Entradas

Lecciones para tener una cultura innovadora

“Nuestra industria no respeta la tradición, sólo respeta la innovación”, dijo Satya Nadella, CEO de Microsoft. Probablemente no haya mejor frase para definir el secreto de las empresas tecnológicas exitosas… y tampoco para el de compañías de otros giros e industrias.

La innovación es aquella fuerza que permite adaptarse al cambio (o más bien, adelantarse a él) y generar productos y servicios que conquisten a los mercados. Cualquier compañía que quiera sobrevivir en el tiempo debe tener una mentalidad innovadora. “Siempre es más recomendable mejorar que quedarse quieto”, afirmó Jonathan Olver, cabeza global de innovación en Microsoft, durante su ponencia en IAB Conecta 2015, el congreso que reunió a importantes figuras del mundo digital en la Ciudad de México.

Para Olver, la verdadera innovación siempre parece, en un inicio, un error. Es tan diferente y fuera de lo común que luce incorrecta y probablemente fracase… un riesgo que muy pocas marcas están dispuestas a aceptar. Sin embargo, esto es un gran error: sin importar cuál sea el tamaño de una compañía, la falta de innovación puede llevarla a la quiebra y casos que lo demuestran, sobran.

Para que una empresa innove es necesario que cuente con una cultura innovadora. Y estos son algunos de los consejos de Olver que puedes aplicar en tu negocio para lograrlo:

1. Procura que haya tensión

Es muy difícil innovar en un ambiente donde todos dicen que “sí” a todo (o peor aún, “no” a cualquier propuesta). La tensión -manejada adecuadamente- puede ser un gran aliciente de la innovación, pues permite confrontar ideas y formas de pensar. Por eso es importante que contrates gente con mentalidades distintas, pues esto te ayudará a impulsar la creatividad y obtener perspectivas de diferentes ángulos.

2. Agiliza tus procesos

La principal razón por las que las startups son los grandes semilleros de innovación es debido a la simplicidad y agilidad de sus procesos. Sus estructuras –a diferencia de las de un gran corporativo– son simples, menos jerárquicas y antiburocráticas. Además, en estas empresas el fracaso está permitido, pues cuesta menos y es más fácil recuperarse para volverlo a intentar.

Para que haya innovación en tu empresa debes facilitar los procesos: evita que cualquier idea tenga que pasar por mil filtros para hacerse realidad o que cada novedad tenga que sufrir varias pruebas antes de lanzarse al mercado. En pocas palabras, tienes que dejar la perfección y mantenerte en estado “beta”.

3. Haz que se esparza en toda la empresa

La innovación debe permear todas las áreas de tu negocio, desde marketing hasta administración. Esta mentalidad debe estar en todos y cada uno de tus empleados. Recuerda que siempre es posible mejorar procesos y resultados, ya sea en tus campañas de publicidad o en la forma de comunicarse. La mentalidad innovadora no debe reservarse a unos cuantos, sino ser un bien (y una obligación) común entre todos los miembros de una organización.

4. Alinea la estrategia de innovación con la de negocios

Innovar por innovar no tiene sentido. Para que realmente valga la pena el costo (en tiempo y dinero) de la innovación, ésta debe ir alineada a los objetivos de negocio. Así que antes de trabajar en proyectos o pedir ideas, enfócate en lo que quieres lograr con ellos y cómo estos repercutirán en la misión y visión que definiste para tu empresa.

5. Atrévete

La innovación siempre requerirá audacia y la aceptación de riesgos. Si quieres innovar, entonces debes olvidarte de “irte a la segura” o de poder controlar cada paso. Como dice Olver: “la verdadera innovación parece un error”, por lo que debes estar dispuesto a fracasar antes de encontrar una idea o estrategia realmente ganadora. El experto recomienda hacer un marco de innovación mínimo viable; es decir, empezar con algo que no requiera gran inversión, pero que pueda ser punta de lanza para trabajar con este esquema.

6. Promueve la apertura

En una empresa innovadora no existen las grandes oficinas separadas por imponentes vidrios, ni las áreas que dividen a empleados según su puesto. Las empresas más exitosas están conscientes que las grandes ideas pueden venir de cualquier persona y se pueden generar en cualquier conversación. Así es que elimina las barreras y promueve la participación activa entre todos los miembros de tu equipo.

7. Utiliza las herramientas adecuadas

Para facilitar la comunicación y el trabajo colaborativo es esencial que uses herramientas tecnológicas que faciliten esta labor. Algunas de ellas son Google Drive, Evernote Business y Facebook at Work. Con estas aplicaciones podrás conocer las aportaciones de cada uno, agregar comentarios y unir esfuerzos.

8. Tómalo en serio

Algunas de las empresas más valiosas del mundo cuentan con un área (bien formada y definida) dedicada exclusivamente a la innovación. Por ejemplo, Alphabet (antes Google) tiene Google Labs, que desarrolla nuevos productos y soluciones. No veas a la innovación como un complemento de algun área –como marketing y publicidad–, sino como una parte intrínseca de la organización.

9. No sólo busques vender más

Si tu objetivo para innovar es únicamente aumentar tus ventas, lo más probable es que no lo consigas. La innovación debe servir para mejorar procesos, aumentar la lealtad de los empleados y mejorar la experiencia de tus clientes. Recuerda que no todo son números, y que hay acciones que repercuten más allá de los pesos.

 

Fuente: Entrepreneur

Así sabrá el gobierno si tu empresa te cuida del estrés (o te lo provoca)

Por ley, las empresas ya no pueden ser sitios que pongan en riesgo la salud mental de los empleados. Se busca evitar factores relacionados, principalmente, con las condiciones de trabajo.

En octubre de 2018, se publicó una nueva norma obligatoria, cuyo objetivo es evitar que los centros de trabajo se conviertan en una causa de padecimientos mentales para los empleados.

La regulación, identificada como Norma Oficial Mexicana (NOM) 035, fue diseñada por la Secretaría del Trabajo (STPS) para identificar, analizar y prevenir riesgos psicosociales en el ambiente laboral.

Los factores de riesgo psicosocial son aquellas situaciones laborales que generan reacciones físicas o mentales que influyen en la toma de decisiones que no favorecen una vida de equilibrio para el trabajador. Éstos pueden provocar (principalmente) trastornos de ansiedad, del ciclo del sueño y de adaptación, y estrés.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) explica que los factores psicosociales están relacionados, principalmente, con las condiciones de trabajo (el ambiente laboral, la asignación de tareas y factores de organización) y las reacciones de los trabajadores, que dependen de sus habilidades, necesidades, expectativas, cultura y vida privada.

La consultora Mercer explica que, para identificar las causas de riesgos psicosociales, se deben considerar tres esferas de riesgo en una empresa:

  1. Organización del trabajo: Se relaciona con lo habitual que es ver una mala distribución de la carga de trabajo, fechas límite no realistas, poca claridad de tareas, roles contrarios u órdenes contradictorias.
  2. Condiciones de trabajo: Las afectaciones se dan porque el trabajo implica condiciones físicas que demandan esfuerzos para adaptarse; por ejemplo: mucho ruido, mucho sol, mucho frío.
  3. Condiciones laborales: Contribuyen a crear riesgos psicosociales las condiciones como el trabajo informal, la inseguridad laboral, el empleo precario, la falta de opciones de crecimiento y los beneficios de seguridad social asimétricos.

Oídos abiertos a las quejas

Para evitar que las conductas nocivas en los centros de trabajo generen padecimientos mentales en los empleados, la NOM señala que los patrones tendrán la obligación de detectar a los trabajadores vulnerables a los riesgos psicosociales.

“Lo que busca esta NOM es establecer un piso mínimo de clima laboral, de cuidados de aspectos psicológicos y sociales, cuidar que el trabajador se sienta cuidado y atendido, que tenga [acceso a] un sistema de quejas para comunicar a la empresa que se siente vulnerable”, explica Carlos Ferrán Martínez, socio del área laboral del despacho Cuesta Campos Asociados.

Las firmas que cuentan con menos de 15 empleados deberán detectar a trabajadores vulnerables, disponer de un mecanismo de quejas, realizar acciones que promuevan sentido de pertenencia y generar esquemas de reconocimiento al trabajo.

En las empresas de entre 15 y 50 empleados, se deberá cumplir con lo anterior, pero también se tendrá que contar con un mecanismo de información sobre cómo presentar quejas y recibir capacitación y sensibilización de los directivos, y fomentar actividades culturales, deportivas y de integración familiar, generar políticas y reglamentos al interior del trabajo.

La detección de colaboradores vulnerables se realiza a partir de cuestionarios contenidos en la NOM. Uno de ellos (de carácter no obligatorio) es para saber si los trabajadores han estado expuestos a acontecimientos traumáticos severos fuera del trabajo.

Este primer cuestionario consta de cuatro apartados y 15 preguntas sobre sucesos traumáticos, como: haber atestiguado algún episodio violento (un robo, la detonación de un arma, un choque, etcétera) y, en su caso, si ha experimentado trastornos de sueño o de conducta a partir de ese incidente.

Para identificar si el centro de trabajo implica riesgos psicosociales, la NOM ha establecido otros dos cuestionarios (éstos sí, de aplicación obligatoria): uno de 46 reactivos para empresas de menos de 50 empleados, y otro de 72 preguntas, cuando la empresa cuenta con más de 50 empleados.

Los cuestionamientos están relacionados con las condiciones físicas del lugar de trabajo y el tipo de liderazgo; algunos están asociados al sentir del trabajador sobre sus funciones, por ejemplo: “En mi trabajo, ¿tengo que tomar decisiones difíciles muy rápido?” o “¿Mi trabajo exige que atienda varios asuntos al mismo tiempo?”.

“Las empresas con más de 50 trabajadores tendrán la obligación de realizar exámenes médicos y psicológicos a los grupos identificados como vulnerables. Esto será de observancia obligatoria a partir de octubre de 2019 y, dos años después de 2020, vendrá la parte más compleja, que es la supervisión y sanción al incumplimiento”, señala Carlos Ferrán. El abogado prevé que la supervisión del cumplimiento de esta norma recaiga en las unidades de verificación de la Secretaría del Trabajo.

“El incumplimiento de cualquier disposición pudiera derivar en alguna sanción administrativa, alguna multa. Seguramente, esta NOM será revisada, en algún tipo de inspección, como seguridad e higiene o condiciones de trabajo”.

La sanción por incumplimiento, estima Ferrán, podría ir de 500 a 5,000 unidades de medida y actualización (hoy, cada unidad equivale a 84 pesos), es decir, de 42,000 a 420,000 pesos. La firma de asesoría en salud para el trabajador Orienta PAE estima que los costos de sanciones por incumplimiento de la NOM para las empresas podrían ser de hasta 3.3 millones de pesos, en los casos de empresas grandes.

Fuente: Forbes

Acoso sexual en el trabajo: cómo actuar en esta situación

Hacer una bitácora de agresiones, reunir pruebas y crear una red de apoyo son algunos consejos para actuar contra el acoso sexual en el trabajo.

Leer más

Felicidad en el trabajo, ¿realmente existe?

Felicidad en el trabajo, ¿existe? Podemos hablar de felicidad por un lado y de trabajo por el otro, pero estas dos palabras juntas parecen hacer corto circuito.

Leer más

El antídoto contra la frustración en un equipo de trabajo

Los objetivos que establecemos desde un inicio no son viables e, inclusive, son imposibles de lograr por diferentes factores como tiempos, recursos, etc. Así puede comenzar la frustración en un equipo.

Leer más

Delegar responsabilidades: 9 tips para hacerlo

¿Estás abrumado de trabajo? Cuando tienes que delegar responsabilidades tienes algunas ventajas. Pero no únicamente tú te beneficias al hacerlo.

Leer más

30 hábitos financieros que debes tener a los 30

No se trata solo de saber ahorrar dinero o pensar en el retiro. Hay acciones que nos ayudan a tener hábitos financieros y evitar los descalabros económicos desde joven. Leer más