Las madres en el trabajo

Las madres en el trabajo

col_11475Si por sí mismo ser madre implica todo un reto, ser una madre trabajadora lo es aún más. Es clara la desventaja laboral en la que se encuentra el género femenino; sin embargo, esto se incrementa aún más al convertirse en madres y pocas veces se conocen sus derechos laborales.

De acuerdo con un estudio realizado por el Consejo de Investigaciones Científicas en España durante el 2008, 75% de las madres trabajadoras dicen haber tenido problemas en su lugar de trabajo por su situación de maternidad. Principalmente estos problemas se refieren a discriminación o limitaciones en el crecimiento laboral. Además, no debemos olvidar la dificultad de las madres para conseguir trabajo aunque tomar esta situación como factor decisivo para contratar resulte ilegal.

Y lo que pasa es que además de los propios sistemas de trabajo no pensados para madres, a veces también las mujeres al regresar no están conscientes de los nuevos retos. Situaciones como querer estar más tiempo con el hijo, la propia adaptación del cuerpo o el desgaste que implica educar a un pequeño a veces resultan mayores obstáculos para la mujer que el propio trabajo. Sin embargo, existen algunas situaciones legales en otros países que han previsto esto y ayudan a facilitar esta situación. En España por ejemplo existen apoyos como:

  1. Baja compartida: esta opción permite ceder al padre algunas de las semanas de incapacidad. Así, si la madre necesita volver antes al trabajo el padre puede tomar la laboral parental. Además esto también fomenta una responsabilidad compartida en los hijos.
  2. Permiso de lactancia: los primeros meses del bebé es posible ausentarse por 1 hora en total durante el día para ir con el bebé. Esto permite a la madre estar al pendiente de su hijo y brindarle los cuidados necesarios lo primeros días.
  3. Excedencia: un caso extremo de algunos beneficios en España es este caso, en dónde cuando la incapacidad dura más de lo esperado el primer año se reserva el puesto de trabajo y los próximos dos uno de categoría similar; promoviendo así un cuidado del hijo hasta por 3 años.

En México desafortunadamente aún falta camino por recorrer para apoyar a las madres trabajadores, un fenómeno cada vez también menos inusual. Sin embargo, ejemplos como los anteriores muestran que es posible empatar la maternidad con el trabajo, siempre que las empresas valoren también a su talento humano.

Pequeños cambios se han dado, como la licencia de paternidad que existe en nuestro país desde 2014. Aunque aún parece corta (5 días), esto ya demuestra un cambio en la forma de ver la maternidad y paternidad en el trabajo.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *