Las propinas como parte del salario

Por Dr. En D. Exau Conrado Piña Tasabia

Aunque normalmente el salario y las prestaciones las paga el patrón por el servicio que recibe del trabajador, existe una excepción a esta regla: Las propinas.

Las propinas no las paga el patrón, quien es la persona con quien el trabajador tiene el compromiso de prestar el servicio, y a su vez el patrón tiene el deber de pagarle el salario.

Las propinas las pagan terceros ajenos a la relación laboral con los cuales el trabajador tiene trato al atenderlos en el desarrollo de su trabajo, y ya sea por agradecimiento al servicio recibido o por costumbre le dan al trabajador su propina.

El monto de las propinas, no las controla el patrón, sino que depende de la voluntad del que las da a los trabajadores, porque no hay una regla que obligue a otorgar cierta cantidad de propina, sino insistimos, es la voluntad de quien la da o la costumbre.

Aunque el patrón no puede obligar a su cliente a dejar propina, y por obvias razones no puede controlar su pago ni su monto, sí tiene obligación el patrón de respetar su entrega al trabajador sin que se pueda reservar el patrón cantidad alguna de las propinas del trabajador.

Si no hay un porcentaje de propina sobre los consumos, el patrón tiene la obligación de fijar con el trabajador  un aumento sobre el salario por equiparación de las propinas, para tenerlo en cuenta al momento del pago de prestaciones, indemnizaciones, contribuciones o seguridad social.

En pocas palabras, las propinas son parte del salario y cuentan para el pago de las prestaciones a los trabajadores como por ejemplo, aguinaldo, vacaciones prima vacacional, indemnizaciones, seguridad social, etc.

De no considerarlo así el patrón podría incurrir en responsabilidad con un pago superior de prestaciones, indemnizaciones o contribuciones al que normalmente hace, y se lo podrían exigir, los trabajadores, el Seguro Social, las autoridades fiscales o ser sancionado por la inspección del trabajo.

Conclusión, hay que tener en cuenta en el contrato de trabajo el monto de las propinas de una forma en que pueda el patrón demostrar su pacto y evitar consecuencias desagradables.

En estos términos se interpretan las propinas por nuestros tribunales federales como se muestra en la siguiente tesis:

Época: Décima Época Registro: 2015352 Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito Tipo de Tesis: Aislada Fuente: Semanario Judicial de la Federación Publicación: viernes 20 de octubre de 2017 10:30 h  Materia(s): (Laboral) Tesis: II.1o.T.42 L (10a.) OFRECIMIENTO DE TRABAJO A LOS DESPACHADORES DE GASOLINA. ES DE MALA FE SI SE HACE SIN CONSIDERAR LAS PROPINAS QUE RECIBÍA EL TRABAJADOR, INDEPENDIENTEMENTE DE QUE ÉSTAS SE HAYAN PACTADO O NO COMO PARTE DEL SALARIO. El trabajo de un despachador de gasolina es similar al que realizan los empleados de hoteles, restaurantes, bares y otros establecimientos análogos; por consiguiente, si las propinas que recibe este tipo de trabajadores son consideradas como parte integrante del salario, conforme a los artículos 346 y 347 de la Ley Federal del Trabajo, entonces no están condicionadas a que se pacte con el patrón que van a formar parte del salario, sino que es una disposición de la propia ley que establece el artículo 346 aludido. En consecuencia, si el demandado controvirtió el salario que adujo el actor y señaló que jamás pactó con él pago alguno por concepto de propinas y le ofrece el trabajo sin incluir aquéllas, dicho ofrecimiento es de mala fe, porque desatiende que por disposición legal las propinas que aduce el trabajador forman parte de su salario, pues aquél pretende calcular las prestaciones a las que tiene derecho el trabajador sin incluir las propinas, así como darlo de alta en el Instituto Mexicano del Seguro Social sólo con el salario base, cuando está obligado a considerar dichas propinas para el cálculo de las prestaciones a las que tiene derecho, independientemente del pacto o no para incluirlas en el salario

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *