Entradas

Lo que debes saber sobre las prestaciones laborales

Al momento de buscar empleo no solo importa el salario que te depositarán en tu cuenta cada quincena o cada mes, las prestaciones son clave. Existen prestaciones laborales establecidas en la Ley Federal del Trabajo,  que son obligatorias para cualquier empleado que tenga un contrato por tiempo indefinido.

Todas las prestaciones adicionales a estas se denominan ‘prestaciones superiores’ justamente porque son ‘extra’ a las que marca la ley.

Anteriormente, si estabas contratado por una empresa de subcontratación u ‘outsourcing’ nadie te brindaba prestaciones, sin embargo la reforma a la ley del trabajo establece que dichas empresas deben asegurar a los empleados que coloquen y brindarles prestaciones de ley.

¿Quiénes tienen derecho a las prestaciones de ley?

La Ley Federal del Trabajo establece que toda persona que realice trabajo subordinado para una persona física o moral mediante el pago de un salario tiene derecho a prestaciones laborales. ¿A qué se le llama trabajo subordinado? Significa que tienes un horario y lugar de trabajo fijos, checas una entrada y una salida, firmaste un contrato individual o colectivo, tienes un jefe que te da instrucciones, etcétera. Por otra parte, un trabajador independiente, que trabaja bajo sus propios horarios, en el lugar que él mismo decide y con sus propios instrumentos y equipo, no podrá gozar de dichas prestaciones.

 

¿Eres trabajador subordinado y no te dan prestaciones?

Puedes acudir a la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo para recibir asesoría. Visita su sitio www.profedet.gob.mx o llama al 52 34 98 00 en la CDMX y zona metropolitana o al 01 800 911 78 77 para el resto del país.

Prestaciones de ley ¿cuáles son?

  • Seguridad Social. Los trabajadores tienen derecho a ser incorporados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para recibir atención médica sin costo, esta prestación también cubrirá sus incapacidades por enfermedad o maternidad. Adicionalmente, el trabajador queda afiliado al Fondo Nacional de Vivienda y al Sistema de Ahorro para el Retiro. De este modo el patrón se obliga a realizar las aportaciones correspondientes a estas entidades.
  • Vacaciones. Al cumplir un año de trabajo, las personas tienen derecho a un mínimo de 6 días de vacaciones con goce de sueldo
  • Prima Vacacional. Por ley los trabajadores deben recibir al menos el 25% de los salarios correspondientes a los días de vacaciones que le toquen.
  • Aguinaldo. Esta prestación contempla 15 días de salario si se tiene un año de antigüedad o la parte proporcional en caso de no haberlo cumplido.

Prestaciones Superiores: las más deseadas

De inicio si la empresa te ofrece más días de vacaciones, un mayor porcentaje de prima vacacional o más días de aguinaldo de los establecidos por ley, ya estamos hablando de prestaciones superiores. Pero adicionalmente algunas empresas ofrecen beneficios como estos:

  • Seguro de gastos médicos mayores: Asegura a los trabajadores para ser atendidos en hospitales y clínicas privados por accidentes o enfermedades mayores.
  • Seguro de vida: Consiste en una póliza por una suma de dinero determinada que se entrega a la familia del trabajador en caso de que este muera.
  • Vales de despensa: Pueden ser canjeados por alimentos y otros artículos en establecimientos determinados.
  • Fondos de ahorro: La empresa retiene un porcentaje mensual del sueldo del trabajador –nunca mayor a 13%- durante un ciclo de 12 meses y al mismo tiempo aporta un porcentaje igual, generalmente se entrega una vez al año.
  • Bono de productividad: Además de ser una prestación atractiva impulsan a los trabajadores a cumplir sus metas y objetivos.
  • Ayuda o servicio de transporte: Puede ser un monto fijo en efectivo o en forma de vales de gasolina para que el trabajador se traslade por cuenta propia. Otra modalidad es transportar a los trabajadores en unidades especiales.
  • Automóvil: Algunas empresas brindan automóvil a sus trabajadores de ciertas posiciones, por ejemplo ejecutivos de ventas o gerentes. Después de cierto tiempo es posible que el trabajador se quede con el vehículo pagando un precio especial.
  • Descuentos y precios preferenciales: Si las empresas producen o comercializan productos o servicios, los trabajadores pueden disfrutar de descuentos especiales.
  • Comedor: Ofrece menús de comidas a precios bajos a los empleados. Incluso contar con instalaciones para comer comida traída de casa –mesas, refrigerador, hornos para calentar- puede significar un importante ahorro para el trabajador.
  • Estacionamiento: Una prestación valiosa para empleados que cuentan con auto propio puesto que las cuotas de estacionamiento o el costo del parquímetro pueden superar los mil pesos mensuales en algunas zonas de la ciudad.
  • Préstamos y/o créditos: Incluye préstamos sobre nómina a bajas tasas de interés y créditos personales, hipotecarios o automotrices.

Otras prestaciones pueden ser clubes deportivos, becas académicas, guardería, incentivos, rifas, planes de telefonía celular entre otros.

Fuente: OCC Mundial

Así son las juntas de Amazon, Google, Tesla y otras grandes empresas

Las reuniones son un componente fundamental de la vida de una empresa porque le ofrecen a tus empleados, tus activos más importantes, la oportunidad de saber lo que están haciendo todos y hacer estrategias en un contexto de colaboración.

Sin embargo, si tus juntas no te están dando resultados fuertes, o si terminan siendo una pérdida de tiempo, esto podría tener un efecto catastrófico en tu negocio y en la moral de tus empleados. ¡Las juntas tienen que mantenerse a raya! Aquí te dejamos 5 formas para mejorarlas y hacerlas más eficientes:

1. Tesla & Space: preparación minuciosa

Puede que Elon Musk sea el emprendedor más conocido del planeta, y sus entrevistas relajadas pueden disfrazar su actitud totalmente enfocada a los negocios. Según lo que un ex-empleado de Tesla dijo a Quora, Musk exige que todos sus empleados tengan una preparación minuciosa antes de que inicien las juntas. “Cuando nos reuníamos con Elon, íbamos preparados, porque si no lo hacías, te lo hacía saber. Si te hacía preguntas y no sabías la respuesta por falta de preparación bueno… buena suerte” escribió.

2. Amazon y Apple: cambia el tamaño de la reunión

¿Sabías que Jeff Bezos tiene una regla de las dos pizzas? Una de sus obsesiones es el pensamiento grupal, así que siempre se asegura de que las reuniones sean lo suficientemente pequeñas como para que todos puedan aportar. ¿Dos pizzas no son suficientes para alimentar a todos? Invitaste demasiada gente.

Steve Jobs tenía una actitud similar en Apple. Intentaba invitar únicamente a la gente necesaria, y era conocido por pedirle a la gente que se fuera cuando no sabía para qué estaban ahí. El libro Insanely Simple: The Obsession That Drives Apple’s Success, de Ken Segall, lo detalla así:

“Sus ojos se fijaron en la única cosa que había en la habitación que no encajaba. Señalando a Lorrie, le dijo: ‘¿Y tú quién eres?’

“Lorrie se intimidó un poco por el señalamiento, pero tranquilamente explicó que la habían invitado porque estaba involucrada en algunos proyectos de marketing que se discutirían en la junta. Steve la escuchó. Lo procesó. Y luego, en un gesto sumamente simple, le dijo ‘No creo que te necesitemos en esta junta Lorrie. Gracias”. Luego, como si esa interrupción no hubiera pasado -y como si Lorrie no existiera- continuó con su reunión”.

3. Apple y Facebook: Intenta con agendas rígidas o relajadas

Steve Jobs solía entrar a una junta, platicar un poco si andaba de buenas y llevar la reunión como un flujo libre de actualizaciones y pendientes. Él decía lo que consideraba relevante y sus empleados iban señalando cuestiones relevantes. Esto, en completo contraste con las juntas que lleva Sheryl Sandberg en Facebook.

Sandberg establece una agenda rígida para cada una de sus juntas y va tachando cada punto de su lista conforme avanzan. Si la lista se termina antes que el tiempo que había establecido para la reunión, ahí terminan. Aunque algunas empresas se benefician más de un formato libre en el que puedan fluir nuevas ideas, Facebook parece sobrevivir sin la plática extra.

4. Microsoft y Yahoo: cambia la longitud de las juntas

Al CEO de MicrosoftSatya Nadella, le gusta tener reuniones de cuatro horas con su equipo líder, porque cree que el hecho de tenerlos a todos en la misma página es vital para la salud de la empresa. Esto es lo opuesto a lo que hace Marissa Mayer, CEO de Yahoo! y ex-empleada de Google, a la que le gusta tener 70 reuniones cortas a la semana, juntas que duran 5 o 10 minutos.

Marissa cree que esas micro juntas hacen que las cosas siempre estén enfocadas y orientadas hacia encontrar soluciones. Si esto no te convence de hacer reuniones más cortas, piensa en que Hugo, la empresa de software de notas de reuniones, hace que el tiempo total de sus juntas no exceda las cuatro horas a la semana

La longitud de las juntas termina siendo la que los directivos consideren más efectiva para mantenerse al tanto de lo que está sucediendo en sus empresas. Algunas empresas podrán responder mejor a periodos extremos de reuniones.

5. Google: elige a un tomador de decisiones

Cuando en 2011 Larry Page se convirtió en CEO de Google por segunda vez, envió un correo a toda la empresa explicando cómo planeaba tener juntas más efectivas. Una de sus reglas clave fue asignar a una persona que sería el tomador de decisiones. Esta persona sería responsable de llegar a una conclusión en la junta y de decidir el camino que se seguiría. Si la reunión no requiere de una decisión, entonces no había punto de tenerla.

Esta puede ser una regla sorprendente, porque no deja espacio para las típicas juntas de pendientes. Pero, ¿será que las empresas pueden sobrevivir sin este tipo de juntas? Después de todo, hay tanto software disponible para administrar tareas (Asana o Monday) que estar supervisando los procesos ya no es una necesidad.

Conclusión

Tus empleados son tu valor más importante, así que asegúrate de que las juntas laborales no desperdicien su tiempo. Ofréceles un objetivo claro y compárteles la agenda días antes para que puedan prepararse. No te distraigas durante la junta y termínala diciendo lo que necesitas y lo que ya se decidió. También recuerda compartir tus notas con los demás a través de un correo o una herramienta colaborativa.

No tengas miedo de experimentar con nuevos estilos: la cultura laboral de tu empresa puede requerir un estilo único y original.

Fuente: Entrepreneur

5 hábitos en las oficinas que se deben cambiar

Las empresas deben saber que la cultura de trabajo tiene que transformarse. No se debe seguir con algunos hábitos en la oficina que representan disgusto entre los trabajadores. ¿Los conoces?

Leer más

Empleados saludables y felices en las oficinas

El diseño y la arquitectura pueden generar un impacto positivo no solo en la productividad de una empresa, sino también en las condiciones para tener empleados saludables y felices.

Leer más

El antídoto contra la frustración en un equipo de trabajo

Los objetivos que establecemos desde un inicio no son viables e, inclusive, son imposibles de lograr por diferentes factores como tiempos, recursos, etc. Así puede comenzar la frustración en un equipo.

Leer más

Delegar responsabilidades: 9 tips para hacerlo

¿Estás abrumado de trabajo? Cuando tienes que delegar responsabilidades tienes algunas ventajas. Pero no únicamente tú te beneficias al hacerlo.

Leer más

30 hábitos financieros que debes tener a los 30

No se trata solo de saber ahorrar dinero o pensar en el retiro. Hay acciones que nos ayudan a tener hábitos financieros y evitar los descalabros económicos desde joven. Leer más

4 tips para planear tus ahorros desde los primeros meses del año

El primer trimestre del año puede ser clave para que inicies un año nuevo sin haber ocupado tus ahorros, dice la experta en finanzas personales, Sofía Macías.

Iniciamos otro año y es momento de analizar nuestro panorama financiero en 2019. Las deudas acumuladas de 2018 y los gastos de enero te ponen el reto de ser capaz de administrarte y lograr ahorrar durante los próximos 12 meses. ¿Sobrevivirás hasta febrero sin sacrificar el propósito de ahorrar?

“Ahorrar no es sinónimo de sacrificarse”, dice en entrevista Sofía Macias, autora del libro el Pequeño Cerdo Capitalista y la agenda del mismo nombre.

Lo mexicanos gastamos un 34.6% más en temporadas decembrinas con relación a otros países y un 57.6% lo hace con sus ahorros. Esto de acuerdo a la Encuesta Navideña Internacional publicada en el 2017 por la empresa Ferratum.

Para muchos mexicanos gran parte de su dinero se ha ido en reuniones con los amigos, comidas, regalos y vacaciones, por mencionar algunos gastos.

4 tips para planear tus ahorros

En 2018, Groupon Latam realizó un estudio con más de 500 personas entre 25 y 44 años. El objetivo fue saber cuánto dinero y en qué gastamos los mexicanos en estas temporadas. El resultado del estudio arrojó que un 61% de los entrevistados, gasta entre 600 y 1,200 pesos en regalos navideños. Donde el 51% gastó en perfumes, el 40% en juguetes, 38% gastó en artículos electrónicos, el 23% en joyas, 24% gastó en vinos y licores, el 28% en viajes y un 16% en la cena.

Si estás pensando en romper el cochinito porque no te alcanza, no lo hagas. Te compartimos los consejos que la experta en finanzas personales, Sofía Macías, nos dio para sobrevivir a estas fechas sin sacrificar los ahorros.

  1. Primero lo primero

Aunque no lo creas, la planeación de los primeros meses del año es tan importante que puede hacer la diferencia en cómo vives y sobrevives lo que resta del 2019. Ha llegado el momento de cuestionarnos a nosotros mismos.

  • Traza una o un par de metas, “la claridad nos permite seleccionar en qué gastaremos”.
  • ¿Qué cosas quiero lograr? Puede ser desde un viaje hasta el enganche para una casa.
  • ¿Cuánto dinero necesito para hacerlo realidad? Asigna una cifra para tu primer meta de ahorro.
  • En función del dinero también dependerá el tiempo que te tomará juntarlo.
  • ¿Cuándo quiero lograrlo? Establecer una fecha será un aliciente para que ahorres.
  • ¿Cómo voy a lograrlo? Esta es la parte en que del pensamiento se pasa a la acción. Es decir, ponderar en qué gastos estas dispuesto a sacrificar.
  1. Evalúa

Esto te permitirá tener un panorama de tus finanzas. Debes responder estas preguntas con clama y siendo lo más honesto posible contigo.

  • Si es que estas ahorrando, ¿cuál es el porcentaje que le destinas?
  • ¿Te está rindiendo el dinero?
  • ¿Tienes fuentes de ingresos extra?
  • ¿Cuáles son las prioridades en las que debes pensar?
  1. ¿Por qué ajustar las finanzas?

Todo plan requiere de ajustes en nuestros gastos. Por ello, es necesario visualizar los cambios que se acoplen a nuestra planeación y evaluación previas.

  • Para analizar el panorama de ahorro.
  • Por los gastos que se avecinan.
  • Para tener un control de ingresos y egresos.
  • Para administrar gastos.
  • Porque como país estamos atravesando un cambio de gobierno, que para bien o para mal, traerá consecuencias económicas.
  1. Medidas para lograrlo y no quedar en el intento

Al pasar de los meses, es necesario que examines tus resultados e integres nuevas fuentes de ingreso o ahorros para lograr tus metas financieras.

  • Dale seguimiento a tus metas.
  • Si no tienes una fuente de ingreso extra y quieres cumplir tu meta lo más pronto posible, es momento de pensar cómo vas a generar más dinero.
  • Haz un presupuesto detallado de ingresos y egresos.
  • No dejes que el dinero se te queme en las manos. Apenas lo recibas, mételo en una cuenta de ahorro.
  • Espaciar los gastos innecesarios y las salidas.
  • Llevar un control semanal de tus finanzas, te motivará a seguir ahorrando.

Ahorrar no significa sacrificar sino reducir.

Ahora sí, no tienes justificación para utilizar tus ahorros en estas fechas. De seguir los pasos ya mencionados, podrás sobrevivir lo que resta del 2019 y llegar a final del año con ahorros. Eso sí, procura hacer de estos pasos un hábito para lo que resta del año y para lo que sigue.

 

(Fuente: Alto Nivel)

Perder tiempo en cinco maneras sin darte cuenta

¿Al final del día tienes los proyectos más importantes que atender? Si es así, tienes un problema de prioridades por perder tiempo. Afortunadamente, esto puede resolverse con la categorización de tu tiempo.

No importa si eres un joven con trabajo temporal o un CEO con experiencia, la pérdida de tiempo es común. Los desperdicios de tiempo cada 30 minutos, equivalen a perder más de la mitad del día, de acuerdo con datos recientes en Estados Unidos.

Si eres como la mayoría de los empleados y en este momento estás pensando que no pierdes el tiempo, esto se debe a que no lo haces deliberadamente. Por desgracia, la mayoría de las formas de desaprovechar tus minutos están disimuladas.

Incluso podrías perder horas sin siquiera darte cuenta. ¿Cuál es la solución? Poner atención y rastrea las raíces del tiempo que pierdes para corregir de estas conductas.

Cinco maneras que te hacen perder tiempo y cómo combatirlo.

Los rituales

Todos tenemos rituales en la oficina, pequeñas rutinas que hacemos todos los días, algunas de las cuales son productivas, pero, la mayoría no lo son. Es posible que circules por el garrafón de agua o la cafetera, tengas una pequeña charla durante los primeros 15 minutos del día, o leas las noticias durante 20 minutos.

Aunque no siempre nos hace perder tiempo, el peligro aquí viene en no ser consciente del lapso que pasa. Los seres humanos tendemos a olvidar repeticiones individuales de las rutinas a largo plazo (por ejemplo, a veces no recuerdas de manera abierta cómo elegiste el camino conducido a casa desde el trabajo), lo que significa que estás gastando el tiempo haciendo rituales sin darte cuenta de lo que está haciendo. Tomar descansos y leer las noticias no son necesariamente cosas malas, pero puede poner un freno a la productividad total.

Las distracciones

Las distracciones son una causa importante de perder tiempo y esto está bien documentado. La mayoría de la gente se sienten atraídas por las distracciones obvias y superficiales en medio de un proyecto. Por ejemplo, se podría revisar Facebook en lugar de trabajar o ir de compras en línea entre las tareas.

Estos son fáciles de identificar, pero difícil de superar. Por lo general, desconectarse de Internet (o fuente) y tener una buena programación de tiempo para estas actividades, son buenas estrategias. Sin embargo, es probable que sufras de distracciones que no reconoces como contestar correos electrónicos que constantemente puede retrasar toda tu planeación en la oficina.

Comunicación

La comunicación es necesaria y, en un mundo ideal, eficiente. Los comunicadores más eficientes pueden usar cosas como mensajes de correo electrónico, reuniones y llamadas telefónicas para mejorar realmente su productividad. Sin embargo, para la mayoría de nosotros, estos medios pueden llegar a hacernos desaprovechar el día.

¿Cuántas veces has recibido un correo electrónico largo que pasó varios párrafos explicando una idea muy simple? ¿A cuántas reuniones has asistido que no eran necesarias en primer lugar? Si te enfocas en una comunicación más eficiente, encontrarás más tiempo que puedes ocupar de manera productiva.

La negativa a adaptarse

Las personas tienen diferentes razones para negarse a adaptarse. A algunos les gusta su nicho y el ritmo y no se sienten cómodos con cambiar.

Otros son perfeccionistas que evitan cambiar sus puntos de vista o enfoques cuando las circunstancias cambian. En cualquier caso, negarse a adaptar su estilo de trabajo resulta muy caro en términos de tiempo dedicado.

Por ejemplo, si de pronto aumenta la información que un cliente requiere para un trabajo, es mejor detenerse y reajustar la estrategia que seguir con un plan establecido y querer forzarlo en el nuevo requerimiento. Solo terminarías teniendo que repetir el trabajo cuando el cliente rechace el producto ofrecido. O como decía mi abuela: “El flojo trabaja dos veces”.

Trabajar en prioridades equivocadas

Digamos que has logrado identificar y conquistar todos los puntos que te quitan tiempo que he mencionado hasta ahora. Estás trabajando en tareas que necesitan 100% de tu atención, sin contar las pausas, que son realmente importantes para ser productivo.

¿Seguro que no estás perdiendo el tiempo haciendo el tipo equivocado de trabajo? ¿Te estás enterrando a ti mismo en las tareas sin importancia, sólo para darte cuenta al final del día todavía tienes los proyectos más urgentes que atender? Si es así, tienes un problema de prioridades. Afortunadamente, esto puede resolverse y trabajando a través de tus pendientes por orden de importancia.

Debes optimizar tu tiempo y aceptar que desperdiciarlo te quita la misma cantidad de segundo que si te enfocaras a hacer algo productivo. Una vez qué áreas clave de tu horario de trabajo requieren mejoras, deberás eliminar o mejorar los espacios desperdiciados. Esto no significa que serás perfecto en la gestión de tu horario, pero estará más cerca de tu ideal.

 

(Fuente: Entrepreneur)