En esta sección podrá enterarte de los últimos acontecimientos del mundo laboral para estar preparado y enfrentar los cambios.

Los desafíos post-COVID del mundo del trabajo

Los retos serán enormes, particularmente para los más vulnerables, que en América Latina representan entre un 40 y un 50 por ciento de la población.

Frente a la tragedia del COVID, el mundo del trabajo ha reaccionado muy rápidamente generando ámbitos de teletrabajo para la mayoría de los empleados, digitalizando todos los procesos posibles, promoviendo la interacción virtual entre diferentes sectores de la economía, y cambiando usos y costumbres que probablemente queden para siempre.

Pero en América Latina, esta historia que leemos en tantos análisis solo se aplica a una proporción de la población, aquella que actualmente está haciendo home office. Los que trabajan bajo esta modalidad son aquellos que, en primer lugar, tienen home -casa- y no se encuentran en situación de hacinamiento; además, son los que en tiempos normales cumplen sus tareas dentro de oficinas formales.

Estos representan un porcentaje reducido de la población, y este porcentaje es todavía menor si se suma además la necesidad de tener buena conexión a internet de banda ancha para poder teletrabajar. Los desafíos laborales post-COVID serán enormes, mucho más aún para los más vulnerables, que en algunos países de América Latina representan entre un 40 y 50 por ciento de la población.

Durante esta triste pandemia el mundo desarrollado y aquellos sectores más avanzados de Latinoamérica han profundizado la modernidad, expandiendo el comercio electrónico, la logística del delivery para todos los productos, incluido servicios, telemedicina, educación online; todo por supuesto con un profundo impacto en el mundo del trabajo. Pero esta realidad, positiva para quienes pueden acceder, está generando una mayor inequidad en nuestra región.

Las oportunidades laborales van a cambiar al ritmo de estas transformaciones en la economía, pero habrá una gran parte de la población que necesitará actualizar sus capacidades y habilidades, aceleradamente. Incluso así, no es suficiente con mejorar la educación, es imperativo generar oportunidades de trabajo, programas que fomenten el empleo especialmente dentro de aquellos sectores más desfavorecidos. Estas transformaciones de sectores económicos y laborales se verán impactadas por el debate sobre las cadenas globales de valores que ha generado las interrupciones del COVID en el comercio mundial. ¿Se verá favorecida América Latina con estas tendencias?, ¿lograremos captar más inversiones y localizaciones de empresas de Europa y Estados Unidos que antes iban a Asia?

Sería una gran oportunidad para la región, a la vez que generaría demandas y cambios en la fuerza laboral. Por otro lado, la automatización de los procesos en los países desarrollados y la consecuente reducción de costos podrían disminuir las oportunidades para los países exportadores de la región.

La aceptación del trabajo remoto del mundo empresario generará probablemente mayor competencia por el capital humano. Esta realidad ya se veía en el sector del desarrollo de software, donde empresas americanas y europeas de tecnología tenían sus coders en América Latina, pero a medida que todo se digitaliza y lo remoto es aceptable, empleados de otros sectores y de diferentes países verán mayor competencia por sus trabajos.

Ya existía tecnología para que bienes y servicios como la medicina, educación, legales, contables, sesiones de terapia o de yoga fueran transables y se pudieran comercializar entre países. Pero el COVID parece haberlo hecho aceptable. Se generarán nuevas oportunidades comerciales, aunque también desafíos para aquellos países y sus ciudadanos que sean menos competitivos. Un claro ejemplo es la Universidad argentina, con una alta reputación en toda América Latina, y ahora que la mayoría de los centros de estudio funcionan de manera online, muy posiblemente expandirán su alumnado incorporando estudiantes de otros países de la región.

El desafío de los gobiernos para este 2021 que comienza será todavía mayor que en 2020. Con presupuestos más exigidos que el año pasado tendrán que enfrentar mayores tasas de desempleo, en parte producidas por la crisis económica y por los cambios que introdujo el COVID.

Por esto, no podemos demorar las intervenciones, tanto en la promoción de programas de empleo como en la consolidación de iniciativas de formación y entrenamiento que ya eran necesarias en la región y se hacen ahora todavía más acuciantes.

COMUNICADO DEL GOBERNADOR DEL ESTADO QUERÉTARO

La NOM-035-STPS-2018, factores de riesgo psicosocial en el trabajo

La evolución del Derecho del Trabajo en nuestro país ha estado marcada por diferentes momentos clave, sin embargo, todos los avances o mejoras se habían centrado en el bienestar físico del trabajador y de su familia y, salvo lo relacionado con discriminación, hostigamiento y acoso, ninguno contemplaba el bienestar emocional, psíquico y social del trabajador. La NOM-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo, vigente a partir de octubre de 2019, vino a llenar ese vacío.

¿Por qué era necesario implementar la NOM-035-STPS-2018 en México?

Si observamos experiencias internacionales, son muchos los países que han trabajado de manera importante en impulsar este tipo de regulaciones, las cuales han generado grandes beneficios para los trabajadores y las empresas. Frente a esta realidad, México venía un tanto atrás; sobre todo considerando la relevancia que el país ha tomado en términos comerciales tras la firma del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), y la tan mencionada posición geográfica privilegiada. En perspectiva de mercado y competitividad, nuestro país necesitaba avanzar en este sentido para estar en igualdad de condiciones para ofrecer beneficios a la fuerza laboral, similares a los de otros países, cuyas empresas pueden invertir en México.

La NOM-035 propone una metodología para disminuir los factores de riesgo psicosocial en el trabajo y transitar hacia un entorno organizacional favorable; esta implica mayormente obligaciones para los patrones, aunque también algunas para los trabajadores; el enfoque de este texto está centrado en las primeras.

Una parte de las obligaciones patronales entraron en vigor el 23 de octubre de 2019 y la segunda fase de cumplimiento entró en vigor el 23 de octubre de 2020, e incluye:

• Centros de trabajo entre 16 y 50 trabajadores: aplicar una encuesta para identificar los factores de riesgo psicosocial.

•Centros de trabajo con más de 50 trabajadores: aplicar una encuesta para identificar los factores de riesgo psicosocial y evaluar el entorno organizacional.

•Para todos los centros de trabajo con 16 o más trabajadores: practicar exámenes médicos y evaluaciones psicológicas a los trabajadores expuestos a violencia laboral y/o a los factores de riesgo psicosocial, cuando existan signos o síntomas que denoten alguna alteración a su salud.

La encuesta de evaluación de los factores de riesgo psicosocial y entorno organizacional debe aplicarse al menos una vez cada dos años, y arroja un nivel para cada uno de los factores de riesgo: nulo, bajo, medio, alto o muy alto. En caso de que alguno de los factores de riesgo sea evaluado en un nivel superior a bajo, el patrón deberá implementar un programa para la atención de los factores de riesgo psicosocial con una duración de dos años, luego de los cuales se volverá a aplicar la encuesta para medir la efectividad del programa.

¿Quién vigila el cumplimiento de la NOM-035 a los patrones y sanciona el incumplimiento?

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) tiene a su cargo la vigilancia de esta NOM, a través de la Inspección del Trabajo. La NOM-035 no establece expresamente una sanción por incumplimiento, sin embargo, se trata de una disposición de seguridad y salud en el trabajo y, las sanciones por incumplimiento a este tipo de disposiciones se encuentran en la Ley Federal del Trabajo, y van de las 250 a las cinco mil UMAs.

Durante el presente sexenio, la STPS ha sido muy activa en inspecciones del trabajo. De acuerdo con datos del informe de labores del Ejecutivo federal en su segundo año de gobierno, en el último año llevaron a cabo 26 mil 844 inspecciones en un total de 23 mil 909 centros de trabajo.

Si bien el hacerse acreedores a sanciones por incumplimiento puede ser un motivador para que las empresas implementen las medidas establecidas por la norma, es importante considerar que este tipo de regulaciones nos dan la oportunidad de mejorar el entorno organizacional, lo cual a su vez y abona a la competitividad de las organizaciones.

Para 2020 la UMA equivale a 86.88 pesos.

El coronavirus acelera la Cuarta Revolución Industrial: el trabajo robotizado alcanzará al humano en cinco años

  • El 47% del trabajo global estará automatizado en 2025, según el WEF
  • El organismo alerta de que aumentarán las desigualdades laborales

La pandemia del nuevo coronavirus, que ha obligado a millones de personas a teletrabajar y ha aumentado la importancia de lo digital, acelerará la llegada de la Cuarta Revolución Industrial. En 2025 el empleo robotizado ya será tan habitual como el humano, según predice un estudio del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) presentado este miércoles.

En su informe anual sobre el futuro del empleo, la institución que organiza el Foro de Davos muestra que la crisis sanitaria global ha aumentado el interés de las empresas en adoptar la inteligencia artificial y la robotización, dos de las principales características de esa revolución ya iniciada pero que ahora avanza más rápido.

De esta manera, el estudio llega a la conclusión de que ya en 2025 casi la mitad del trabajo global (47%) estará automatizado, frente al 33% actual.

Muchos empleos perdidos… y otros muchos creados

Esto producirá una importante pérdida de empleo, aunque los expertos del WEF indican que irá acompañada de la creación de trabajos en determinadas áreas, como el análisis de datos o la computación en la nube, dos de las nuevas habilidades que serán más demandadas.

“El ritmo de creación de empleos está siendo más rápido que el de destrucción”

Sin embargo, “el ritmo de creación de empleos está siendo más rápido que el de destrucción”, ha destacado hoy en la conferencia de presentación del informe la directora gerente de WEF, Saadia Zahidi.

El informe estima que para 2025, en 26 grandes economías estudiadas se habrán perdido 85 millones de empleos pero se habrán generado 97 millones, “adaptados a la nueva división entre humanos, máquinas y algoritmos”.

La revolución que se avecina no siempre significará destrucción de empleos: de las empresas sondeadas por el estudio, un 43% prevé reducir su plantilla a causa de la integración tecnológica, pero un 34% considera aumentarla, según el Foro Económico Mundial.

Formación para la transformación

La formación de nuevos empleados y de los que ya trabajan será clave en este proceso de transformación, como prueba el hecho de que el 94% de los directivos de empresa encuestados subrayaron que esperan que sus trabajadores adquieran nuevas habilidades en sus empleos, cuando hace dos años ese porcentaje era de sólo el 65%.

La directora de análisis de datos de la plataforma de educación virtual Coursera, Emily Glassberg Sands, ha señalado que el aprendizaje en línea, una de las herramientas de formación clave hacia la transformación digital, ya está cambiando rápidamente desde el inicio de la crisis sanitaria.

“La gente busca cuatro veces más programas de formación en línea, las compañías ofrecen cinco veces más estos cursos, y los gobiernos nueve veces más, ha explicado en la presentación del informe.

La era del teletrabajo que ha traído la pandemia ha llegado para quedarse, concluye también la investigación, en la que se ha hallado que un 84% de los empleadores tienen la intención de digitalizar rápidamente los procesos de trabajo, y de trasladar un 44% de sus empleados al trabajo remoto.

¿Una era aún más desigual?

El estudio advierte sobre un aumento de la desigualdad laboral debido al impacto de la pandemia combinado con el de la transformación tecnológica, en la que “los empleos con menores sueldos y aquellos en manos de mujeres y jóvenes se verán más afectados en la primera fase de la contracción económica”.

El impacto será incluso mayor que en la gran recesión de 2008, y profundizará las desigualdades ya existentes, ha alertado WEF.

“Es necesario el trabajo coordinado de empresas e instituciones”

Glassberg Sands y Zahidi han coincidido que para que esta gran transición hacia el trabajo automatizado y digital no tenga consecuencias tan negativas “es necesario el trabajo coordinado de empresas e instituciones, incluidos los gobiernos”.

“Llega una era en la que los gobiernos podrían ser más grandes en tamaño pero también han de ser más atrevidos en sus políticas”, ha agregado el consejero delegado de la firma de inteligencia artificial FutureFit Ai, Hamoon Ekhtiari

Pese a estar en el sector más ligado a la sustitución de hombres por máquinas, en este caso ya capaces de aprender como los humanos, Ekhtiari ha querido dar un mensaje positivo, asegurando que “hay grandes puestos de trabajo escondidos, no solo en la tecnología sino también en campos como la educación”.

El futuro del trabajo es digital, pero también humano“, ha asegurado la economista jefe de la plataforma digital de empleo Linkedin, Karin Kimbrough.

La directora gerente del Foro Económico Mundial ha recordado por su parte que la actual pandemia ha provocado que el trabajo virtual aumente, pero al mismo tiempo ha aumentado el prestigio de muchos empleos cara a cara, desde los trabajadores sanitarios a los cajeros de supermercado.

Nuevas formas de trabajo

La pandemia ha generado iniciativas nuevas, refrescado otras más antiguas y obligó a los gerentes y a reconsiderar un método que seguía basado en el contacto cercano con los empleados. Muchas empresas lanzaron métodos de trabajo remoto que muy probablemente se mantengan, aunque la realidad es que a muchos empleados les resulta difícil trabajar en un departamento pequeño o poco apto para instalar un lugar de trabajo.

Otras descubrieron que la crisis revelaron habilidades desconocidas en los empleados y permitió a sus gerentes utilizar al personal de manera más flexible. Algunas compañías decidieron eliminar, o alterar, las jerarquías internas o dar la espalda a viejas normas en la cultura de la empresa.

Mientras va cambiando el escenario, especialmente para el personal de oficinas, no solo es el lugar mismo del trabajo lo que cambia, sino posiblemente también la forma en que se realiza , se organiza y se supervisa el trabajo.

Entre los posibles beneficios que sobrevivan a la crisis está el reconocimiento que bajo presión muchos empleados se adaptan y se aplican a tareas que no están dentro de sus competencias declaradas.

El efecto catalizador de la crisis va mucho más allá de los negocios. Cinco años después de que Suecia reorganizara su fuerza policial, descentralizara su método de arriba hacia abajo, la unidad de la región norte asumió la responsabilidad de coordinar las respuestas a la Covid-19. Antes, los oficiales se referían siempre a los líderes de la oficina central para tomar decisiones, pero la pandemia les dio la posibilidad de probar y reforzar una nueva filosofía de liderazgo.

Amy Edmonson, profesora en la Harvard Business School, dice que “la situación presenta una oportunidad para arreglar algunas de las cosas que no estaban funcionando. Por ejemplo, la idea de que ‘cada empleado debía estar en la oficina de 8:30 a 6, cinco día a la semana’ es una tontería. Algunas tareas, como escribir un informe, se pueden hacer más fácilmente en la tranquilidad del hogar. Otras, como el intercambio de ideas, necesitan más proximidad”.
Fuente: Merca2.0

Trabajador, las empresas ‘velarán’ más por tu bienestar a raíz de la pandemia

El trabajo a distancia que varias compañías implementaron ante la propagación del COVID-19, provocará que en el futuro se vean posiciones como ‘directores de bienestar’, dijo Joao Nunes.

La pandemia de COVID-19 provocará un crecimiento, en los próximos años, de una industria del bienestar en favor de los trabajadores, dijo este jueves Joao Nunes, director general de Michael Page y Page Executive en México.

“Vamos a ver hacia el final del año y en los próximos años un desarrollo importante no solo del trabajo a distancia, sino de una visión hacia el cuidado de los trabajadores”, comentó Nunes en EF MEET POINT. El futuro del trabajo: la ‘nueva normalidad’ y más allá.

Nunes consideró que el COVID-19, además de provocar una crisis económica, ha desatado una crisis humanitaria que ha motivado a buscar los mejores métodos para proteger a los empleados.

“Hay muchas carreras nuevas que van a existir (…) como directores de bienestar dentro de las compañías. Hay mucho interés por cuidar de la salud mental en de las organizaciones”, señaló.

Estas acciones promoverán un crecimiento de una industria de beneficios digitales, del fitness, y del cuidado de personas que no pueden realizar trabajos a distancia, como las que trabajan en fábricas u hospitales.

Como parte de las medidas para disminuir la propagación del virus SARS-CoV-2 en México, las autoridades sanitarias determinaron que las actividades consideradas como no esenciales debían detener sus actividades.

Entre otras recomendaciones, también se recomendó a las empresas implantar el trabajo a distancia.

Buscan regular el “home office”

Estiman que el 60 por ciento de las reuniones de trabajo se han llevado a cabo desde casa por la pandemia.

El presidente de la comisión de Planeación y Presupuesto en la LIX Legislatura local, diputado Gerardo Ángeles Herrera, informó que presentará una iniciativa para que las nuevas viviendas tengan espacios para el “home office”, ya que tras la pandemia por el COVID-19 seguramente esta práctica continuará en muchas empresas y se requerirá regularla y buscar que estos lugares sean adecuados.

Recalcó que en su experiencia en estos últimos tres meses y medio de la pandemia el 60 por ciento de las reuniones de trabajo se han llevado a cabo desde casa, es un porcentaje muy alto, y pocas personas han estado laborando desde su oficina. A veces de manera tandeada o haciendo guardias.

Señaló que esta posibilidad requiere de un análisis y socialización con los constructores, pero es absolutamente viable, “nada más sería cambiar unas cosas por otras, si tienes que donar el 10 por ciento de áreas comunes y en el área verde le pones una ´palapita´, a la mejor en lugar de eso se destina el lugar para el “home office”.

Oficinas pequeñitas que sean comunes fue fundamental para la gente que se quedara a trabajar desde su casa y financieramente es algo viable. Refirió que la iniciativa prácticamente ya está lista, pero será socializada para que cuente con el aval de los diferentes gremios involucrados en el tema.

El diputado Gerardo Ángeles dijo estar convencido que cuando las cosas se regularicen muchos trabajadores volverán a laborar desde sus centros de trabajo; sin embargo, con pláticas con el sector empresarial han señalado que el “home office” les representa en muchas formas ahorros y les va a convenir más que muchos de sus empleados sigan trabajando desde sus casas.

De esta manera, en las empresas quizá las oficinas también se adapten y en lo sucesivo van a ser más pequeñas, condiciones más sencillas que las que se tenían antes de la pandemia por el COVID-19 para abatir costos, ya que el “home office” representa ahorros y permite que se pueden hacer reuniones a través de la digitalización, del zoom, y muchos se van a quedar en ese sistema.

Fuente: Noticias

LINEAMIENTOS TÉCNICOS DE SEGURIDAD SANITARIA EN EL ENTORNO LABORAL

Dirigido a las empresas para la  aplicación de las medidas de seguridad sanitaria y poder  comenzar la reapertura de las actividades de una manera gradual, mediante un protocolo sanitario.

Parte del principio de la buena fe respecto a la información que se  brinde de las condiciones del centro de trabajo.

A partir del día 18 de mayo, las empresas responderán el documento denominado “Autoevaluación del Protocolo de Seguridad Sanitaría”

Dicho documento se encuentra en la plataforma www.gob.mx/nuevanormalidad.” estará disponible a partir del 18 de mayo de 2020.

Las empresas deberán responderse los datos generales de identificación que la plataforma contiene y cumplimentar la Carta-Compromiso.

Enviada la información:

1.-El IMSS emitirá un acuse de recibo vía electrónica,

2.- Responderá en un plazo no mayor a72 horas, mediante notificación vía correo electrónico,

3.- La respuesta  será de aprobación para poder iniciar, solicitud de ampliación de la información o denegación del protocolo de seguridad sanitaria.

En el supuesto de denegación, las empresas podrán reiniciar el proceso aportando el Protocolo de Seguridad Sanitaria.

El IMSS asesorara y acompañará a las empresas y organizaciones en el proceso.

Además existen lineamientos técnicos para la reapertura exitosa,  realizados por la Secretaría de Salud, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, la Secretaría de Economía, así como del Instituto Mexicano del Seguro Social.

La estrategia consta de 3 etapas

Habrá un sistema de alerta sanitaria semanal de aplicación estatal o municipal para determinar las restricciones a las actividades económicas, sociales y educativas.

Primera etapa. Tiene inicio el día 18 de mayo y comprende los Municipios de la Esperanza.

Segunda etapa. Se desarrolla entre el 18 y el 31 de mayo y consiste en una preparación para la reapertura para empresas esenciales que  adopten y validen los protocolos.

Tercera etapa. El 1 de junio de 2020 reapertura socio-económica por sistema de semáforo de alerta sanitaria semanal por regiones (estatal o municipal) definirá las actividades autorizadas. Los niveles de alerta del semáforo son máximo, alto, medio y bajo, y serán dictados por la autoridad federal.

Máximo, sólo actividades esenciales y con todas las medidas de sanidad y protección a personas vulnerables.

Alto, actividades esenciales y no esenciales con niveles de intensidad reducida. Se reduce 70% actividades sociales en espacios públicos abiertos y cerrados.

Medio, todas las actividades laborales. Se reduce 40% actividades sociales en espacios públicos abiertos y cerrados.

Bajo, actividades normales.

PASOS PARA ESTABLECER EL PROTOCOLO DE SEGURIDAD SANITARIA

  1. Planeación:
  2. designar responsable de la implementación, seguimiento y supervisión de las medidas para la Nueva Normalidad.
  3. Identificar si la empresa o centro de trabajo puede continuar laborando.
  4. Identificar el criterio de alerta sanitaria (Rojo, Naranja, Amarillo o Verde) para la localidad.
  5. definir las acciones a implementarse en el centro de trabajo.
  6. Mantenerse informado https://www.youtube.com/channel/UcvzHrtf9by1-UY67SfZse8w
  • Información y capacitación:

La colocación de carteles, el envío de correos electrónicos, videoconferencias, charlas, etc…

Capacitación con el material disponible en las plataformas https://coronavirus.gob.mx y https://climss.imss.gob.mx/)

Aprovechar al máximo el teletrabajo en el enlace: https://juntosporeltrabajo.stps.gob.mx/

  • Medidas de prevención de brotes en la empresa.
  • Políticas temporales.

Son las medidas que implementan los centros de trabajo durante la nueva normalidad, con el fin de reducir el riesgo de contagio.

LA FICHA DE REGISTRO PARA LA APROBACIÓN DEL PROTOCOLO SANITARIO DE EMPRESAS DE LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCIÓN, LA MINERÍA Y LA FABRICACIÓN DE EQUIPO DE TRANSPORTE

La encontraras en la siguiente liga:

http://www.desi.economia.gob.mx/esenciales/

Fuente: Gabinete Corporativo

PLAN Y MEDIDAS PARA EL RETORNO AL TRABAJO

El Diario Oficial de la Federación en su edición matutina del 14 de mayo de 2020 ha publicado el Acuerdo por el que se establece una estrategia para la reapertura de actividades sociales, educativas y económicas, así como un sistema de semáforo para evaluar semanalmente el riesgo de epidemiológico y establecer acciones extraordinarias.

Con relación a la estrategia de reapertura de actividades sociales, educativas y económicas, básicamente replica lo adelantado por el Consejo de Salubridad General en sus acuerdos, respecto al plan de reapertura que consta de tres etapas, como lo habíamos señalado en el comunicado precedente.

  • Etapa 1. Inicia el 18 de mayo de 2020 con la reapertura de actividades en municipios en que no se hayan presentado casos de COVID-19 y que además no tengan vecindado con municipios con casos de COVID-19.
  • Etapa 2. Abarca del 18 al 31 de mayo de 2020. Acciones de aplicación general tendientes a la preparación de la reapertura, como elaboración de protocolos sanitarios para el reinicio seguro de actividades, capacitación de personal para seguridad en el ambiente laboral, readecuación de espacios y procesos productivos, implementación de filtros de ingreso, sanitización e higiene del espacio laboral, entre otras que determine la Secretaría de Salud.
  • Etapa 3. Inicia el 1 de junio de 2020, conforme al sistema de semáforo por regiones para la reapertura de actividades sociales educativas y económicas.

El Acuerdo contiene anexo el semáforo que establece mediante colores las medidas de seguridad sanitaria apropiadas para las actividades sociales, educativas y económicas.

SEMÁFORO POR REGIONES

Actividades permitidas a partir del 1 de junio de 2020

Asimismo, la Secretaría de Salud, a más tardar el 17 de mayo, dará a conocer a través de su página oficial www.salud.gob.mx cuales son los municipios que podrán reanudar actividades laborales esenciales y no esenciales en su población, actividades escolares y movilización en espacios públicos cerrados y abiertos.

En los municipios con población indígena se deberá además poner en práctica la “Guía para la atención de pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas ante la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2”.

ACCIONES EXTRAORDINARIAS

Se establece como acción extraordinaria que las actividades de la industria de la construcción, la minería y la referente a la fabricación de equipo de transporte serán consideradas actividades esenciales y podrán iniciar labores el 1 de junio de 2020.

Estas empresas implementarán, del 18 al 31 de mayo de 2020, los lineamientos de seguridad sanitaria en el entorno laboral, que publique la Secretaría de Salud, en coordinación con la Secretaría de Economía y la Secretaría del Trabajo.

Nuevamente, recomendamos estar atentos a la información que se genere, pues están anunciados nuevos lineamientos que tendrán que darse a conocer en estos días previos al inicio de las etapas establecidas para la reapertura de actividades.

Fuente: Gabinete Corporativo