¿El principal reto de un CEO? Resolver lo realmente importante

Los CEO deben evitar errores, como ser impulsivos o no resolver lo realmente importante; pero también tienen que ser críticos con ellos mismos, aconseja Gary D. Burnison, CEO de Korn Ferry.

Gary D. Burnison, CEO de Korn Ferry, una de las empresas de consultoría y reclutamiento más grandes del mundo, opina que los directores de las empresas tienen que resolver las cosas realmente importantes, evitar un mal proceso de contratación y no ser impulsivos.

Como ejemplo, menciona a Donald Trump, quien, desde su punto de vista, ha utilizado las redes sociales como si tuviera 17 años, por lo que recomienda transmitir mensajes positivos, es decir, hacer lo contrario que el mandatario estadounidense.

“Tienes que ser congruente con tus decisiones, con tu propósito, porque lo que estás tratando de tener son seguidores y, al final del día, un CEO es un líder. Tú tienes que crear esos seguidores, esa hermandad; tienes que hacer una conexión emocional”, asegura el especialista.

Y hace énfasis en otro gran problema: “Entonces, el error es que [los CEO] pueden estar muy enfocados en resolver el día a día, lo de la semana, y no enfocarse en lo que en realidad es estratégicamente importante”.

Otro tema vital para una firma es la búsqueda de talento, el cual lo mismo se encuentra en China que en México. En este sentido, dice que las compañías suelen enfocarse en las habilidades técnicas sin darle suficiente importancia a las llamadas softskills, como reflexión, síntesis, atención, proactividad y trabajo en equipo.

De CEO a CEO

  • Encuentra un confidente para tus días grises. Idealmente, deberá ser alguien que tenga un camino similar al tuyo, quizá otro CEO, que sepa claramente por lo que estás pasando.
  • El ingrediente secreto para un liderazgo exitoso de largo plazo es conocerse a sí mismo.
  • Un líder sólo puede inspirar y motivar a otros si ella o él es capaz de comprometerse a realizar una autoevaluación honesta.
  • Evalúate a ti mismo antes de evaluar a los demás, no sobreestimes tus fortalezas y no desestimes tus debilidades.
  • Tú eres la cara de la organización. Como líder, eres visto primero como la función que haces y, después, como la persona que eres. Esto no es acerca de ti (nunca lo es); esto es acerca del trabajo que representas.

(Fuente: Forbes)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *