Cambios que traerá la generación Z a las organizaciones de trabajo

Mientras una generación se centra en el orden y el proceso, otra se centra en la flexibilidad y creatividad. Hasta el día de hoy, la generación Y (millennials) continúa siendo la generación mayoritaria en los espacios de trabajo, pero para el 2031 la generación Z (centennials/zillennials) dominará la fuerza laboral y, por lo tanto, los productos requeridos por ellos mismos.

En los últimos años hemos observado cambios significativos en los grandes corporativos. El ecosistema empresarial ahora permite la convivencia de diferentes generaciones trabajando codo a codo, pero con diferentes enfoques, valores y objetivos que, sin duda, ahora se vuelve un reto para las organizaciones.

Desde la irrupción del gen Y, las organizaciones han comenzado a cambiar los esquemas de trabajo, convirtiendo los espacios físicos y estructuras organizacionales. A la responsabilidad social, la disrupción, la innovación, la flexibilidad y la creatividad propias de los millennials, la generación Z ha sumado los negocios con propósito (ética), la digitalización y la inclusión, además de ser creadores de productos y servicios con estas características.

Ante un ecosistema emprendedor cada vez más fortalecido, tanto las pymes como los grandes corporativos deberían aprovechar la gran oportunidad de integrar el talento emprendedor al interior de sus organizaciones (mejor conocido como intraemprendedor), ya que existen grandes beneficios de contar con ellos en sus filas:

  • Propósito: Una de las grandes ventajas de atraer este tipo de talento es que busca hacer su trabajo con propósito y trascendencia. Si bien persigue el crecimiento de la compañía, otro incentivo para ellos es dejar un legado para todos los grupos involucrados en la creación y liberación de un producto o servicio.
  • Innovación: El talento emprendedor identifica aquellos problemas que son de gran relevancia para sistemáticamente implementar, entregar y resolver de manera simple y elegante soluciones a los mismos.
  • Liderazgo: La influencia que tiene este talento empuja a las organizaciones hacia procesos de cambio, ya que su pasión por generarlos hace que nunca se rindan y, a pesar de las limitaciones, busquen los mecanismos para motivar a las personas a seguir adelante.
  • Flexibilidad y resiliencia: Los intraemprendedores no dejan de ser personas con emociones y deseos, expuestos a las vicisitudes de la vida, pero su fortaleza y su capacidad de “pivotar” los ayuda a mantener su mirada al horizonte de su propósito.
  • Aprendizaje activo: El interés por aprender va más allá de sólo adquirir conocimiento y habilidades para los proyectos o actividades que necesita desarrollar este grupo. El talento intraemprendedor busca conectar con sus experiencias y su vida personal para posteriormente integrarlo en su día a día en cualquier proyecto que desempeñen y, de esta forma, convertirse en la mejor versión de ellos mismos para seguir apoyando a las organizaciones en sus metas.

Si bien algunas de estas ventajas las vemos mayormente en las generaciones antes mencionadas, no es exclusivo de las mismas. Cada día que pasa vemos en los grandes corporativos empleados ejerciendo su función y a la par corriendo un negocio, siendo socios de uno o ayudando a otros negocios a diseñar soluciones y estrategias. El ecosistema emprendedor, sumado a la tendencia del gig economy,empujará a las organizaciones a incluir modelos de intraemprendimiento donde el talento pueda generar productos y servicios para la organización, pero a su vez pueda dirigir su propio negocio o tener un esquema interno de compensación y administración de talento para poder generar spin offs que en el largo plazo puedan convertirse en unicornios.

Hoy las organizaciones se enfrentan a una dicotomía en el manejo del talento: concentrar al cien por ciento en su carrera corporativa o diseñar espacios para combinar el espíritu emprendedor que internamente pueden desarrollar y/o combinarlo con las compañías que este talento crea externamente.

No cabe duda de que aún existen interrogantes por contestar, pero como CEO, directores y emprendedores, y ante la velocidad del cambio que vivimos, es de suma importancia tener en nuestra agenda esta tendencia. Los cambios en los modelos económicos, generacionales, laborales y tecnológicos nos conducirán a crear soluciones disruptivas para seguir generando valor compartido y bienestar social para todos los grupos de interés a través de lo que definamos hacer con nuestro talento emprendedor al interior de las organizaciones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *