Entradas

5 formas para agradecer a tu equipo de trabajo

Es importante estar agradecido, pero también es necesario demostrarlo.

Estamos entrando en una etapa en la cual las retribuciones económicas comienzan a perder protagonismo (aunque no importancia) debido a la popularización del salario emocional. Por ello, una de las claves para retener a tu mejor talento es encontrar sus motivadores y explotarlos.

Decir “gracias” con más que sólo palabras

En el mundo laboral suele pensarse que no es necesario dar las gracias; sin embargo puede influir más de lo que se piensa. Al respecto, la Doctora Margarita Tarragona, Directora General de Positivamente, asegura en su blog que “el 80 % de los trabajadores dicen que ser apreciados los hace trabajar más, pero sólo el 10 % expresa gratitud en su trabajo cotidianamente”.

Y si te lo estabas preguntando, decir la palabra “gracias” es una excelente manera de mostrar tu aprecio por los miembros del equipo de trabajo, de reconocer su esfuerzo e impulsarlos a dar lo mejor de sí… Pero no es la única forma.

1. Haz pequeños cambios para ver grandes efectos

Compra una cafetera nueva, repara o renueva el mobiliario, pinta las paredes… Crea una atmósfera que haga sentir a tus colaboradores que trabajan en el mejor espacio y proporcionales todo lo requerido para aumentar su productividad y que su trabajo sea cada vez mejor.

2. Organiza actividades fuera de la oficina

Un rally, una comida en algún restaurante, la celebración de un proyecto importante en un bar… Selecciona una actividad que vaya de acuerdo con la filosofía de tu empresa y ¡pon manos a la obra! Además de ayudar a la relajación del equipo, les permitirá conocer más de sus compañeros fuera del contexto laboral.

3. Da regalos pequeños pero significativos

¿Qué te parece obsequiar tazas personalizadas para que todos disfruten su café? ¿O qué tal algún original adorno para el escritorio? Aunque si piensas que debe ser algo más serio, puedes optar por una pluma, una corbata o una pañoleta… Todo dependerá de tu presupuesto y la personalidad de tu equipo.

4. Otorga días libres

Después de trabajar arduamente, tu equipo merece un buen descanso. Por eso, bríndales la posibilidad de elegir cuándo tomar sus días libres; verás que volverán despejados y con mucha energía para trabajar.

5. Honor a quien honor merece

Reconoce las aportaciones de cada miembro y felicítalo públicamente. Cuando se abra una nueva vacante, ¡promuévelo! Recuerda que uno de los mejores motivantes es el trabajo bien hecho junto con las oportunidades de crecimiento y desarrollo.

Fuente: OCC Mundial

Entrevista de trabajo: 7 preguntas que debes dominar

La entrevista de trabajo es la prueba más importante del proceso de selección para un puesto, y, seguramente, en más de una ocasión has sintiendo que lo habías arruinado todo. Esto es muy común, es fácil que las entrevistas laborales nos angustien por el simple hecho de ser evaluados, y hay preguntas clave que nos pueden llevar a la siguiente ronda o dejarnos fuera del proceso.

La buena noticia es que las preguntas abordan un tema que conoces mejor que nadie: tú mismo.

Preguntas durante la entrevista de trabajo

Más allá de preguntar sobre tu experiencia laboral, tus conocimientos y tu preparación académica, la entrevista está enfocada en conocer tu personalidad, cómo enfrentarás los retos en el trabajo, cómo te relacionas con la gente y cómo manejas la presión, dependiendo del puesto.

Prepárate para responder con inteligencia a estas preguntas comunes:

 1. Háblame de ti

Parece una pregunta inocente para romper el hielo, sin embargo, tiene un objetivo bien pensado por el reclutador: conocer qué tienes para ofrecer, como empleado, a la empresa. No le interesa tu vida personal, si tienes dos hijos, si estás divorciado o si amas a los animales, concéntrate en hablar de tu ‘yo profesional’. Cómo trabajas, en qué áreas tienes experiencia y por qué puedes ser un elemento valioso para una organización.

 2. ¿Por qué estás buscando trabajo?/ ¿Por qué dejaste tu empleo anterior?

Es un gran error llegar a quejarse de lo mal que te tratan/trataron en tu exempresa. Mejor enfócate en las nuevas metas que buscas alcanzar y en los retos que esperas de un nuevo empleo. Si hablas de manera negativa de la empresa, jefe o compañeros de tu anterior empleo darás una mala impresión, aunque tengas la razón. Habla sobre superación y crecimiento, no sobre insatisfacción.

No es malo mencionar que te sientes estancado o que no crees tener más oportunidades en tu actual empresa, pero siempre resaltando tu deseo de avanzar.

 3. ¿Cuál es tu mayor defecto?

Con esta pregunta, al reclutador le interesan dos aspectos clave de tu persona: tu capacidad para asumir tus errores y tu habilidad para corregirlos. Quiere saber si serás la clase de persona que recibe bien la crítica y se esfuerza por mejorar, o más bien de quienes niegan el error y se resisten a cambiar de hábitos.

No caigas en las respuestas cliché: ‘soy muy perfeccionista’, ‘soy demasiado responsable’, ‘me estreso si algo no sale bien’. No te ayudan y mucha gente responde eso.

Te sugerimos tomar un test psicométrico que revele tus áreas de oportunidad o enfocarte en una habilidad importante para tu carrera, pero no determinante para el puesto. Por ejemplo, si eres programador web puedes decir que tu debilidad es la comunicación en público; es decir, sería bueno que aprendieras a soltarte cuando hablas ante una concurrencia, pero tu trabajo será programar, no organizar eventos. De esta forma serás honesto, pero no pondrás en riesgo el puesto.

 4. ¿Por qué duraste poco en tu anterior empleo?

Esta pregunta aparecerá si el reclutador identifica un empleo de poca duración o un patrón de cortas relaciones laborales en tu historial. Es normal: les preocupa que seas una persona inestable. Se vale argumentar que estás buscando una oportunidad más retadora, o que el empleo no resultó ser lo que esperabas. Recuerda que no conviene hablar de manera negativa de exempleadores.

 5. ¿Cuáles son tus pretensiones salariales?

Si es la primera entrevista, no te conviene ponerte precio todavía. Puedes hacer tiempo con respuestas como “busco un salario competitivo pero no es lo único que me interesa, me gustaría saber más sobre las funciones y retos del puesto” o “me parece que necesito más detalles sobre el puesto para saber cuál sería el sueldo adecuado”

 “Si desde la primera entrevista de trabajo buscas hablar de sueldo te puedes quemar. La primera entrevista es para conocernos” asegura Gerardo García, asesor salarial y director de información de la firma Mercer.

 

 6. Háblame de algún momento en tu vida laboral en la que hayas cometido un error, ¿cómo lo solucionaste?

Este tipo de preguntas son clásicas en una entrevista de trabajo y están enfocadas en ir más allá de las respuestas formuladas y cuestionar al candidato sobre su manera de reaccionar ante diferentes situaciones. Pueden preguntarte ejemplos sobre resolución de conflictos, estrés, honestidad, integridad, etc. El objetivo es que demuestres con ejemplos qué clase de empleado eres. Prepárate de antemano para dar ejemplos concretos de tu vida profesional.

 7. ¿Por qué deberíamos contratarte a ti y no a otros candidatos?

Deja la inseguridad a un lado y véndete. Este es el momento de hablar bien de ti mismo, destaca tus competencias, cualidades y experiencia. Ejemplo: “La experiencia que he adquirido en X área me permite contar con las habilidades necesarias para alcanzar y superar sus expectativas del puesto”.

También te ayudará hablar sobre la empresa, por ejemplo: “sé que la empresa busca posicionarse en el mercado, y me interesa ser parte del equipo que se encargue de cumplir ese objetivo”. Muestra tu pasión y habla de cómo trabajarás para alcanzar las metas clave de la empresa.

Fuente: OCC Mundial

10 preguntas ilegales que no pueden hacerte en una entrevista de trabajo

Cuestiones sobre la edad, salud, sexo, vida familiar, preferencias políticas o creencias religiosas no deben hacerse en una entrevista laboral, son preguntas ilegales y no se tienen que responder.

Leer más

Perder tiempo en cinco maneras sin darte cuenta

¿Al final del día tienes los proyectos más importantes que atender? Si es así, tienes un problema de prioridades por perder tiempo. Afortunadamente, esto puede resolverse con la categorización de tu tiempo.

No importa si eres un joven con trabajo temporal o un CEO con experiencia, la pérdida de tiempo es común. Los desperdicios de tiempo cada 30 minutos, equivalen a perder más de la mitad del día, de acuerdo con datos recientes en Estados Unidos.

Si eres como la mayoría de los empleados y en este momento estás pensando que no pierdes el tiempo, esto se debe a que no lo haces deliberadamente. Por desgracia, la mayoría de las formas de desaprovechar tus minutos están disimuladas.

Incluso podrías perder horas sin siquiera darte cuenta. ¿Cuál es la solución? Poner atención y rastrea las raíces del tiempo que pierdes para corregir de estas conductas.

Cinco maneras que te hacen perder tiempo y cómo combatirlo.

Los rituales

Todos tenemos rituales en la oficina, pequeñas rutinas que hacemos todos los días, algunas de las cuales son productivas, pero, la mayoría no lo son. Es posible que circules por el garrafón de agua o la cafetera, tengas una pequeña charla durante los primeros 15 minutos del día, o leas las noticias durante 20 minutos.

Aunque no siempre nos hace perder tiempo, el peligro aquí viene en no ser consciente del lapso que pasa. Los seres humanos tendemos a olvidar repeticiones individuales de las rutinas a largo plazo (por ejemplo, a veces no recuerdas de manera abierta cómo elegiste el camino conducido a casa desde el trabajo), lo que significa que estás gastando el tiempo haciendo rituales sin darte cuenta de lo que está haciendo. Tomar descansos y leer las noticias no son necesariamente cosas malas, pero puede poner un freno a la productividad total.

Las distracciones

Las distracciones son una causa importante de perder tiempo y esto está bien documentado. La mayoría de la gente se sienten atraídas por las distracciones obvias y superficiales en medio de un proyecto. Por ejemplo, se podría revisar Facebook en lugar de trabajar o ir de compras en línea entre las tareas.

Estos son fáciles de identificar, pero difícil de superar. Por lo general, desconectarse de Internet (o fuente) y tener una buena programación de tiempo para estas actividades, son buenas estrategias. Sin embargo, es probable que sufras de distracciones que no reconoces como contestar correos electrónicos que constantemente puede retrasar toda tu planeación en la oficina.

Comunicación

La comunicación es necesaria y, en un mundo ideal, eficiente. Los comunicadores más eficientes pueden usar cosas como mensajes de correo electrónico, reuniones y llamadas telefónicas para mejorar realmente su productividad. Sin embargo, para la mayoría de nosotros, estos medios pueden llegar a hacernos desaprovechar el día.

¿Cuántas veces has recibido un correo electrónico largo que pasó varios párrafos explicando una idea muy simple? ¿A cuántas reuniones has asistido que no eran necesarias en primer lugar? Si te enfocas en una comunicación más eficiente, encontrarás más tiempo que puedes ocupar de manera productiva.

La negativa a adaptarse

Las personas tienen diferentes razones para negarse a adaptarse. A algunos les gusta su nicho y el ritmo y no se sienten cómodos con cambiar.

Otros son perfeccionistas que evitan cambiar sus puntos de vista o enfoques cuando las circunstancias cambian. En cualquier caso, negarse a adaptar su estilo de trabajo resulta muy caro en términos de tiempo dedicado.

Por ejemplo, si de pronto aumenta la información que un cliente requiere para un trabajo, es mejor detenerse y reajustar la estrategia que seguir con un plan establecido y querer forzarlo en el nuevo requerimiento. Solo terminarías teniendo que repetir el trabajo cuando el cliente rechace el producto ofrecido. O como decía mi abuela: “El flojo trabaja dos veces”.

Trabajar en prioridades equivocadas

Digamos que has logrado identificar y conquistar todos los puntos que te quitan tiempo que he mencionado hasta ahora. Estás trabajando en tareas que necesitan 100% de tu atención, sin contar las pausas, que son realmente importantes para ser productivo.

¿Seguro que no estás perdiendo el tiempo haciendo el tipo equivocado de trabajo? ¿Te estás enterrando a ti mismo en las tareas sin importancia, sólo para darte cuenta al final del día todavía tienes los proyectos más urgentes que atender? Si es así, tienes un problema de prioridades. Afortunadamente, esto puede resolverse y trabajando a través de tus pendientes por orden de importancia.

Debes optimizar tu tiempo y aceptar que desperdiciarlo te quita la misma cantidad de segundo que si te enfocaras a hacer algo productivo. Una vez qué áreas clave de tu horario de trabajo requieren mejoras, deberás eliminar o mejorar los espacios desperdiciados. Esto no significa que serás perfecto en la gestión de tu horario, pero estará más cerca de tu ideal.

 

(Fuente: Entrepreneur)

15 estrategias para fomentar el trabajo en equipo

Daniel Colombo

Master Coach especializado en CEOs, alta gerencia, profesionales y equipos de trabajo.

 

Las empresas y organizaciones de todo tipo solamente pueden crecer a través del trabajo en equipo. Esta sinergia bien conducida produje un resultado virtuoso no sólo para la compañía, sino que enriquece desde adentro a cada colaborador, aprendiendo del proceso, entendiendo las diferencias, flexibilizando paradigmas y ayudando a cambiar creencias limitantes.

Cuando el desafío es fomentar el espíritu de equipo es fundamental delinear un plan sólido, consistente y sostenido para que se puedan visualizar los resultados. Los esfuerzos aislados no generan la pregnancia e impacto necesarios, por eso muchas iniciativas fracasan.

Si necesitas desarrollar un equipo cohesionado, con alta motivación, enfocados en los resultados y, a la vez, en el bienestar dentro de la organización y fuera de ella, estas quince estrategias pueden ayudarte. Hay que eslabonarlas, como si fuese una cadena fuerte, íntegra y consistente para que, paso a paso, se construya la transformación que necesitan:

  1. Mejora la comunicación

Se suele dar mucha importancia a la imagen pública de un proyecto o empresa; sin embargo, se descuida la interna, que es la salvia que los nutre. Diseña un plan donde la mejora del diálogo y todas las instancias sea tan potente que nadie diga “yo no me enteré” y todos pasen a expresar “estoy orgulloso de ser parte”.

  1. Sostener instancias de feedback

Esta es una herramienta fundamental para retroalimentar cada momento con devoluciones que permitan la mejora continua. Recuerda que feedback no es sólo hablar, sino que se ratifica mediante los pequeños gestos cotidianos.

  1. Mentoreo interno

Está demostrado que lo que se practica se aprende mejor. Busca aquellas personas con más experiencia en un campo y diseña un programa para inducir a otros, y viceversa. Promueve el intercambio entre generaciones, y verás cómo muchos de los problemas de brechas se van encaminando.

  1. Conoce los problemas y encauza soluciones

Los líderes y responsables necesitan sentarse arriba de las dificultades, y ser los facilitadores. En la práctica, muchos suelen ser “complicadores” de las cosas. Este cambio de actitud es decisivo.

  1. Pide opiniones

Otro problema organizacional frecuente es considerar que el pedir opiniones sobre temas cruciales está mal visto, porque algunos pueden pensar que pierden poder o que mostrarán su desconocimiento. Nada más alejado: esta actitud de apertura para entender y aprender refuerza el espíritu del líder, y se transmite capilarmente a toda la empresa.

  1. Cuenta con espacios de reflexión

El hacer en el trabajo es fundamental; sin embargo, es importante incorporar espacios para pensar. Module segmentos por equipos, todos juntos, y por líneas de conducción, dedicados específicamente a desarrollar herramientas de auto análisis organizacional que, una vez aprendidas, pueden ser auto facilitadas. A la vez, ayudarás a cada colaborador para que las incorpore en su vida.

  1. Crea proyectos especiales

Pocas cosas hay tan motivantes como invitar a salir de la rutina. Desarrolla equipos con personas de distintas áreas en pos de un objetivo concreto; establece un tiempo y una meta, y brinda tu apoyo para que lo lleven adelante. Observa cómo aumenta su motivación.

  1. Conecta a las personas con su verdadera pasión

Muchos recursos humanos pueden estar desmotivados por no hallar su lugar dentro del proyecto. Bucea, dialoga y mira profundo para ver qué los entusiasma. Conecta esa pasión con lo que están haciendo en el trabajo, y verás cómo solucionas varios problemas al mismo tiempo.

  1. Programa capacitaciones de habilidades blandas

Dentro del programa de formación, las organizaciones de hoy necesitan reforzar las habilidades que se rigen más por el hemisferio derecho del cerebro (como la comunicación, empatía, propósito, misión, visión, valores). Lo ideal es balancear el entrenamiento entre lo duro y lo blando, para generar una experiencia más completa en cada colaborador.

  1. Realiza un programa de coaching grupal

La formación de líderes internos es decisiva para las empresas que quieren ser sostenibles en el tiempo. Trabaja con un coach profesional y que tenga al menos diez años de experiencia. Hay cientos de dinámicas organizacionales de alta efectividad para implementar.

  1. Desarrolla herramientas de medición

Sin importar el tamaño de tu organización, la medición de resultados es esencial para saber dónde están parados. Además, permite cuantificar incluso lo intangible llevándolo a parámetros claros para saber cómo orientar las inversiones de desarrollo de los equipos.

  1. Reconoce los logros

Algo tan sencillo y dejado de lado es tomarse el tiempo para reconocer el esfuerzo y el mérito. Acércate a los colaboradores, dialoga, felicítalos en público; ten gestos simbólicos, ya que aumentarán sensiblemente la autoestima de las personas.

  1. Afianza los desafíos

Plantearse grandes metas es estratégico como parte de guiar y conducir equipos. Siempre es mejor tener un sueño grande, y bajarlo a pequeños pasos consecutivos para conquistarlos. De paso, enseñas a cada persona cómo puede lograr en su vida lo que se propone aplicando el mismo método.

  1. Establece metas y dales seguimiento

Relacionado con lo anterior, como líder debes dar seguimiento no sólo a lo que delegas, sino a las metas que se han propuesto como equipo. Mantén reuniones cortas y efectivas; evita la dispersión; reconduce la energía cuando se desvía y vuelve al foco una y otra vez.

  1. Detecta los agentes de cambio

En todo equipo hay personas que brillan con luz propia. Son los agentes de cambio que no necesitan de un título en su tarjeta personal para mantenerse motivados. Trabaja con ellos en forma especial; conduce esa energía constructiva y anímalos a proyectarla hacia el resto. Piensa en estas personas en términos de presente y de futuro para formar el cuadro de líderes que pueden surgir desde dentro, y así, generar un círculo virtuoso interno que dará aún más fuerza a tu empresa.

 

(Fuente: Entrepreneur)

6 consejos de Daniel Servitje para ser un líder del mañana

Daniel Servitje, presidente y Director General de Grupo Bimbo, da 6 consejos a los jóvenes universitarios sobre el liderazgo que deben ejercer.

 

Daniel Servitje es el hombre que ha convertido a Bimbo en la panificadora más grande del mundo. Comenzó a trabajar en la empresa de su padre cuando era estudiante de preparatoria y, en 1997, asumió la Dirección General, pero nadie le ha regalado nada.

Frente a 210 jóvenes, durante la presentación de la quinta generación del programa Líderes del Mañana, del Tecnológico de Monterrey, el empresario sonríe y se entusiasma frente a una nueva generación de universitarios.

El empresario mexicano ha asumido distintas posiciones en la organización y se robustecido académicamente dentro y fuera de México. Él es el hombre que ha salido a conquistar el mundo de la mano del osito Bimbo.

La empresa que empezó como una pequeña panadería familiar, hoy tiene presencia en 32 países de América Latina, Europa, Asia y África.

El heredero de la tradición panificadora se emociona frente a una generación hambrienta por emprender y les comparte 6 consejos de liderazgo que lo ayudaron a forjar una de las empresas mexicanas más grandes del mundo.

  1. Siempre confíen en ustedes mismos

Daniel Servitje motiva a los jóvenes a confiar en su capacidad y nunca echarse para atrás, sin importar si se encuentran intimidados o se sienten superados por las circunstancias.

Para ilustrar esto, el CEO de Bimbo narra que, cuando estudió en Stanford, era una minoría frente a alumnos de todo el mundo altamente competitivos. Sin embargo, en vez de verse como menos, comprendió que podía aportar perspectivas diferentes a las de los demás y así enriquecer la experiencia educativa de su generación entera.

“Tengan confianza en ustedes mismos, en quiénes son. Hagan nuevos amigos, levanten la mano en clase, compartan sus experiencias y expongan con orgullo sus puntos de vista”, dice.

  1. Aprovechen al máximo las oportunidades

Contar con educación universitaria es una oportunidad a la que no todos los mexicanos tienen acceso. De acuerdo con la OCDE, solo el 17% de las personas entre 25 y 64 años logran tener estudios universitarios.

Por ello, Daniel Servitje recomienda a los jóvenes no solo ir a la escuela a estudiar, sino formar parte de los debates sobre los asuntos públicos del país y participar en las actividades culturales y deportivas.

“Aprovechen todas las opciones para formar su cuerpo, su mente y su espíritu. Expandan su mente, sus redes y sus capacidades. Así, podrán ejercer un liderazgo más humano”, dice.

  1. Nunca dejen de ser curiosos

La gente curiosa, asegura Servitje, es a la que le gusta conocer cosas nuevas: la que pregunta, la que se relaciona, se interesa por los demás. Pero, en un mundo en el que cada vez estamos más ensimismados en la pantalla de nuestros dispositivos, a veces olvidamos levantar la mirada y observar el mundo.

“La universidad me cambió mucho: me hizo ver cuáles eran mis verdaderas ambiciones y me ayudó a clasificar las metas personales y profesionales que quería lograr en la vida. Si tienen curiosidad, estoy seguro de que la universidad les va a revelar mucho de ustedes mismos y les va a permitir expandir sus horizontes”, narra.

  1. La ética y los valores son lo más importante

“Ser líder no significa nada más tener las mejores calificaciones, ni que los feliciten los profesores, o que se gradúen y se conviertan en emprendedores muy exitosos. Ser líder es mucho más que eso porquela base del liderazgo efectivo es la ética”, dice Daniel Servitje.

De acuerdo con Servitje, la falta de liderazgo ético es una de las carencias más importantes del país y, si queremos un país honesto, es necesario promover la confianza y la integridad en todo momento.

“El liderazgo parte del actuar de acuerdo con los valores que uno tiene y no desviarse de ellos: exige ser congruente entre lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace”, dice.

  1. Retribuyan a la sociedad

Servitje recomienda a los jóvenes multiplicar por 10 todo lo que reciban pues tienen un deber con la sociedad por todos aquellos que no tuvieron las mismas oportunidades.

“Hoy recibirán mucho, pero el día de mañana van a retribuir a la sociedad por las oportunidades recibidas. Tengan un sentido de gratitud y compromiso con su familia, con su institución y con este gran país que es México”, dice.

  1. No pierdan el piso

De acuerdo con Daniel Servitje, los jóvenes deben sentirse orgullosos y agradecidos con la vida por la oportunidad de estudiar y, por ello, deben mantener los pies en la Tierra y predicar con el ejemplo.

El hombre que ha convertido a Bimbo en una empresa global recuerda los pasos que ha dado y da un último consejo. “Si algo he aprendido estos años es que la gente puede escuchar tus palabras y convencerse de tus ideas, pero lo que mueve sus corazones es que te vean haciendo las cosas. Ese es el poder del ejemplo de todo líder”.

 

(Fuente: Alto Nivel)

5 pasos para que la tecnología no sea enemiga de la productividad

El mexicano pasa 8.1 horas conectado a internet, incluyendo las horas de productividad en la oficina. ¿Es posible evitar distracciones?

 

La dependencia hacia los gadgets no es un padecimiento de casos excepcionales, sino de rutinas de mayorías: revisar el WhatsApp al despertar o renovar el estado en Facebook antes del desayuno es, para buena parte de los mexicanos, el resumen mañanero de un día cualquiera.

El estudio más reciente de la Asociación de Internet.MX develó cifras de las que ya no hay retorno: el mexicano pasa 8.1 horas conectado a la red diariamente.

Es decir, gasta más tiempo en la web que en cualquier otra cosa, y esto último incluye, normalmente, las horas de productividad en la oficina.

Las empresas se preguntan: ¿cómo no sentirse relegado por el smartphone y las redes sociales?

Ante un comportamiento que no parece que vaya a disminuir sino, por el contrario, seguirá incrementando como lo ha hecho en los últimos años, la pregunta real debe ser: ¿cuál es el papel de los empleadores para equilibrar ese tiempo, sin que afecte los resultados de productividad de los empleados?

“Tenemos que entender que las nuevas generaciones crecieron, se formaron y se seguirán desarrollando en un contexto tecnológico. La facilidad de acceso a herramientas, a información, contenidos y demás es parte de esa formación natural”, advierte Sebastián Ramírez, director general de Laboral 360°.

Para diseñar una estrategia en torno a este comportamiento digital, los departamentos de Recursos Humanos deben tomar en cuenta los principales indicadores que rodean a la conectividad, como el hecho de que el 74% de los usuarios mexicanos de Internet se conecta desde dispositivos móviles y que, en promedio, los millennials pasan tres horas al día en sus redes sociales.

“Tenemos que enfocarnos en los objetivos que tiene cada persona en su respectivo puesto. Hay que preocuparnos, como empresarios, por la transformación de las dinámicas de cada uno de esos puestos y en cómo identificar a la tecnología como una herramienta y no como distractor”, lanza Ramírez, en entrevista con Alto Nivel durante su más reciente participación en Expo Capital Humano.

La responsabilidad de un cambio positivo para que la tecnología no se vuelva el peor enemigo de la productividad debe llegar, en primera instancia, por parte de las empresas y no de los individuos, puntualizó el especialista.

Ramírez comparte algunos consejos que permitirán a las organizaciones avanzar del brazo de los millennials y las tecnologías, para que las empresas también puedan dar ese siguiente paso en el entendimiento de las necesidades de las nuevas generaciones.

  1. Evitar prohibiciones

Las nuevas generaciones crecieron con la tecnología, así que irrumpir en ese comportamiento a través de medidas coercitivas, como la prohibición o el castigo por pasar tiempo en redes sociales, por ejemplo, son un pésimo inicio. Este tipo de soluciones –que no solucionan nada– generan conflictos innecesarios, dividen al equipo y crean en el empleado la sensación de incomprensión y poca receptividad por parte de sus mandos superiores.

  1. Dar sentido a cada puesto

Las nuevas generaciones también buscan crear impacto desde su puesto de trabajo, y este es un factor importante para disminuir el tiempo de distracción. “Cuando un trabajo tiene sentido para un empleado, cuando los objetivos son claros, hay una evaluación constante y retroalimentación, así como un jefe que se convierte en guía y mentor, entonces el tiempo de distracción va disminuyendo, porque el empleado le da prioridad a su actividad productiva, busca metas y desarrollo personal y profesional”, asegura Ramírez.

  1. Adaptar la cultura de trabajo

Las nuevas generaciones no se entusiasman demasiado con horarios de 9 a 6. “Los gerentes, directores de empresa y mandos medios, debemos ser los primeros en sensibilizar a la organización sobre esta nueva cultura de trabajo. Es una oportunidad para generar modelos más flexibles, desde su forma de contratarlos hasta en el esquema de pago”, señala el especialista. De igual forma, aquí caben las modalidades de trabajo remoto, como freelance y home office, con las cuales se puede aprovechar esa conectividad y movilidad inherente en la tecnología.

  1. Probar nuevas formas de pago

Ramírez comparte que, desde su compañía, han partido de análisis de nuevos comportamientos para poner en práctica programas piloto de nuevas formas de pago. Trabajo desde casa, jornadas desde cinco horas y pagos por hora son parte de una nueva fórmula que podría expandirse en las organizaciones en los próximos años.

  1. Cambiar el chip en toda la empresa

Estos cambios no podrán darse si la organización no participa en su conjunto. Se trata de una transformación lineal que empieza con los directivos, y tiene en el departamento de Recursos Humanos a su eje principal. “Todos los mandos medios deben comprometerse con estos cambios y poner en práctica estas adecuaciones. Hay que apoyar y generar compromisos claros para las nuevas generaciones, así como implementar los recursos de la empresa y toda esa tecnología disponible para ir en el mismo sentido y con la misma dinámica”, final(zó el experto.

 

(Fuente: Alto Nivel)

¿Qué es + en – ?

Hoy en día es un reto para los empresarios mantenerse a la vanguardia en los temas del mundo laboral y empresarial. Una de las razones de esto es precisamente porque el volumen de información e innovaciones crece a un paso muy acelerado, sobrepasando el tiempo con el que contamos para asimilarlos, adoptarlos y sacar provecho de ellos. Más información con valor agregado en menos tiempo  y texto, esto es +en-.

 “Las mil y un cosas que como empresario debes conocer”

Cada edición encuentra temas diferentes presentados con un lenguaje sencillo, conciso y relevante plasmado en gráficos y esquemas. Podrás enterarte en minutos de grandes temas para tu empresa.

Es aquí donde podrás consultar esas mil y un cosas, o incluso más, que no debes olvidar en tus actividades empresariales.

Consulta el artículo completo en nuestra revista digital.