Entradas

HABRÁ SANCIONES PARA EMPRESAS QUE NO CUMPLAN CON MEDIDAS DE CONTINGENCIA: MARCELO EBRARD

Enfatizó que los trabajadores no pueden ser privados de su salario durante este mes

El canciller consideró que entre más rápido se implemente dichas medidas, más pronto se regresará a la normalidad.

Las empresas que no atiendan o se opongan a las medidas sanitarias que se llevan a cabo ante la emergencia sanitaria por el coronavirus se harán acreedoras a sanciones administrativas e incluso penales, así lo advirtió Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE)

“¿Qué sucederá con quien se oponga? Pues habrá desde sanciones administrativas hasta inclusive, si se demuestra que por lo que tú hiciste alguien se contagie, puede haber consecuencias penales”, expuso el funcionario federal.

En conferencia de prensa, Ebrard enfatizó que los trabajadores no pueden ser privados de su salario durante este mes, ni las empresas podrán limitar el salario de sus empleados a solo una indemnización, refirió Reforma.

“Esta declaratoria es por causas de fuerza mayor, en este caso no aplica ese artículoempresa que lo intente se va a enfrentar a un proceso que va a perder”, aseguró

En sus artículos 42 Bis, 427 y 429, la Ley Federal del Trabajo (LFT) establece que cuando se emita una declaratoria de contingencia sanitaria, por parte de las autoridades competentes, y se suspenden las labores de manera temporal, es obligación del patrón pagar a sus empleados lo equivalente a un día de salario mínimo por cada día que permanezca la suspensión.

“Todos tenemos que cerrar filas, si no se hace el daño económico crece porque va a tomar más tiempo y el impacto en empleo va a ser mucho mayor”, expresó el canciller.

“Es mejor actuar ahora tanto en términos de salud como de economía”, añadió Ebrard, quien también consideró que entre más rápido se implemente dichas medidas más pronto se regresará a la normalidad en México.

Fuente: Mientras tanto en México

Horas Extras, las dos caras de la moneda

Parece que los días se hacen eternos para la clase trabajadora y por el contrario insuficientes para la clase económicamente poderosa. Parece que no hay tiempo suficiente para terminar con las labores cotidianas, que la gente desearía que los días tuvieran cuarenta horas para sacar los pendientes adelante. En este mundo globalizado, día a día las exigencias son mayores, los tiempos se han hecho más cortos, las soluciones más apremiantes y se necesitan resultados de manera más inmediata.

Esto ha llevado a que en algunos casos los patrones abusen de la necesidad del trabajador por mantener su empleo y lo orillen a cubrir jornadas extraordinarias agotadoras, sin que en todos los casos les sean remuneradas éstas como se deben. De igual manera, existen trabajadores que hábilmente y sin que exista un motivo justificado prolongan su jornada laboral con el único fin de aprovechar los beneficios que otorga la ley para aquellos que laboran más allá de los límites legales, perjudicando de esta manera el bolsillo del patrón.

“Jornada de trabajo es el tiempo durante el cual el trabajador está a disposición del patrón para prestar su trabajo.”

Pero, ¿hasta qué punto se refleja el doble filo de la relación entre el patrón y su trabajador?

Consulta el artículo completo en nuestra revista digital.