo (STPS) para identificar, analizar y prevenir riesgos psicosociales en el ambiente laboral.

Los factores de riesgo psicosocial son aquellas situaciones laborales que generan reacciones físicas o mentales que influyen en la toma de decisiones que no favorecen una vida de equilibrio para el trabajador. Éstos pueden provocar (principalmente) trastornos de ansiedad, del ciclo del sueño y de adaptación, y estrés.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) explica que los factores psicosociales están relacionados, principalmente, con las condiciones de trabajo (el ambiente laboral, la asignación de tareas y factores de organización) y las reacciones de los trabajadores, que dependen de sus habilidades, necesidades, expectativas, cultura y vida privada.

La consultora Mercer explica que, para identificar las causas de riesgos psicosociales, se deben considerar tres esferas de riesgo en una empresa:

  1. Organización del trabajo: Se relaciona con lo habitual que es ver una mala distribución de la carga de trabajo, fechas límite no realistas, poca claridad de tareas, roles contrarios u órdenes contradictorias.
  2. Condiciones de trabajo: Las afectaciones se dan porque el trabajo implica condiciones físicas que demandan esfuerzos para adaptarse; por ejemplo: mucho ruido, mucho sol, mucho frío.
  3. Condiciones laborales: Contribuyen a crear riesgos psicosociales las condiciones como el trabajo informal, la inseguridad laboral, el empleo precario, la falta de opciones de crecimiento y los beneficios de seguridad social asimétricos.

Oídos abiertos a las quejas

Para evitar que las conductas nocivas en los centros de trabajo generen padecimientos mentales en los empleados, la NOM señala que los patrones tendrán la obligación de detectar a los trabajadores vulnerables a los riesgos psicosociales.

“Lo que busca esta NOM es establecer un piso mínimo de clima laboral, de cuidados de aspectos psicológicos y sociales, cuidar que el trabajador se sienta cuidado y atendido, que tenga [acceso a] un sistema de quejas para comunicar a la empresa que se siente vulnerable”, explica Carlos Ferrán Martínez, socio del área laboral del despacho Cuesta Campos Asociados.

Las firmas que cuentan con menos de 15 empleados deberán detectar a trabajadores vulnerables, disponer de un mecanismo de quejas, realizar acciones que promuevan sentido de pertenencia y generar esquemas de reconocimiento al trabajo.

En las empresas de entre 15 y 50 empleados, se deberá cumplir con lo anterior, pero también se tendrá que contar con un mecanismo de información sobre cómo presentar quejas y recibir capacitación y sensibilización de los directivos, y fomentar actividades culturales, deportivas y de integración familiar, generar políticas y reglamentos al interior del trabajo.

La detección de colaboradores vulnerables se realiza a partir de cuestionarios contenidos en la NOM. Uno de ellos (de carácter no obligatorio) es para saber si los trabajadores han estado expuestos a acontecimientos traumáticos severos fuera del trabajo.

Este primer cuestionario consta de cuatro apartados y 15 preguntas sobre sucesos traumáticos, como: haber atestiguado algún episodio violento (un robo, la detonación de un arma, un choque, etcétera) y, en su caso, si ha experimentado trastornos de sueño o de conducta a partir de ese incidente.

Para identificar si el centro de trabajo implica riesgos psicosociales, la NOM ha establecido otros dos cuestionarios (éstos sí, de aplicación obligatoria): uno de 46 reactivos para empresas de menos de 50 empleados, y otro de 72 preguntas, cuando la empresa cuenta con más de 50 empleados.

Los cuestionamientos están relacionados con las condiciones físicas del lugar de trabajo y el tipo de liderazgo; algunos están asociados al sentir del trabajador sobre sus funciones, por ejemplo: “En mi trabajo, ¿tengo que tomar decisiones difíciles muy rápido?” o “¿Mi trabajo exige que atienda varios asuntos al mismo tiempo?”.

“Las empresas con más de 50 trabajadores tendrán la obligación de realizar exámenes médicos y psicológicos a los grupos identificados como vulnerables. Esto será de observancia obligatoria a partir de octubre de 2019 y, dos años después de 2020, vendrá la parte más compleja, que es la supervisión y sanción al incumplimiento”, señala Carlos Ferrán. El abogado prevé que la supervisión del cumplimiento de esta norma recaiga en las unidades de verificación de la Secretaría del Trabajo.

“El incumplimiento de cualquier disposición pudiera derivar en alguna sanción administrativa, alguna multa. Seguramente, esta NOM será revisada, en algún tipo de inspección, como seguridad e higiene o condiciones de trabajo”.

La sanción por incumplimiento, estima Ferrán, podría ir de 500 a 5,000 unidades de medida y actualización (hoy, cada unidad equivale a 84 pesos), es decir, de 42,000 a 420,000 pesos. La firma de asesoría en salud para el trabajador Orienta PAE estima que los costos de sanciones por incumplimiento de la NOM para las empresas podrían ser de hasta 3.3 millones de pesos, en los casos de empresas grandes.

Fuente: Forbes

Entrevista de trabajo: 7 preguntas que debes dominar

La entrevista de trabajo es la prueba más importante del proceso de selección para un puesto, y, seguramente, en más de una ocasión has sintiendo que lo habías arruinado todo. Esto es muy común, es fácil que las entrevistas laborales nos angustien por el simple hecho de ser evaluados, y hay preguntas clave que nos pueden llevar a la siguiente ronda o dejarnos fuera del proceso.

La buena noticia es que las preguntas abordan un tema que conoces mejor que nadie: tú mismo.

Preguntas durante la entrevista de trabajo

Más allá de preguntar sobre tu experiencia laboral, tus conocimientos y tu preparación académica, la entrevista está enfocada en conocer tu personalidad, cómo enfrentarás los retos en el trabajo, cómo te relacionas con la gente y cómo manejas la presión, dependiendo del puesto.

Prepárate para responder con inteligencia a estas preguntas comunes:

 1. Háblame de ti

Parece una pregunta inocente para romper el hielo, sin embargo, tiene un objetivo bien pensado por el reclutador: conocer qué tienes para ofrecer, como empleado, a la empresa. No le interesa tu vida personal, si tienes dos hijos, si estás divorciado o si amas a los animales, concéntrate en hablar de tu ‘yo profesional’. Cómo trabajas, en qué áreas tienes experiencia y por qué puedes ser un elemento valioso para una organización.

 2. ¿Por qué estás buscando trabajo?/ ¿Por qué dejaste tu empleo anterior?

Es un gran error llegar a quejarse de lo mal que te tratan/trataron en tu exempresa. Mejor enfócate en las nuevas metas que buscas alcanzar y en los retos que esperas de un nuevo empleo. Si hablas de manera negativa de la empresa, jefe o compañeros de tu anterior empleo darás una mala impresión, aunque tengas la razón. Habla sobre superación y crecimiento, no sobre insatisfacción.

No es malo mencionar que te sientes estancado o que no crees tener más oportunidades en tu actual empresa, pero siempre resaltando tu deseo de avanzar.

 3. ¿Cuál es tu mayor defecto?

Con esta pregunta, al reclutador le interesan dos aspectos clave de tu persona: tu capacidad para asumir tus errores y tu habilidad para corregirlos. Quiere saber si serás la clase de persona que recibe bien la crítica y se esfuerza por mejorar, o más bien de quienes niegan el error y se resisten a cambiar de hábitos.

No caigas en las respuestas cliché: ‘soy muy perfeccionista’, ‘soy demasiado responsable’, ‘me estreso si algo no sale bien’. No te ayudan y mucha gente responde eso.

Te sugerimos tomar un test psicométrico que revele tus áreas de oportunidad o enfocarte en una habilidad importante para tu carrera, pero no determinante para el puesto. Por ejemplo, si eres programador web puedes decir que tu debilidad es la comunicación en público; es decir, sería bueno que aprendieras a soltarte cuando hablas ante una concurrencia, pero tu trabajo será programar, no organizar eventos. De esta forma serás honesto, pero no pondrás en riesgo el puesto.

 4. ¿Por qué duraste poco en tu anterior empleo?

Esta pregunta aparecerá si el reclutador identifica un empleo de poca duración o un patrón de cortas relaciones laborales en tu historial. Es normal: les preocupa que seas una persona inestable. Se vale argumentar que estás buscando una oportunidad más retadora, o que el empleo no resultó ser lo que esperabas. Recuerda que no conviene hablar de manera negativa de exempleadores.

 5. ¿Cuáles son tus pretensiones salariales?

Si es la primera entrevista, no te conviene ponerte precio todavía. Puedes hacer tiempo con respuestas como “busco un salario competitivo pero no es lo único que me interesa, me gustaría saber más sobre las funciones y retos del puesto” o “me parece que necesito más detalles sobre el puesto para saber cuál sería el sueldo adecuado”

 “Si desde la primera entrevista de trabajo buscas hablar de sueldo te puedes quemar. La primera entrevista es para conocernos” asegura Gerardo García, asesor salarial y director de información de la firma Mercer.

 

 6. Háblame de algún momento en tu vida laboral en la que hayas cometido un error, ¿cómo lo solucionaste?

Este tipo de preguntas son clásicas en una entrevista de trabajo y están enfocadas en ir más allá de las respuestas formuladas y cuestionar al candidato sobre su manera de reaccionar ante diferentes situaciones. Pueden preguntarte ejemplos sobre resolución de conflictos, estrés, honestidad, integridad, etc. El objetivo es que demuestres con ejemplos qué clase de empleado eres. Prepárate de antemano para dar ejemplos concretos de tu vida profesional.

 7. ¿Por qué deberíamos contratarte a ti y no a otros candidatos?

Deja la inseguridad a un lado y véndete. Este es el momento de hablar bien de ti mismo, destaca tus competencias, cualidades y experiencia. Ejemplo: “La experiencia que he adquirido en X área me permite contar con las habilidades necesarias para alcanzar y superar sus expectativas del puesto”.

También te ayudará hablar sobre la empresa, por ejemplo: “sé que la empresa busca posicionarse en el mercado, y me interesa ser parte del equipo que se encargue de cumplir ese objetivo”. Muestra tu pasión y habla de cómo trabajarás para alcanzar las metas clave de la empresa.

Fuente: OCC Mundial

6 consejos de Elon Musk para mejorar tu productividad

A través de una carta dirigida a sus empleados vía email, Elon Musk, les compartió una serie de tips con el objeto de alcanzar la total productividad de su compañía frente al desafío del aumento de la producción del Tesla Model 3.

Se sabe incluso que Musk ha estado durmiendo en la fábrica de Tesla para asegurarse que aumentara la producción de su automóvil eléctrico Modelo 3.

El CEO de Tesla, la compañía aeroespacial SpaceX y la empresa de túneles The Boring Company, tiene mucho que hacer.

Aquí están los seis consejos de Musk:

1. Evite grandes reuniones

“Las reuniones excesivas son una plaga para las grandes empresas y casi siempre empeoran con el tiempo. Salga de todas las reuniones grandes, a menos que esté seguro de que están proporcionando valor a toda la audiencia, en cuyo caso sea muy breve”.

2. También abandone las reuniones frecuentes.

“También deshágase de las reuniones frecuentes, a menos que se trate de un asunto extremadamente urgente. La frecuencia de las reuniones debería disminuir rápidamente una vez que se resuelva el asunto urgente”.

3. Abandona una reunión si no estás contribuyendo

“Salga de una reunión o deje una llamada tan pronto como sea obvio que no está agregando valor. “No es grosero irse, es grosero hacer que alguien se quede y pierda el tiempo”.

4. Soltar la jerga

“No utilice acrónimos o palabras sin sentido para objetos, software o procesos en Tesla. En general, cualquier cosa que requiera una explicación inhibe la comunicación. No queremos que la gente tenga que memorizar un glosario solo para funcionar en Tesla”.

5. Comunicar directamente, independientemente de la jerarquía.

“La comunicación debe viajar a través del camino más corto necesario para realizar el trabajo, no a través de la cadena de comando. Cualquier gerente que intente hacer cumplir la comunicación de la cadena de mando pronto se encontrará trabajando en otra parte.

“Una fuente importante de problemas es la mala comunicación entre los departamentos. La forma de resolver esto es permitir el libre flujo de información entre todos los niveles. Si, para poder hacer algo entre los departamentos, un contribuyente individual tiene que hablar con su gerente, quien habla con un director, quien a la vez habla con un vicepresidente, quien habla con otro vicepresidente, … entonces sucederán cosas súper tontas. Debe estar bien que la gente hable directamente y simplemente haga que suceda lo correcto”.

6. Sigue la lógica, no las reglas.

“En general, siempre elija el sentido común como su guía. Si seguir una “regla de la compañía” es obviamente ridículo en una situación particular, de manera que sería una gran caricatura de Dilbert, entonces la regla debería cambiar “.

El correo electrónico, obtenido por el sitio web de vehículos eléctricos Electrek y el sitio de noticias y opinión sobre automóviles Jalopnik, también explicó a los empleados que Tesla interrumpiría la producción durante varios días para actualizar los equipos con el objetivo de producir 6,000 vehículos Modelo 3 por semana a finales de junio. Su autenticidad fue confirmada por la CNBC.

Fuente: Forbes

Currículum vitae: ¡aprende a hacerlo en solo 7 pasos!

El currículum vitae es una de las herramientas más importantes de tu vida profesional; por ello debes aprender a redactarlo y mantenerlo actualizado. En este artículo te contamos la información esencial que debe presentar tu hoja de vida.

¿Qué es un currículum vitae?

El término es una locución latina que en español significa “carrera de la vida” y su objetivo es describir la experiencia laboral, preparación académica, conocimientos y habilidades que califican a una persona para realizar determinado trabajo.

Con la popularización de las bolsas de trabajo online, las redes sociales y medios de comunicación digital, la forma en la que debe redactarse un currículum se ha modificado. Ahora existen nuevas herramientas que simplifican la construcción de tu CV.

Elementos de un CV

Ya sea en versión online o escrita, es importante que adaptes estos elementos a tu propia experiencia y conocimientos.

El punto es construir un documento de valor y aumentar tus posibilidades de encontrar un empleo.

1. Título

Preséntate como profesionista en pocas palabras. Dile al reclutador quién eres qué sabes hacer.

Por ejemplo:

  • Contador titulado con 4 años de experiencia. Especialista en Impuestos.
  • Diseñadora web. Photoshop, Illustrator y Fireworks en nivel avanzado.
  • Ingeniero Mecánico con experiencia en industria automotriz. Inglés Avanzado.

2. Datos personales

Nombre completo, teléfono de casa o celular (un número en el cual puedan encontrarte fácilmente) y cuenta de correo electrónico son básicos.

Crea una cuenta de email exclusiva para tus asuntos laborales. Una compuesta por tu nombre y apellido es mil veces más profesional que una que incluya tu apodo.

3. Objetivo

Esta parte de tu CV está destinada a mostrar cuáles son tus expectativas laborales a futuro, en qué áreas buscas desarrollarte y qué actividades te gustaría desempeñar.

En este punto, el reclutador buscará conocer si tus metas son compatibles con la empresa y la vacante.

Un buen tip es que tomes en cuenta las necesidades de la empresa para redactar tu objetivo.

4. Experiencia profesional

Uno de los puntos clave que atrae al reclutador. Al leerla, le quedará claro si tienes los conocimientos y habilidades necesarias para desempeñarte en el puesto.

Inicia por tu experiencia más reciente (último empleo). Recuerda que tu experiencia debe contener nombre de la empresa, puesto que desempeñabas, breve descripción de tus actividades y ¡tus logros!

Incluir logros convencerá al reclutador de tu talento; demostrará que eres sobresaliente y no solo un candidato promedio.

5. Preparación académica

La formación académica es uno de los primeros criterios que utilizan los reclutadores para su proceso. Terminar una licenciatura, hacer una maestría, tomar un diplomado o realizar un curso serán aspectos que le agregarán el valor y peso que tu currículum necesita para destacarse de los demás.

Los expertos recomiendan incluir en este apartado tu último grado escolar. No es necesario poner la escuela donde cursaste el kínder o la secundaria.

Si tienes estudios universitarios truncos es importante que los menciones, aunque no tengas un título o certificado. Incluye cuántos semestres, cuatrimestres o años concluiste. Lo mismo aplica para otros grados académicos.

6. Idiomas

El dominio de un idioma puede hacer la diferencia entre conseguir o no un empleo, además impacta en el salario.

Indica los idiomas que conozcas y el porcentaje de dominio de forma global o por habilidades. Si lo prefieres, reemplaza los porcentajes con indicadores gráficos.

7. Habilidades

Integra los conocimientos adquiridos que te permitirán realizar el trabajo, las competencias que te distinguen, la paquetería (software) que dominas y las cualidades que completan tu perfil para hacerte un candidato potencial.

Para que tengas una idea más clara de cómo estructurar tu currículum, compartimos contigo un documento básico que ejemplifica los componentes básicos del CV.

Recuerda que el currículo ideal es aquel se adapta a las necesidades de cada persona, de modo que debes evaluar a nivel personal los aspectos que te interesa destacar para que sea funcional.

Un buen currículum es lo primero que necesitas para iniciar una búsqueda de empleo. Te invitamos a que sigas estos consejos y le dediques el tiempo necesario a su elaboración.

Fuente: OCC Mundial

Los 5 tipos de entrevista de trabajo a los que te puedes enfrentar

La entrevista de trabajo es el momento que puede marcar la diferencia entre obtener un nuevo empleo o no y el momento clave en el que un profesional debe “venderse”.

Sin embargo, estamos tan acostumbrados a una entrevista one to one que muchas veces no sabemos que existen más tipos de entrevista de trabajo, con la inclusión de la tecnología y la globalización, incluso no tiene que ser presencial.

Uno a uno

Es la más tradicional, en la que el departamento de Recursos Humanos te llama para ahondar en tu currículum y saber realmente si estás capacitado para el puesto, incluso con “trampas” que te hacen decir la verdad al respecto. Una vez que pasas este filtro, llega el siguiente con el jefe inmediato que tendrás. La mejor arma es también hacer preguntas sobre lo que pueden ofrecerte, eso demostrará inteligencia y que te valoras como profesional.

Grupal

En esta, desde el reclutador hasta el director del área te esperan en una sala de juntas; pueden ser dos o más personas las que te evaluarán a detalle y compararán con los demás candidatos que citaron. Te harán preguntas complejas y esperan que no te intimides con la cantidad de personas que tienes al frente. Lo mejor que puedes hacer es tomarte tu tiempo para responder cada pregunta y no mostrarte presionado, sino pedirles que te den espacio para resolver hasta la última duda, proyectarás seguridad.

Llamada

Si estás al otro lado del mundo o simplemente la agenda no les permite coincidir, una tradicional llamada puede ser suficiente para que te elijan para el siguiente filtro. Es un método efectivo cuando se obtiene suficiente información por ambas partes. Para ganar esta prueba deberás tener a la mano una computadora por si necesitas buscar algo, lápiz y papel por si requieres anotar datos, tu CV y un perfil de la compañía por si requieres una guía, eso te dará puntos por prepararte.

Vía web

Skype, Hangouts de Google, WhatsApp, FaceTime de Apple, todas las herramientas que permitan una videollamada pueden ser utilizadas para que el reclutador o el directivo del real te cuestione sobre tus capacidades. Para ella deberás lucir lo mejor posible y estar en un lugar cómodo, silencioso y con una red que no de pie a interrupciones por la señal, todo eso habla de qué tan precavido eres y qué tanta responsabilidad y productividad posees.

En conjunto

Seguramente no la has escuchado mucho, pero existe. Las empresas reúnen a los candidatos y promueven el debate para determinar el temperamento y comportamiento en equipo que pueden esperar de cada uno. Al hablar mucho o muy fuerte puedes parecer agresivo, mejor concéntrate en dar la mejor solución a los problemas que plantean y en destacar por ofrecer puntos relevantes.

 

Fuente: Merca2.0

¿Es mejor la capacitación presencial o virtual?

La capacitación es necesaria y obligatoria en las empresas. Sin embargo, la encrucijada es optar por un modelo presencial o virtual.

Es importante señalar que la capacitación es una iniciativa que está regulada, por lo que las empresas tienen la obligación de capacitar a su personal. Y, actualmente, debemos buscar esquemas de capacitación, acordes al contexto que estamos viviendo, a nuestro tipo de negocio.

Cuando tenemos a nuestro personal totalmente centralizado con el 100% de los empleados en un mismo lugar, la capacitación presencial es la fórmula correcta que aporta muchas ventajas. No obstante, el problema se agudiza cuando tenemos “pulverizada” a nuestra fuerza laboral en toda la República Latinoamérica; en este caso, reunir a los equipos para capacitarlos se puede convertir en un impedimento económico, y es ahí donde tenemos que buscar nuevas alternativas, pero lo cierto es que la digitalización de la capacitación nace, en principio, por un tema logístico.

 

Capacitación presencial vs virtual: ¿Cuándo conviene elegir una u otra?

La capacitación presencial denota un énfasis en las habilidades que llamamos suaves o humanas, es decir, es mucho más fácil capacitar a la gente de forma digital en temas técnicos. Para cuestiones técnicas o tecnológicas la capacitación digital es muy virtuosa, pero cuando hablamos de cuestiones ligadas a habilidades humanas como pueden ser, por ejemplo, el liderazgo o la comunicación, siento que la capacitación virtual todavía no las resuelve, es decir, no es que no se pueda hacer pero siento que es mucho más eficiente tener a un facilitador que te pone ejemplos, que te puede observar, te puede dar correcciones sutiles en cuanto a tu estilo de comunicación o tu habilidad de trabajo en equipo o tu liderazgo o inteligencia emocional, y eso marca la diferencia.

 No obstante, afortunadamente, hoy ya no tenemos que elegir entre una u otra, ya que existen Modelos que son Blended, es decir, una parte de la capacitación es digital y otra es presencial.

Asimismo, es importante destacar que cuanto más alto es el nivel de ejecutivos a capacitar o más complejo sea el tema del cual se va a capacitar, más se requiere la intervención de un ser humano para dirigir y supervisar.

En cualquiera de los casos, ¿cómo medir la eficacia de una capacitación?

La calidad y eficacia de una capacitación se mide bajo los mismos parámetros:

1. La experiencia. Si fue positiva, si les gustó el coach, si fueron sesiones dinámicas, si les entretuvo.

2. El aprendizaje. Qué tanto aprendieron.

3. La práctica. Hasta dónde practican lo que aprendieron.

4. El resultado. Hasta dónde lo que aprendieron les generó el resultado positivo que están buscando.

La evaluación del resultado en los empleados a veces está a cargo de la organización o de la empresa contratada para dicha capacitación.

Tendencias

Finalmente, la capacitación en modo virtual será todavía más utilizada en el futuro. De hecho, las tendencias en los modelos educativos internacionales más avanzados hablan de una educación donde el conocimiento se adquiere de forma individual y la práctica ya depende más de un profesor. Es decir, antes íbamos a la escuela a que el maestro nos enseñara y luego íbamos a la casa a practicar.

Ahora nos dan información que está en internet para que estudiemos y después vamos a hacer la tarea a la escuela, para que el maestro nos aclare todas nuestras dudas, asumiendo que, previo a ello, ya hemos aprendido por nuestra cuenta. En este sentido la capacitación virtual se va a desarrollar muchísimo, ya somos nosotros los responsables de aprender, y asistir a una clase supone ir a perfeccionar aquello que ya aprendimos.

 

Fuente: ALTONIVEL

Acoso sexual en el trabajo: cómo actuar en esta situación

Hacer una bitácora de agresiones, reunir pruebas y crear una red de apoyo son algunos consejos para actuar contra el acoso sexual en el trabajo.

Leer más

Felicidad en el trabajo, ¿realmente existe?

Felicidad en el trabajo, ¿existe? Podemos hablar de felicidad por un lado y de trabajo por el otro, pero estas dos palabras juntas parecen hacer corto circuito.

Leer más