Entradas

Cómo renunciar a tu trabajo para buscar algo mejor

Iniciar una nueva etapa no es tan difícil como imaginas. Te damos algunos tips para renunciar a tu trabajo y buscar algo mejor.

“La renuncia es el acto voluntario de un empleado de dejar su trabajo actual. Generalmente se notifica con tiempo de anticipación para que la empresa pueda sustituir al elemento.”

Renunciar es una decisión importante que debe planearse de forma cuidadosa. Debes tener al menos una buena razón para hacerlo; poco crecimiento laboral, bajo sueldo, mal ambiente laboral o algún otro motivo personal.

Sea cual sea la razón el siguiente paso debe ser algo mejor:  emprendimiento u otro gran trabajo. Entrevistamos a una persona de Recursos Humanos y nos dio estos tips para hacerlo como se debe:

1.- Haz una estrategia

Tu estrategia de renuncia tiene que ver con varias cosas: la forma de comunicarlo, la fecha de salida y lo que harás antes de ese último día de trabajo.

Te recomendamos que notifiques tu salida hasta con 3 o 2 semanas, mínimo de anticipación. Eso te hará ver como una persona responsable y agradecida con la empresa, tu jefe y tus compañeros de trabajo.

“Muchas renuncias se hacen por un enojo o impulso. Esta decisión es tan importante como la de terminar con tu pareja, a final de cuentas hay una ruptura y es un proceso difícil. Imagina que despiertas al siguiente día y te das cuenta de que tal vez cometiste un error. No hay vuelta atrás”.

2.- Habla con la verdad y sin rodeos

El mejor amigo del profesionalismo es la verdad, así que renuncia de la forma más profesional que puedas.

La primera persona con la que debes hablar es con tu jefe directo,  expresando de forma correcta, respetuosa y honesta tus razones.

Los mejores argumentos para renunciar son:

“Estoy agradecido contigo y con la empresa pero es momento de crecer profesionalmente”

“He aprendido mucho aquí pero necesito explorar y tener nuevos retos”

“Esta es una gran empresa pero necesito _________” (Inserta aquí tu verdadera razón: ganar más, salir de tu zona de confort, otras actividades, etc.)

Siempre hay un argumento positivo y de agradecimiento hacia tu actual trabajo, seguido por la verdadera razón de tu salida.

3.- Termina tus proyectos o pendientes

Esto también es parte de la estrategia. Quedar bien con la empresa a la que vas a renunciar te puede beneficiar en el futuro y no solo para las buenas recomendaciones.

“Lo más profesional es que si tienes un proyecto importante, lo concluyas de la mejor manera o, en caso de que debas salir antes de la empresa, capacites y cedas el proyecto a alguien más. Abandonar algo importante o dejarlo a medias no habla muy bien de ti”

A final de cuentas es el cierre de un ciclo y la mejor manera de irte es dejándolo todo en buenos términos.

4.- Agradece los aprendizajes

Sin importar los motivos de tu renuncia, siempre agradece. Aunque haya sido una mala experiencia, siempre hay algo por lo que expresar agradecimiento: las amistades, las actividades aprendidas, logros, etc.

“No necesitas darle un regalo a tu jefe o hacer una fiesta de despedida. Basta con unas palabras sinceras y como ya dijimos, no dejar nada a medias, avisar con tiempo, etc”.

5.- No olvides las recomendaciones

Sobre todo si aún no tienes un nuevo empleo e iniciarás la búsqueda, las recomendaciones son muy importantes.

Pregúntale a tu jefe y compañeros si puedes dar sus datos para que proporcionen referencias sobre ti en el futuro.

Hazlo días antes de tu salida, directamente y después de finalizar todos tus pendientes en ese trabajo.

6.- La negociación

Si la empresa no desea perder tu talento, es posible una contraoferta que no siempre es económica. Pueden ofrecerte cambiarte de área, subirte el sueldo, prestaciones, etc.

“Muchas veces les hacemos una oferta para retenerlos. Aquí el papel de su jefe directo y de Recursos Humanos es fundamental para detectar las necesidades del colaborador.”

Si tus necesidades van más allá de lo económico, entonces tu decisión de ir a buscar algo mejor está tomada y es contundente.

“Mantener el contacto siempre es importante: las recomendaciones, los contactos a futuro, las negociaciones, etc. Lo que puedo asegurarte es que la mejor forma para renunciar es haciéndolo de forma planeada y en los mejores términos posibles”.

Lo más importante es que si vas a renunciar, ya tengas un plan  sobre lo que harás después: otra oferta de trabajo, un negocio o una estrategia de búsqueda de empleo efectiva.

Fuente: OCCMundial

 

Así son las juntas de Amazon, Google, Tesla y otras grandes empresas

Las reuniones son un componente fundamental de la vida de una empresa porque le ofrecen a tus empleados, tus activos más importantes, la oportunidad de saber lo que están haciendo todos y hacer estrategias en un contexto de colaboración.

Sin embargo, si tus juntas no te están dando resultados fuertes, o si terminan siendo una pérdida de tiempo, esto podría tener un efecto catastrófico en tu negocio y en la moral de tus empleados. ¡Las juntas tienen que mantenerse a raya! Aquí te dejamos 5 formas para mejorarlas y hacerlas más eficientes:

1. Tesla & Space: preparación minuciosa

Puede que Elon Musk sea el emprendedor más conocido del planeta, y sus entrevistas relajadas pueden disfrazar su actitud totalmente enfocada a los negocios. Según lo que un ex-empleado de Tesla dijo a Quora, Musk exige que todos sus empleados tengan una preparación minuciosa antes de que inicien las juntas. “Cuando nos reuníamos con Elon, íbamos preparados, porque si no lo hacías, te lo hacía saber. Si te hacía preguntas y no sabías la respuesta por falta de preparación bueno… buena suerte” escribió.

2. Amazon y Apple: cambia el tamaño de la reunión

¿Sabías que Jeff Bezos tiene una regla de las dos pizzas? Una de sus obsesiones es el pensamiento grupal, así que siempre se asegura de que las reuniones sean lo suficientemente pequeñas como para que todos puedan aportar. ¿Dos pizzas no son suficientes para alimentar a todos? Invitaste demasiada gente.

Steve Jobs tenía una actitud similar en Apple. Intentaba invitar únicamente a la gente necesaria, y era conocido por pedirle a la gente que se fuera cuando no sabía para qué estaban ahí. El libro Insanely Simple: The Obsession That Drives Apple’s Success, de Ken Segall, lo detalla así:

“Sus ojos se fijaron en la única cosa que había en la habitación que no encajaba. Señalando a Lorrie, le dijo: ‘¿Y tú quién eres?’

“Lorrie se intimidó un poco por el señalamiento, pero tranquilamente explicó que la habían invitado porque estaba involucrada en algunos proyectos de marketing que se discutirían en la junta. Steve la escuchó. Lo procesó. Y luego, en un gesto sumamente simple, le dijo ‘No creo que te necesitemos en esta junta Lorrie. Gracias”. Luego, como si esa interrupción no hubiera pasado -y como si Lorrie no existiera- continuó con su reunión”.

3. Apple y Facebook: Intenta con agendas rígidas o relajadas

Steve Jobs solía entrar a una junta, platicar un poco si andaba de buenas y llevar la reunión como un flujo libre de actualizaciones y pendientes. Él decía lo que consideraba relevante y sus empleados iban señalando cuestiones relevantes. Esto, en completo contraste con las juntas que lleva Sheryl Sandberg en Facebook.

Sandberg establece una agenda rígida para cada una de sus juntas y va tachando cada punto de su lista conforme avanzan. Si la lista se termina antes que el tiempo que había establecido para la reunión, ahí terminan. Aunque algunas empresas se benefician más de un formato libre en el que puedan fluir nuevas ideas, Facebook parece sobrevivir sin la plática extra.

4. Microsoft y Yahoo: cambia la longitud de las juntas

Al CEO de MicrosoftSatya Nadella, le gusta tener reuniones de cuatro horas con su equipo líder, porque cree que el hecho de tenerlos a todos en la misma página es vital para la salud de la empresa. Esto es lo opuesto a lo que hace Marissa Mayer, CEO de Yahoo! y ex-empleada de Google, a la que le gusta tener 70 reuniones cortas a la semana, juntas que duran 5 o 10 minutos.

Marissa cree que esas micro juntas hacen que las cosas siempre estén enfocadas y orientadas hacia encontrar soluciones. Si esto no te convence de hacer reuniones más cortas, piensa en que Hugo, la empresa de software de notas de reuniones, hace que el tiempo total de sus juntas no exceda las cuatro horas a la semana

La longitud de las juntas termina siendo la que los directivos consideren más efectiva para mantenerse al tanto de lo que está sucediendo en sus empresas. Algunas empresas podrán responder mejor a periodos extremos de reuniones.

5. Google: elige a un tomador de decisiones

Cuando en 2011 Larry Page se convirtió en CEO de Google por segunda vez, envió un correo a toda la empresa explicando cómo planeaba tener juntas más efectivas. Una de sus reglas clave fue asignar a una persona que sería el tomador de decisiones. Esta persona sería responsable de llegar a una conclusión en la junta y de decidir el camino que se seguiría. Si la reunión no requiere de una decisión, entonces no había punto de tenerla.

Esta puede ser una regla sorprendente, porque no deja espacio para las típicas juntas de pendientes. Pero, ¿será que las empresas pueden sobrevivir sin este tipo de juntas? Después de todo, hay tanto software disponible para administrar tareas (Asana o Monday) que estar supervisando los procesos ya no es una necesidad.

Conclusión

Tus empleados son tu valor más importante, así que asegúrate de que las juntas laborales no desperdicien su tiempo. Ofréceles un objetivo claro y compárteles la agenda días antes para que puedan prepararse. No te distraigas durante la junta y termínala diciendo lo que necesitas y lo que ya se decidió. También recuerda compartir tus notas con los demás a través de un correo o una herramienta colaborativa.

No tengas miedo de experimentar con nuevos estilos: la cultura laboral de tu empresa puede requerir un estilo único y original.

Fuente: Entrepreneur

13 maneras de combatir el síndrome del “burnout”

El desgaste profesional (mejor conocido como síndrome del burnout) puede afectar a cualquiera.

Ya sea que dirijas un negocio, tengas un trabajo empresarial estresante o simplemente, te esté costando cumplir con las demandas de los amigos, familiares y la vida laboral, estás expuesto a padecer burnout.

Te dejo 13 métodos poco convencionales que me ayudaron a superar el desgaste.

1. Ve caricaturas
Ya sé que parece tonto porque precisamente el problema es que ya no tenemos 10 años, pero créeme, ver caricaturas fue una parte importante en mi camino para superar el cansancio y el hartazgo. Cuando prendía la televisión, me permitía regresar a la niñez y olvidarme del estrés para tener una mejor perspectiva de la vida. Tal vez las caricaturas no son lo tuyo, pero la esencia del consejo es que busques algo que de niño te emocionaba. Verás cuánto te ayuda.

2. Pregúntate cómo
Otra manera maravillosa de superar el burnout es dejar de decir “No puedo” y empezar a preguntar “¿Cómo?”. No digas “No puedo manejar esto”, mejor di “¿Cómo puedo manejar esto?”. Este pequeño cambio te pone en un mucho mejor lugar mental para desarrollar la creatividad, resolver problemas y a seguir adelante, sin importar que tan estancado te sientas.

3. Usa hábitos
Los hábitos son una gran herramienta para combatir el hartazgo porque te ayudan a reducir el proceso consciente de tomar decisiones. Cosas como comer sanamente y hacer ejercicio suelen ser las primeras que desaparecen cuando te sientes muy estresado, a menos que sean hábitos tan incrustados en tu vida diaria que ya los hagas sin pensar.

4. Divide tus metas grandes en pequeños objetivos
A veces, el burnout surge cuando la meta a la que queremos llegar es demasiado grande. En lugar de dejar que esto te estrese, tómate el tiempo para fragmentar tus grandes planes en objetivos más manejables. De esta manera, verás que es mucho más fácil empezar a trabajar porque el tamaño de tus pendientes es menos atemorizante.

Tip extra: celebra estas pequeñas victorias cuando las termines. Date un pequeño premio, como una visita al cine o una cerveza con los amigos, y verás que acabarás tu gran meta antes de lo que creías.

5. Modifica tu ambiente de trabajo
No sé tú, pero para mí es imposible sentarme a trabajar en mi escritorio cuando me llega el síndrome de desgaste laboral. En lugar de perder el tiempo esperando a que te llegue la inspiración en un lugar que claramente no te está ayudando, sal y busca algo nuevo.

Si puedes, trata de trabajar desde otra parte. Si el clima lo permite, labora al aire libre o en una cafetería. A veces, el simple cambio de escenario puede ser refrescante y suficiente para combatir el cansancio.

6. Redefine el éxito
Muchas ideas para combatir el burnout buscan ayudarte a lograr a hacer más y más cosas, pero también puedes tratar otra perspectiva. ¿Qué tal si redefines el éxito? ¿Qué tal si empiezas a ver el proceso de completar el trabajo como algo tan disfrutable como llegar a la meta?

Tal vez te des cuenta de que ya tienes lo que quieres y que es momento de bajar un poco el ritmo de trabajo para disfrutar los frutos de tu esfuerzo, sin el desgaste que conlleva.

7. Solo haz tres cosas
Una de las mayores causas del hartazgo laboral es tener una lista de pendientes que esté permanentemente llena. Para combatir esto, primero debes forzarte a planear hacer solo tres cosas importantes cada día de trabajo. Puedes hacer más sí así lo deseas, pero tampoco se trata de presionarte. Esto te ayuda a priorizar mejor tus pendientes y te empuja a decir “no” cuando sea necesario. También te ayudará a no sentirte tan presionado, asumiendo que los puntos en tu lista de pendientes no sean cosas como “escribir un libro” o “abrir una nueva empresa”.

8. Busca una opinión externa
Muchas veces estamos tan adentro de nuestros problemas que no podemos encontrar una salida. Una perspectiva nueva – ya sea la de un amigo, consejero o familiar- puede ser definitoria al momento de desarrollar un plan saludable para salir de la situación que te agobia.

9. Encuentra desfogues creativos
Otra gran herramienta que me ayudó a vencer el cansancio laboral fue desarrollar nuevas aficiones. Sin importar cuál desfogue elijas, debes dedicarle tiempo. Si no tienes un pasatiempo, este es el momento perfecto para tratar de hacer algo que siempre habías querido probar pero que asegurabas no podías hacer.

10. Considera cambiar de empleo
Muchas veces, la misma compañía para la que trabajas puede ser el origen del burnout. Tal vez es momento de cambiar de empleo si crees que tu labor diaria se ha convertido en algo que simplemente ya no te gusta o que tu jefe o compañeros de área generan un ambiente tóxico.

11. Tómate un periodo para trabajar “menos”
Si puedes, reduce tus horas de trabajo o simplemente tómate unas vacaciones. Estas pausas te ayudan a reagruparte y enfocarte en lo verdaderamente importante.

12. Conoce cuándo es momento de presionarte

Conocer tus propias debilidades es fundamental cuando combates el cansancio. De hecho, no hay nada mejor para acabar con el burnout que presionarte para vencer una debilidad. Esto te ayudará a dejar de postergar.

13. No te rindas
El problema con el síndrome del burnout es que es diferente para todos. Lo que funcionó para algunos puede no ser la clave para ti, pero el secreto es nunca darse por vencido. Hay una versión sana, manejable y productiva de tu vida, solo toma algo de tiempo encontrarla. Así que sigue buscando e intenta nuevos cambios hasta que encuentres lo que te funcione. Nunca se sabe dónde o cuándo podrías encontrar la solución a tus problemas de productividad.

Fuente: Entrepreneur

Currículum vitae: ¡aprende a hacerlo en solo 7 pasos!

El currículum vitae es una de las herramientas más importantes de tu vida profesional; por ello debes aprender a redactarlo y mantenerlo actualizado. En este artículo te contamos la información esencial que debe presentar tu hoja de vida.

¿Qué es un currículum vitae?

El término es una locución latina que en español significa “carrera de la vida” y su objetivo es describir la experiencia laboral, preparación académica, conocimientos y habilidades que califican a una persona para realizar determinado trabajo.

Con la popularización de las bolsas de trabajo online, las redes sociales y medios de comunicación digital, la forma en la que debe redactarse un currículum se ha modificado. Ahora existen nuevas herramientas que simplifican la construcción de tu CV.

Elementos de un CV

Ya sea en versión online o escrita, es importante que adaptes estos elementos a tu propia experiencia y conocimientos.

El punto es construir un documento de valor y aumentar tus posibilidades de encontrar un empleo.

1. Título

Preséntate como profesionista en pocas palabras. Dile al reclutador quién eres qué sabes hacer.

Por ejemplo:

  • Contador titulado con 4 años de experiencia. Especialista en Impuestos.
  • Diseñadora web. Photoshop, Illustrator y Fireworks en nivel avanzado.
  • Ingeniero Mecánico con experiencia en industria automotriz. Inglés Avanzado.

2. Datos personales

Nombre completo, teléfono de casa o celular (un número en el cual puedan encontrarte fácilmente) y cuenta de correo electrónico son básicos.

Crea una cuenta de email exclusiva para tus asuntos laborales. Una compuesta por tu nombre y apellido es mil veces más profesional que una que incluya tu apodo.

3. Objetivo

Esta parte de tu CV está destinada a mostrar cuáles son tus expectativas laborales a futuro, en qué áreas buscas desarrollarte y qué actividades te gustaría desempeñar.

En este punto, el reclutador buscará conocer si tus metas son compatibles con la empresa y la vacante.

Un buen tip es que tomes en cuenta las necesidades de la empresa para redactar tu objetivo.

4. Experiencia profesional

Uno de los puntos clave que atrae al reclutador. Al leerla, le quedará claro si tienes los conocimientos y habilidades necesarias para desempeñarte en el puesto.

Inicia por tu experiencia más reciente (último empleo). Recuerda que tu experiencia debe contener nombre de la empresa, puesto que desempeñabas, breve descripción de tus actividades y ¡tus logros!

Incluir logros convencerá al reclutador de tu talento; demostrará que eres sobresaliente y no solo un candidato promedio.

5. Preparación académica

La formación académica es uno de los primeros criterios que utilizan los reclutadores para su proceso. Terminar una licenciatura, hacer una maestría, tomar un diplomado o realizar un curso serán aspectos que le agregarán el valor y peso que tu currículum necesita para destacarse de los demás.

Los expertos recomiendan incluir en este apartado tu último grado escolar. No es necesario poner la escuela donde cursaste el kínder o la secundaria.

Si tienes estudios universitarios truncos es importante que los menciones, aunque no tengas un título o certificado. Incluye cuántos semestres, cuatrimestres o años concluiste. Lo mismo aplica para otros grados académicos.

6. Idiomas

El dominio de un idioma puede hacer la diferencia entre conseguir o no un empleo, además impacta en el salario.

Indica los idiomas que conozcas y el porcentaje de dominio de forma global o por habilidades. Si lo prefieres, reemplaza los porcentajes con indicadores gráficos.

7. Habilidades

Integra los conocimientos adquiridos que te permitirán realizar el trabajo, las competencias que te distinguen, la paquetería (software) que dominas y las cualidades que completan tu perfil para hacerte un candidato potencial.

Para que tengas una idea más clara de cómo estructurar tu currículum, compartimos contigo un documento básico que ejemplifica los componentes básicos del CV.

Recuerda que el currículo ideal es aquel se adapta a las necesidades de cada persona, de modo que debes evaluar a nivel personal los aspectos que te interesa destacar para que sea funcional.

Un buen currículum es lo primero que necesitas para iniciar una búsqueda de empleo. Te invitamos a que sigas estos consejos y le dediques el tiempo necesario a su elaboración.

Fuente: OCC Mundial

10 consejos para que un despido no afecte la moral de tu equipo

Un despido nunca es fácil, por ello te damos 10 consejos para no afectar la motivación y moral del grupo.

Leer más

4 tips para planear tus ahorros desde los primeros meses del año

El primer trimestre del año puede ser clave para que inicies un año nuevo sin haber ocupado tus ahorros, dice la experta en finanzas personales, Sofía Macías.

Iniciamos otro año y es momento de analizar nuestro panorama financiero en 2019. Las deudas acumuladas de 2018 y los gastos de enero te ponen el reto de ser capaz de administrarte y lograr ahorrar durante los próximos 12 meses. ¿Sobrevivirás hasta febrero sin sacrificar el propósito de ahorrar?

“Ahorrar no es sinónimo de sacrificarse”, dice en entrevista Sofía Macias, autora del libro el Pequeño Cerdo Capitalista y la agenda del mismo nombre.

Lo mexicanos gastamos un 34.6% más en temporadas decembrinas con relación a otros países y un 57.6% lo hace con sus ahorros. Esto de acuerdo a la Encuesta Navideña Internacional publicada en el 2017 por la empresa Ferratum.

Para muchos mexicanos gran parte de su dinero se ha ido en reuniones con los amigos, comidas, regalos y vacaciones, por mencionar algunos gastos.

4 tips para planear tus ahorros

En 2018, Groupon Latam realizó un estudio con más de 500 personas entre 25 y 44 años. El objetivo fue saber cuánto dinero y en qué gastamos los mexicanos en estas temporadas. El resultado del estudio arrojó que un 61% de los entrevistados, gasta entre 600 y 1,200 pesos en regalos navideños. Donde el 51% gastó en perfumes, el 40% en juguetes, 38% gastó en artículos electrónicos, el 23% en joyas, 24% gastó en vinos y licores, el 28% en viajes y un 16% en la cena.

Si estás pensando en romper el cochinito porque no te alcanza, no lo hagas. Te compartimos los consejos que la experta en finanzas personales, Sofía Macías, nos dio para sobrevivir a estas fechas sin sacrificar los ahorros.

  1. Primero lo primero

Aunque no lo creas, la planeación de los primeros meses del año es tan importante que puede hacer la diferencia en cómo vives y sobrevives lo que resta del 2019. Ha llegado el momento de cuestionarnos a nosotros mismos.

  • Traza una o un par de metas, “la claridad nos permite seleccionar en qué gastaremos”.
  • ¿Qué cosas quiero lograr? Puede ser desde un viaje hasta el enganche para una casa.
  • ¿Cuánto dinero necesito para hacerlo realidad? Asigna una cifra para tu primer meta de ahorro.
  • En función del dinero también dependerá el tiempo que te tomará juntarlo.
  • ¿Cuándo quiero lograrlo? Establecer una fecha será un aliciente para que ahorres.
  • ¿Cómo voy a lograrlo? Esta es la parte en que del pensamiento se pasa a la acción. Es decir, ponderar en qué gastos estas dispuesto a sacrificar.
  1. Evalúa

Esto te permitirá tener un panorama de tus finanzas. Debes responder estas preguntas con clama y siendo lo más honesto posible contigo.

  • Si es que estas ahorrando, ¿cuál es el porcentaje que le destinas?
  • ¿Te está rindiendo el dinero?
  • ¿Tienes fuentes de ingresos extra?
  • ¿Cuáles son las prioridades en las que debes pensar?
  1. ¿Por qué ajustar las finanzas?

Todo plan requiere de ajustes en nuestros gastos. Por ello, es necesario visualizar los cambios que se acoplen a nuestra planeación y evaluación previas.

  • Para analizar el panorama de ahorro.
  • Por los gastos que se avecinan.
  • Para tener un control de ingresos y egresos.
  • Para administrar gastos.
  • Porque como país estamos atravesando un cambio de gobierno, que para bien o para mal, traerá consecuencias económicas.
  1. Medidas para lograrlo y no quedar en el intento

Al pasar de los meses, es necesario que examines tus resultados e integres nuevas fuentes de ingreso o ahorros para lograr tus metas financieras.

  • Dale seguimiento a tus metas.
  • Si no tienes una fuente de ingreso extra y quieres cumplir tu meta lo más pronto posible, es momento de pensar cómo vas a generar más dinero.
  • Haz un presupuesto detallado de ingresos y egresos.
  • No dejes que el dinero se te queme en las manos. Apenas lo recibas, mételo en una cuenta de ahorro.
  • Espaciar los gastos innecesarios y las salidas.
  • Llevar un control semanal de tus finanzas, te motivará a seguir ahorrando.

Ahorrar no significa sacrificar sino reducir.

Ahora sí, no tienes justificación para utilizar tus ahorros en estas fechas. De seguir los pasos ya mencionados, podrás sobrevivir lo que resta del 2019 y llegar a final del año con ahorros. Eso sí, procura hacer de estos pasos un hábito para lo que resta del año y para lo que sigue.

 

(Fuente: Alto Nivel)

Con el simulador virtual que lanzó el SAT, podrás verificar las facturas que serán consideradas en tu próxima declaración anual.

Leer más

15 estrategias para fomentar el trabajo en equipo

Daniel Colombo

Master Coach especializado en CEOs, alta gerencia, profesionales y equipos de trabajo.

 

Las empresas y organizaciones de todo tipo solamente pueden crecer a través del trabajo en equipo. Esta sinergia bien conducida produje un resultado virtuoso no sólo para la compañía, sino que enriquece desde adentro a cada colaborador, aprendiendo del proceso, entendiendo las diferencias, flexibilizando paradigmas y ayudando a cambiar creencias limitantes.

Cuando el desafío es fomentar el espíritu de equipo es fundamental delinear un plan sólido, consistente y sostenido para que se puedan visualizar los resultados. Los esfuerzos aislados no generan la pregnancia e impacto necesarios, por eso muchas iniciativas fracasan.

Si necesitas desarrollar un equipo cohesionado, con alta motivación, enfocados en los resultados y, a la vez, en el bienestar dentro de la organización y fuera de ella, estas quince estrategias pueden ayudarte. Hay que eslabonarlas, como si fuese una cadena fuerte, íntegra y consistente para que, paso a paso, se construya la transformación que necesitan:

  1. Mejora la comunicación

Se suele dar mucha importancia a la imagen pública de un proyecto o empresa; sin embargo, se descuida la interna, que es la salvia que los nutre. Diseña un plan donde la mejora del diálogo y todas las instancias sea tan potente que nadie diga “yo no me enteré” y todos pasen a expresar “estoy orgulloso de ser parte”.

  1. Sostener instancias de feedback

Esta es una herramienta fundamental para retroalimentar cada momento con devoluciones que permitan la mejora continua. Recuerda que feedback no es sólo hablar, sino que se ratifica mediante los pequeños gestos cotidianos.

  1. Mentoreo interno

Está demostrado que lo que se practica se aprende mejor. Busca aquellas personas con más experiencia en un campo y diseña un programa para inducir a otros, y viceversa. Promueve el intercambio entre generaciones, y verás cómo muchos de los problemas de brechas se van encaminando.

  1. Conoce los problemas y encauza soluciones

Los líderes y responsables necesitan sentarse arriba de las dificultades, y ser los facilitadores. En la práctica, muchos suelen ser “complicadores” de las cosas. Este cambio de actitud es decisivo.

  1. Pide opiniones

Otro problema organizacional frecuente es considerar que el pedir opiniones sobre temas cruciales está mal visto, porque algunos pueden pensar que pierden poder o que mostrarán su desconocimiento. Nada más alejado: esta actitud de apertura para entender y aprender refuerza el espíritu del líder, y se transmite capilarmente a toda la empresa.

  1. Cuenta con espacios de reflexión

El hacer en el trabajo es fundamental; sin embargo, es importante incorporar espacios para pensar. Module segmentos por equipos, todos juntos, y por líneas de conducción, dedicados específicamente a desarrollar herramientas de auto análisis organizacional que, una vez aprendidas, pueden ser auto facilitadas. A la vez, ayudarás a cada colaborador para que las incorpore en su vida.

  1. Crea proyectos especiales

Pocas cosas hay tan motivantes como invitar a salir de la rutina. Desarrolla equipos con personas de distintas áreas en pos de un objetivo concreto; establece un tiempo y una meta, y brinda tu apoyo para que lo lleven adelante. Observa cómo aumenta su motivación.

  1. Conecta a las personas con su verdadera pasión

Muchos recursos humanos pueden estar desmotivados por no hallar su lugar dentro del proyecto. Bucea, dialoga y mira profundo para ver qué los entusiasma. Conecta esa pasión con lo que están haciendo en el trabajo, y verás cómo solucionas varios problemas al mismo tiempo.

  1. Programa capacitaciones de habilidades blandas

Dentro del programa de formación, las organizaciones de hoy necesitan reforzar las habilidades que se rigen más por el hemisferio derecho del cerebro (como la comunicación, empatía, propósito, misión, visión, valores). Lo ideal es balancear el entrenamiento entre lo duro y lo blando, para generar una experiencia más completa en cada colaborador.

  1. Realiza un programa de coaching grupal

La formación de líderes internos es decisiva para las empresas que quieren ser sostenibles en el tiempo. Trabaja con un coach profesional y que tenga al menos diez años de experiencia. Hay cientos de dinámicas organizacionales de alta efectividad para implementar.

  1. Desarrolla herramientas de medición

Sin importar el tamaño de tu organización, la medición de resultados es esencial para saber dónde están parados. Además, permite cuantificar incluso lo intangible llevándolo a parámetros claros para saber cómo orientar las inversiones de desarrollo de los equipos.

  1. Reconoce los logros

Algo tan sencillo y dejado de lado es tomarse el tiempo para reconocer el esfuerzo y el mérito. Acércate a los colaboradores, dialoga, felicítalos en público; ten gestos simbólicos, ya que aumentarán sensiblemente la autoestima de las personas.

  1. Afianza los desafíos

Plantearse grandes metas es estratégico como parte de guiar y conducir equipos. Siempre es mejor tener un sueño grande, y bajarlo a pequeños pasos consecutivos para conquistarlos. De paso, enseñas a cada persona cómo puede lograr en su vida lo que se propone aplicando el mismo método.

  1. Establece metas y dales seguimiento

Relacionado con lo anterior, como líder debes dar seguimiento no sólo a lo que delegas, sino a las metas que se han propuesto como equipo. Mantén reuniones cortas y efectivas; evita la dispersión; reconduce la energía cuando se desvía y vuelve al foco una y otra vez.

  1. Detecta los agentes de cambio

En todo equipo hay personas que brillan con luz propia. Son los agentes de cambio que no necesitan de un título en su tarjeta personal para mantenerse motivados. Trabaja con ellos en forma especial; conduce esa energía constructiva y anímalos a proyectarla hacia el resto. Piensa en estas personas en términos de presente y de futuro para formar el cuadro de líderes que pueden surgir desde dentro, y así, generar un círculo virtuoso interno que dará aún más fuerza a tu empresa.

 

(Fuente: Entrepreneur)

5 pasos para que la tecnología no sea enemiga de la productividad

El mexicano pasa 8.1 horas conectado a internet, incluyendo las horas de productividad en la oficina. ¿Es posible evitar distracciones?

 

La dependencia hacia los gadgets no es un padecimiento de casos excepcionales, sino de rutinas de mayorías: revisar el WhatsApp al despertar o renovar el estado en Facebook antes del desayuno es, para buena parte de los mexicanos, el resumen mañanero de un día cualquiera.

El estudio más reciente de la Asociación de Internet.MX develó cifras de las que ya no hay retorno: el mexicano pasa 8.1 horas conectado a la red diariamente.

Es decir, gasta más tiempo en la web que en cualquier otra cosa, y esto último incluye, normalmente, las horas de productividad en la oficina.

Las empresas se preguntan: ¿cómo no sentirse relegado por el smartphone y las redes sociales?

Ante un comportamiento que no parece que vaya a disminuir sino, por el contrario, seguirá incrementando como lo ha hecho en los últimos años, la pregunta real debe ser: ¿cuál es el papel de los empleadores para equilibrar ese tiempo, sin que afecte los resultados de productividad de los empleados?

“Tenemos que entender que las nuevas generaciones crecieron, se formaron y se seguirán desarrollando en un contexto tecnológico. La facilidad de acceso a herramientas, a información, contenidos y demás es parte de esa formación natural”, advierte Sebastián Ramírez, director general de Laboral 360°.

Para diseñar una estrategia en torno a este comportamiento digital, los departamentos de Recursos Humanos deben tomar en cuenta los principales indicadores que rodean a la conectividad, como el hecho de que el 74% de los usuarios mexicanos de Internet se conecta desde dispositivos móviles y que, en promedio, los millennials pasan tres horas al día en sus redes sociales.

“Tenemos que enfocarnos en los objetivos que tiene cada persona en su respectivo puesto. Hay que preocuparnos, como empresarios, por la transformación de las dinámicas de cada uno de esos puestos y en cómo identificar a la tecnología como una herramienta y no como distractor”, lanza Ramírez, en entrevista con Alto Nivel durante su más reciente participación en Expo Capital Humano.

La responsabilidad de un cambio positivo para que la tecnología no se vuelva el peor enemigo de la productividad debe llegar, en primera instancia, por parte de las empresas y no de los individuos, puntualizó el especialista.

Ramírez comparte algunos consejos que permitirán a las organizaciones avanzar del brazo de los millennials y las tecnologías, para que las empresas también puedan dar ese siguiente paso en el entendimiento de las necesidades de las nuevas generaciones.

  1. Evitar prohibiciones

Las nuevas generaciones crecieron con la tecnología, así que irrumpir en ese comportamiento a través de medidas coercitivas, como la prohibición o el castigo por pasar tiempo en redes sociales, por ejemplo, son un pésimo inicio. Este tipo de soluciones –que no solucionan nada– generan conflictos innecesarios, dividen al equipo y crean en el empleado la sensación de incomprensión y poca receptividad por parte de sus mandos superiores.

  1. Dar sentido a cada puesto

Las nuevas generaciones también buscan crear impacto desde su puesto de trabajo, y este es un factor importante para disminuir el tiempo de distracción. “Cuando un trabajo tiene sentido para un empleado, cuando los objetivos son claros, hay una evaluación constante y retroalimentación, así como un jefe que se convierte en guía y mentor, entonces el tiempo de distracción va disminuyendo, porque el empleado le da prioridad a su actividad productiva, busca metas y desarrollo personal y profesional”, asegura Ramírez.

  1. Adaptar la cultura de trabajo

Las nuevas generaciones no se entusiasman demasiado con horarios de 9 a 6. “Los gerentes, directores de empresa y mandos medios, debemos ser los primeros en sensibilizar a la organización sobre esta nueva cultura de trabajo. Es una oportunidad para generar modelos más flexibles, desde su forma de contratarlos hasta en el esquema de pago”, señala el especialista. De igual forma, aquí caben las modalidades de trabajo remoto, como freelance y home office, con las cuales se puede aprovechar esa conectividad y movilidad inherente en la tecnología.

  1. Probar nuevas formas de pago

Ramírez comparte que, desde su compañía, han partido de análisis de nuevos comportamientos para poner en práctica programas piloto de nuevas formas de pago. Trabajo desde casa, jornadas desde cinco horas y pagos por hora son parte de una nueva fórmula que podría expandirse en las organizaciones en los próximos años.

  1. Cambiar el chip en toda la empresa

Estos cambios no podrán darse si la organización no participa en su conjunto. Se trata de una transformación lineal que empieza con los directivos, y tiene en el departamento de Recursos Humanos a su eje principal. “Todos los mandos medios deben comprometerse con estos cambios y poner en práctica estas adecuaciones. Hay que apoyar y generar compromisos claros para las nuevas generaciones, así como implementar los recursos de la empresa y toda esa tecnología disponible para ir en el mismo sentido y con la misma dinámica”, final(zó el experto.

 

(Fuente: Alto Nivel)

Richard Branson te da sus tips para hacer lluvias de ideas

El reconocido emprendedor comparte sus estrategias para generar ideas colectivas que beneficien a tu empresa.

Leer más