Creación de ‘superjobs’ y otras 9 tendencias en Recursos Humanos que veremos en 2020

El talento humano debe impulsar los procesos de innovación que permitan a una empresa mantenerse vigente y enfrentar los nuevos retos del mercado.

La desaceleración económica, un ambiente de incertidumbre ante el arranque de un nuevo programa de gobierno y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte marcaron el entorno financiero para las empresas el año pasado.

En materia laboral, por ejemplo, las organizaciones enfrentaron retos como la publicación de la nueva Ley del Trabajo, que incluye la Norma 035, la cual exige a las compañías que prevengan factores de riesgo psicosocial en sus espacios laborales.

Bajo este contexto, las empresas respondieron a este entorno siguiendo estrategias de Recursos Humanos que les permitan mantenerse motivados y flexibles al contar con políticas y procesos que garanticen el bienestar integral de sus trabajadores, marcando así algunas de las tendencias en capital humano, tal como lo da a conocer el estudio de Tendencias de Capital Humano México 2019 de Deloitte Insights.

  • Para saber más: El futuro del trabajo y el futuro del emprendimiento

Es así que, con base en lo que dicen los especialistas en la materia y lo que los reclutadores comparten a OCCMundial, algunas de las tendencias que iniciaron en el 2019 y se mantendrán vigentes en el 2020 son:

  1. Mejora e innovación continua. El talento humano debe impulsar los procesos de innovación que permitan a una empresa mantenerse vigente y enfrentar los nuevos retos del mercado. No sólo se enfrentan los cambios que requiere el entorno, sino que existe una motivación individual y grupal para detectar áreas de mejora e innovación en forma continua.
  2. Capacitación constante. Cobra mayor relevancia integrar el aprendizaje y la capacitación a la vida diaria de la empresa para que el talento humano se mantenga actualizado y adquiera los conocimientos, habilidades y competencias necesarias para potenciar el crecimiento de la organización.
  3. Cultura organizacional. La creación de una cultura organizacional positiva, humana e incluyente que permita un balance entre la vida personal y la laboral establece las bases para los procesos de innovación y cambio, además de que disminuyen de manera notable la rotación de personal.
  4. Creación de superjobs. Crear trabajos que utilizan inteligencia artificial, tecnologías cognitivas, automatización de procesos y robótica que permitan dar saltos importantes en la productividad de una empresa, sin importar su tamaño o sector al que se dedique.
  5. Progreso de los modelos de liderazgo. La idea es progresar hacia esquemas ágiles que resulten en comunicación continua, trabajo en equipo y automotivación.
  6. Transformación de los sistemas de gestión de desempeño. Hacer al talento humano copartícipe del crecimiento al evaluar el desempeño del capital humano y retribuir el rendimiento, por ejemplo, mediante un enfoque de recompensas basado en resultados.

Evolucionar a un modelo de empresa social no es tarea sencilla, sin embargo, es un modelo aplicable a organizaciones de cualquier tamaño y sector que, sin duda, permitirá enfrentar los retos actuales de forma manera más rápida y eficiente ante un entorno competitivo y en constante cambio.

Fuente: Entrepreneur y OCCMundial

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *