Psicología Evolutiva Laboral

En medio de ambientes modernos de trabajo, avances tecnológicos y desarrollo constante sobre manejo de personal, por momentos nos olvidamos en el día a día de la propia naturaleza humana que determina ciertos comportamientos en la vida y por ende en el ambiente laboral. En el afán de explicar y retomar estos elementos básicos en la organización un nuevo campo de estudio se ha desarrollado: la psicología evolutiva.

Si bien esta ciencia es independiente por sí misma y no involucra por sí misma el ambiente laboral, la realidad es que los descubrimientos y teorías son ampliamente aplicables al desarrollo organizacional. En este sentido, entender la psicología evolutiva brinda una herramienta adicional para los gerentes al momento de analizar la naturaleza humana. Lo que esto quiere decir es que al momento de reconocer a las personas como producto de una herencia ancestral, es posible entender ciertos comportamientos en el ámbito laboral también y así ajustar las estrategias para que el espacio de trabajo sea más benéfico para todos.

Bagaje Evolutivo y grupos

pexels-photo-10604La premisa básica a entender desde la empresa en cuanto a la psicología evolutiva es sencilla: la mente humana se ha moldeado a través del proceso de evolución durante millones de años; así pues, los seres humanos nacemos con un bagaje hereditario que condiciona ciertas actitudes o tendencias, como es la necesidad de estar en grupo. Si bien actualmente la necesidad del grupo no corresponde directamente con la supervivencia, es un aprendizaje que la mente humana mantiene y por ello se tiende a la colaboración y estar con otros.

Este “condicionamiento evolutivo” en las personas debe ser considerado al momento de diseñar planes de trabajo en la empresa. Debido a este aprendizaje genético podríamos aventurarnos a decir que los empleados alejados del grupo tendrán un mejor desempeño y se sentirán menos satisfechos en sus actividades. Por el contrario, la tendencia a asociación en grupo puede ser aprovechada para crear equipos de trabajo que desempeñen sus actividades de mejor forma.

Emoción sobre razón

Otro elemento relevante que se ha “anidado” en la mente humana y se refleja en el día a día es la importancia de la emoción. En el pasado la emoción (o instinto) resultó fundamental para la supervivencia de la especie. Hoy en día esto sigue como reflejo, privilegiando la emoción sobre la razón.

Nuevamente, llevando este aprendizaje al plano laboral podemos descifrar la importancia de las conexiones interpersonales que se realizan en la empresa. Día a día los empleados conviven ocho horas con sus compañeros de trabajo; esto los convierte en una segunda familia en la cual deben confiar y sentirse seguros. Por ello es indispensable crear lazos que fortalezcan esta confianza y seguridad. Entre los seguidores de la psicología evolutiva algunos mencionan esto como un problema con la dinámica actual de trabajo en la cual la tecnología tiene un rol dominante y actividades como home office evitan la creación de estos lazos afectivos. Si bien no es posible asegurar que tenga una repercusión, si consideramos la naturaleza humana esto podría llevar a problemas en el ámbito laboral.

Una nueva visión laboral

La psicología evolutiva es una ciencia interesante de conocer para comprender el funcionamiento de los colaboradores en el ambiente laboral. Aunque por sí misma no brinde bases laborales, conocer la naturaleza humana y volver a tenerla como centro del desarrollo de la actividad laboral representa un cambio de paradigma en el mundo laboral para intentar mejorar las organizaciones. Pues a final de cuentas como dice en la psicología evolutiva “puedes sacar la persona de la Era de Piedra, pero no puedes sacar la Era de Piedra de la persona.”

pexels-photo-30342

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *