¿Sabes cuáles son los días de Descanso Obligatorios?

El día festivo, o día feriado, es aquel que no es día laborable y se considera como descanso obligatorio.

Los días de descanso obligatorio se encuentran señalados en el artículo 74 de la LFT, siendo estos:

I. El 1o. de enero;

II. El primer lunes de febrero en conmemoración del 5 de febrero;

III. El tercer lunes de marzo en conmemoración del 21 de marzo;

IV. El 1o. de mayo;

V. El 16 de septiembre

VI. El tercer lunes de noviembre en conmemoración del 20 de noviembre;

VII. El 1o. de diciembre de cada seis años, cuando corresponda a la transmisión del Poder Ejecutivo Federal;

VIII. El 25 de diciembre

IX. El que determinen las leyes federales y locales electorales, en el caso de elecciones ordinarias, para efectuar la jornada electoral.

¿Qué ocurre si a las o los trabajadores se les solicita que laboren en este día?

En primera instancia las y los trabajadores y las y los patrones deberán determinar el número de trabajadores(as) que deban prestar sus servicios. Los trabajadores(as) quedarán obligados a prestar los servicios y tendrán derecho a que se les pague, independientemente del salario que les corresponda por el descanso obligatorio, un salario doble por el servicio prestado, es decir, se les deberá de cubrir el salario diario normal más el doble.

Tal y como lo marca el artículo 75 de la Ley Federal del trabajo mismo que señala:

Artículo 75.- En los casos del artículo anterior las y los trabajadores y las y los patrones determinarán el número de trabajadores(as) que deban prestar sus servicios. Si no se llega a un convenio, resolverá la Junta de Conciliación Permanente o en su defecto la de Conciliación y Arbitraje. Las y los trabajadores quedarán obligados a prestar los servicios y tendrán derecho a que se les pague, independientemente del salario que les corresponda por el descanso obligatorio, un salario doble por el servicio prestado.

Adicional a lo anterior, si de acuerdo al calendario el día de descanso obligatorio llegará a coincidir con el día de descanso semanal, es decir el día domingo, la o el patrón deberá de cubrirle al  trabajador(a) el pago de la prima dominical que marca el artículo 71 de la Ley Federal del Trabajo el cual señala: Las y los trabajadores que presten servicio en día domingo tendrán derecho a una prima adicional de un veinticinco por ciento, por lo menos, sobre el salario de los días ordinarios de trabajo.

Derivado de lo anterior las y los trabajadores recibirán el triple del salario por ese día, más la prima dominical.

Las prestaciones señaladas son aplicables para todos aquellas y aquellos trabajadores que de acuerdo al apartado “A”, rige entre los obreros(as), jornaleros(as), empleados(as) domésticos, artesanos(as) y de una manera general, todo contrato de trabajo.

Ahora bien, que pasa si el día de descanso obligatorio coincide con el día que determinan las leyes federales y locales electorales, en el caso de elecciones ordinarias, para efectuar la jornada electoral.

¿Las y los trabajadores que laboren ese día tienen derecho a ejercer su voto?

Si, todas y todos los trabajadores podrán tomarse el tiempo para ir a ejercer su voto, posterior a esto, podrán dirigirse a sus lugares de trabajo siempre y cuando no formen parte del proceso electoral. Tal y como lo establece el artículo 132 en la fracción IX.

Es obligación de las y los patrones:

Conceder a las y los trabajadores el tiempo necesario para el ejercicio del voto en las elecciones populares y para el cumplimiento de los servicios de jurados, electorales y censales, a que se refiere el artículo 5o., de la Constitución, cuando esas actividades deban cumplirse dentro de sus horas de trabajo.

Para el caso de que labores el día festivo y no se cubra, la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo pone a tu disposición los números telefónicos 01800 911 7877 y 01 800 717 2942 para toda la República o escribe al correo orientacionprofedet@stps.gob.mx, en donde te brindaremos orientación de forma gratuita.

Fuente: gob.mx

Lecciones para tener una cultura innovadora

“Nuestra industria no respeta la tradición, sólo respeta la innovación”, dijo Satya Nadella, CEO de Microsoft. Probablemente no haya mejor frase para definir el secreto de las empresas tecnológicas exitosas… y tampoco para el de compañías de otros giros e industrias.

La innovación es aquella fuerza que permite adaptarse al cambio (o más bien, adelantarse a él) y generar productos y servicios que conquisten a los mercados. Cualquier compañía que quiera sobrevivir en el tiempo debe tener una mentalidad innovadora. “Siempre es más recomendable mejorar que quedarse quieto”, afirmó Jonathan Olver, cabeza global de innovación en Microsoft, durante su ponencia en IAB Conecta 2015, el congreso que reunió a importantes figuras del mundo digital en la Ciudad de México.

Para Olver, la verdadera innovación siempre parece, en un inicio, un error. Es tan diferente y fuera de lo común que luce incorrecta y probablemente fracase… un riesgo que muy pocas marcas están dispuestas a aceptar. Sin embargo, esto es un gran error: sin importar cuál sea el tamaño de una compañía, la falta de innovación puede llevarla a la quiebra y casos que lo demuestran, sobran.

Para que una empresa innove es necesario que cuente con una cultura innovadora. Y estos son algunos de los consejos de Olver que puedes aplicar en tu negocio para lograrlo:

1. Procura que haya tensión

Es muy difícil innovar en un ambiente donde todos dicen que “sí” a todo (o peor aún, “no” a cualquier propuesta). La tensión -manejada adecuadamente- puede ser un gran aliciente de la innovación, pues permite confrontar ideas y formas de pensar. Por eso es importante que contrates gente con mentalidades distintas, pues esto te ayudará a impulsar la creatividad y obtener perspectivas de diferentes ángulos.

2. Agiliza tus procesos

La principal razón por las que las startups son los grandes semilleros de innovación es debido a la simplicidad y agilidad de sus procesos. Sus estructuras –a diferencia de las de un gran corporativo– son simples, menos jerárquicas y antiburocráticas. Además, en estas empresas el fracaso está permitido, pues cuesta menos y es más fácil recuperarse para volverlo a intentar.

Para que haya innovación en tu empresa debes facilitar los procesos: evita que cualquier idea tenga que pasar por mil filtros para hacerse realidad o que cada novedad tenga que sufrir varias pruebas antes de lanzarse al mercado. En pocas palabras, tienes que dejar la perfección y mantenerte en estado “beta”.

3. Haz que se esparza en toda la empresa

La innovación debe permear todas las áreas de tu negocio, desde marketing hasta administración. Esta mentalidad debe estar en todos y cada uno de tus empleados. Recuerda que siempre es posible mejorar procesos y resultados, ya sea en tus campañas de publicidad o en la forma de comunicarse. La mentalidad innovadora no debe reservarse a unos cuantos, sino ser un bien (y una obligación) común entre todos los miembros de una organización.

4. Alinea la estrategia de innovación con la de negocios

Innovar por innovar no tiene sentido. Para que realmente valga la pena el costo (en tiempo y dinero) de la innovación, ésta debe ir alineada a los objetivos de negocio. Así que antes de trabajar en proyectos o pedir ideas, enfócate en lo que quieres lograr con ellos y cómo estos repercutirán en la misión y visión que definiste para tu empresa.

5. Atrévete

La innovación siempre requerirá audacia y la aceptación de riesgos. Si quieres innovar, entonces debes olvidarte de “irte a la segura” o de poder controlar cada paso. Como dice Olver: “la verdadera innovación parece un error”, por lo que debes estar dispuesto a fracasar antes de encontrar una idea o estrategia realmente ganadora. El experto recomienda hacer un marco de innovación mínimo viable; es decir, empezar con algo que no requiera gran inversión, pero que pueda ser punta de lanza para trabajar con este esquema.

6. Promueve la apertura

En una empresa innovadora no existen las grandes oficinas separadas por imponentes vidrios, ni las áreas que dividen a empleados según su puesto. Las empresas más exitosas están conscientes que las grandes ideas pueden venir de cualquier persona y se pueden generar en cualquier conversación. Así es que elimina las barreras y promueve la participación activa entre todos los miembros de tu equipo.

7. Utiliza las herramientas adecuadas

Para facilitar la comunicación y el trabajo colaborativo es esencial que uses herramientas tecnológicas que faciliten esta labor. Algunas de ellas son Google Drive, Evernote Business y Facebook at Work. Con estas aplicaciones podrás conocer las aportaciones de cada uno, agregar comentarios y unir esfuerzos.

8. Tómalo en serio

Algunas de las empresas más valiosas del mundo cuentan con un área (bien formada y definida) dedicada exclusivamente a la innovación. Por ejemplo, Alphabet (antes Google) tiene Google Labs, que desarrolla nuevos productos y soluciones. No veas a la innovación como un complemento de algun área –como marketing y publicidad–, sino como una parte intrínseca de la organización.

9. No sólo busques vender más

Si tu objetivo para innovar es únicamente aumentar tus ventas, lo más probable es que no lo consigas. La innovación debe servir para mejorar procesos, aumentar la lealtad de los empleados y mejorar la experiencia de tus clientes. Recuerda que no todo son números, y que hay acciones que repercuten más allá de los pesos.

 

Fuente: Entrepreneur

¿Cuándo y cuánto te corresponde de aguinaldo?

¿Qué es el aguinaldo?

Es una prestación obligatoria, es uno de los beneficios que las empresas deben otorgar a sus empleados, y es irrenunciable -aunque, ¿quién no querría recibirlo?-. Por ley, tu aguinaldo debe ser el equivalente a tu pago de, mínimo15 días -aunque hay empresas que se ponen guapas y dan hasta 30 días- en el caso de que hayas laborado todo el año con ellos, de lo contrario será proporcional al tiempo que lleves trabajando.

¿Cómo calculo mi aguinaldo?

Lo primero que debes hacer es saber cuánto percibes al día; este dato lo consigues al dividir tu salario neto mensual entre 30.

En el caso de que lleves laborando el año completo, tu aguinaldo deberá ser de 15 días (básicamente lo que cobras cada quincena) de tu sueldo neto (¡ojo! éste es tu sueldo después de impuestos y los descuentos correspondientes). Es decir: Si tu sueldo neto mensual es de $10,000, tu aguinaldo a 15 días es de $5,000.

También puedes calcularlo multiplicando tu salario diario por 15 (que son los días mínimos que recibes de aguinaldo)

Si, por el contrario, llevas menos del año en la empresa -sí, sí deben darte aguinaldo-, la cantidad que te den deberá ser proporcional al tiempo que llevas trabajando. Pon atención, porque aquí debes hacer varios cálculos.

Para poder sacar la cantidad proporcional necesitas saber cuál es tu salario diario, el cual consigues dividiendo tu sueldo neto mensual entre 30.

Teniendo este dato, ya solo debes calcular la parte proporcional de tu aguinaldo; para esto debes multiplicar tu salario diario por los 15 días de aguinaldo y dividirlo entre 365 (los días del año), el resultado de esta operación los multiplicas por la cantidad de días que has laborado. Para hacerlo más fácil te pongo un ejemplo con 135 días trabajados.

¿Cuándo deben entregarme mi aguinaldo?

El 20 de diciembre es el día límite que tienen las empresas para entregar a sus trabajadores el aguinaldo, y en el caso de que no sea así podrás acercarte a la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo, donde podrán asesorarte y brindarte la ayuda necesaria.

 

Fuente: OCC Mundial