Nuevo año, nuevos planes

Nuevo año, nuevos planes

Por: Carlos Esparza

Estamos en el momento justo para realizar un análisis de los avances de la empresa hasta ahora y detectar aquellos elementos con áreas de oportunidad para lograr crecer de mayor manera durante el 2016. El término de un año e inicio de otro implican una serie de actividades formales y burocráticas para mostrar resultados y tener un buen cierre; sin embargo, es importante tener en cuenta también actividades de planeación, donde se tome un momento de reflexión para enfocar los esfuerzos a partir del primer día del siguiente año en transformar para bien la empresa y que el próximo cierre sea cada vez mejor.

En general estas actividades de planeación no difieren mucho de lo que debería realizarse desde la creación de la empresa. La diferencia reside en la experiencia adquirida a través del tiempo y el mayor conocimiento de tus actividades, recursos y sobre todo la dinámica de la empresa. Con esto en mente, te brindamos aquí algunos consejos de elementos a tomar en cuenta para realizar un cierre e inicio de año más eficiente.

  1. Objetivos. Desde el inicio, tu empresa debe tener un objetivo madre planteado ¿Qué es lo que quieres lograr? Así pues, este es el momento de identificar qué tan cerca o lejos de lograr alcanzarlo estás de él. Una vez identificada tu situación actual frente al objetivo es momento de plantear otros sub objetivos o pequeñas metas específicas que debes lograr en este próximo año para acercarte al objetivo general. Escribe estas metas y sé lo más específico posible, un objetivo general como “aumentar las ventas” no te será de utilidad, ya que una venta extra puede ser vista como logro del objetivo mientras que tu necesidad es incrementar al menos un 10% o algo similar.
  2. Estrategias específicas. Una vez detectado qué quieres alcanzar en este año el siguiente paso es establecer acciones específicas. No basta con saber qué queremos, sino que es indispensable plantear paso por paso las actividades que ayudarán a lograr este objetivo. Cada meta debe tener un plan de acción particular y detallado que explique diversos factores como: acciones, encargados, recursos necesarios y qué objetivo se ataca con ello.
  3. Periodos. Ya cuentas con un objetivo a alcanzar y los medios para lograrlo, ahora es necesario establecer periodos de tiempo dentro de los cuales cada nivel de la estrategia debe ser alcanzado. La importancia de tener en cuenta estas fechas límite reside en los pendientes que irás acumulando a lo largo del año. No es sorpresa decir que conforme más avanza el año, mayores son las actividades no contempladas que van surgiendo. Si no estableciste límites para tu planeación original estas actividades irán quedando relegadas hasta ser completamente olvidadas, siendo entonces tu plan un fracaso
  4. Apoyos. Ahora bien, uno como líder empresarial o gerente no es todo poderoso. Por más que te guste tener bajo el control las cosas y supervisar todo lo que sucede en el lugar, simplemente esto se vuelve imposible a veces. Es por ello que como líder debes tener en mente qué elementos son clave para que tu planeación sea exitosa y tomarlos en cuenta al momento de realizar la misma. ¿Qué departamentos están involucrados? En cada uno de estos ¿Quién es la persona indicada para desarrollar el plan de trabajo? Éstas y otras preguntas son las que debes hacerte para tener soportes en los cuales focalizar tu plan, de otra forma es poco probable que pueda ser exitoso si sólo tú estás al tanto de él y lo llevas a cabo.

Algo muy importante es enfocar el próximo año más allá de la labor meramente empresarial. Si bien pudiera parecer contradictorio el hecho de tener ciertas estrategias que se alejen de lo meramente laboral esto puede ayudar al crecimiento de la empresa.

Detalles como tener actividades de aprendizaje que complementen las principales del lugar, tal vez realizar cambios en la oficina adquiriendo nuevos elementos o darle un cabio de look por completo. Pequeños cambios  como estos pueden ayudar a transformar  el ambiente laboral y hacer de tu empresa un lugar más amigable para todos y por tanto disparar la satisfacción y productividad de los empleados.

Así pues, un elemento muy importante a tener en cuenta al realizar este análisis de cambio de año es pensar en todas las partes involucradas. Para este 2016 presta atención a las siguientes áreas al establecer las nuevas estrategias:

  • Empleados.- Ellos son finalmente el corazón de la empresa, toda estrategia acabará afectando o siendo ejecutada por ellos, así que no olvides considerarlos.
  • Equipo técnico.- Para implementar nuevas estrategias requerirás determinados recursos, ten en cuenta tus posibilidades técnicas.
  • Seguros/Prestaciones.- Dentro de la parte financiera de la empresa debes estar prevenido y no perder de vista los fondos necesarios para los beneficios de tus empleados.
  • Obligaciones legales.- Sabemos que no es lo más atractivo de la planeación, pero prever tus obligaciones legales te ahorrará muchos problemas durante el año. 

Aprovecha pues este cambio de año para renovar también tu quehacer laboral. Una buena planeación puede hacer que el 2016 sea un año exitoso para tu empresa en todos los aspectos: ganancias, crecimiento y productividad.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *