El período de prueba en un trabajo

Las apariencias engañan. ¿Cuántas veces has pensado haber pasado un período de prueba en la empresa que postulas? Y resulta que algo paso y no quedaste. ¿Sabes qué es y si es obligatorio?

Por ello, cada vez es más común que las empresas establezcan un período de prueba en los contratos de trabajo, para que, tanto el trabajador como la empresa puedan comprobar si están hechos el uno para el otro.

¿Qué es el período de prueba?

Es un tiempo durante el cual el trabajador y la empresa tienen la oportunidad de probarse. El trabajador tratará de dar lo mejor de sí, cumpliendo con las tareas previstas para su puesto. Asimismo, tendrá también la oportunidad de ver qué le ofrece realmente la empresa, si se adecúa a su perfil profesional y si las condiciones previamente pactadas se cumplen.

Características y duración

El período de prueba viene regulado en el art. 14 del Estatuto de los Trabajadores. Este período existirá siempre que así lo hayan pactado ambas partes: empresa y trabajador. Caso de acordarse su realización, la duración no será siempre la misma.

La duración del período de prueba vendrá establecida en el convenio colectivo oportuno. No obstante, en defecto de pacto en convenio colectivo, su duración máxima será:

  • 6 meses para los técnicos titulados.
  • 2 meses para el resto de trabajadores en empresas con más de 25 trabajadores.
  • 3 meses para el resto de trabajadores en empresas con menos de 25 empleados.
  • 1 mes para contratos temporales de menos de 6 meses.

Es importante destacar que, pese a estar en período de prueba, el empleado tiene todos los derechos y obligaciones propios del puesto, como si se tratara de uno más de la plantilla.

¿Es obligatorio?

NO es obligatorio. Éste se da si la empresa y el trabajador llegan a un acuerdo y lo aceptan ambos.

Ante todo, el período de prueba está enfocado para que entre ambos se conozcan y lleguen a un punto en común en lo que a la forma de trabajar y las condiciones laborales se refieren. En definitiva, se debe tratar que el período sea lo más útil posible.

Asimismo, el período de prueba no lo podrán hacer empleados que ya estén trabajando en la empresa o que, por ejemplo, hayan hecho un contrato de prácticas en la misma. Sólo podrán realizar este proceso aquellos empleados que estén recién incorporados a una empresa. También se puede si dentro de la misma empresa cambien de puesto y, por ende, de tareas. Ahí, el periodo de prueba les sería de utilidad para adaptarse al nuevo empleo y nuevas condiciones.

Despido durante la prueba

Ya hemos comentado anteriormente que no puede durar de manera indefinida, sino que tendrá unos plazos máximos dependiendo del tipo de trabajador y empresa de la que hablemos.

No obstante, imaginemos que un trabajador debe realizar 6 meses dicho procedimiento y la empresa decide cesar al trabajador antes de que finalice dicho período. En esta situación, la empresa no tiene obligación de indemnizar al trabajador.

Hay ocasiones en las que entre empresa y trabajador se pactan tal prueba excesivamente largos, por ejemplo, de 1 año. Y ahí, es cuando pueden entrar los tribunales considerando de excesivo o de fraude de ley al período. Precisamente por exceder al período máximo establecido en el artículo 14 del Estatuto de los Trabajadores. En esos casos, se pone entre la espada y la pared a la empresa, dándole dos opciones: bien contratar al trabajador, bien indemnizarlo por despido improcedente esta ilegalidad.

Para comunicar al trabajador que no ha superado tal prueba necesaria para seguir formando parte de la empresa, la empresa debe hacerlo por escrito mediante una carta de no superación de prueba con los motivos de la decisión y la fecha.

 

(Fuente: EmprendePyme)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *